Enlaces accesibilidad

Facebook cierra la compra de WhatsApp al lograr el aval de los reguladores de EE.UU. y Europa

  • El coste definitivo de la operación ha subido en 3.000 millones, hasta 21.800
  • La Comisión Europea considera que la adquisición garantiza la competencia
  • EE.UU. la autorizó en abril al lograr garantías de protección de la privacidad

Por
Logos de Whatsapp y Facebook en un teléfono móvil
Logos de Whatsapp y Facebook en un teléfono móvil AFP AFP/ GABRIEL BOUYS

La compra del servicio de mensajería móvil WhatsApp por parte de Facebook se ha cerrado este lunes, tras despejar ambas compañías las dudas respecto a privacidad y garantía de la competencia que despertaba la operación a los reguladores estadounidenses y europeos. El coste de la adquisición ha sido finalmente de 21.800 millones de dólares (unos 17.200 millones de euros) , casi 3.000 millones por encima de la cifra anunciada en febrero, ya que más de la mitad del precio se ha pagado en acciones de Facebook, que se han revalorizado un 42% en la Bolsa estadounidense.

El pasado viernes, ocho meses después del anuncio de la operación, la Comisión Europea determinó que ésta no ponía en riesgo la competencia dentro del sector, por lo que avaló la compra, algo que ya había hecho la agencia antimonopolio de Estados Unidos, la Comisión Federal del Comercio (FTC).

Así, se cierra la unión de dos gigantes: WhatsApp, la mensajería móvil más popular del mundo, con 600 millones de usuarios, y Facebook, la red social más utilizada del planeta, con 1.320 millones de usuarios activos al mes.

Bruselas cree que "no obstaculizará la competencia"

Precisamente, lo colosal de estas cifras, llevó a las autoridades europeas a plantearse si la adquisición generaría una situación de casi monopolio que dañase al resto del sector y no garantizase la competencia dentro de la industria. Sin embargo, el vicepresidente de la CE y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, explicó el pasado viernes que, tras revisar "cuidadosamente" esta operación, Bruselas concluyó que "no obstaculizará la competencia en este mercado dinámico y en crecimiento", puesto que los consumidores seguirán teniendo una "gran variedad de aplicaciones de comunicación" como alternativa.

Una de las claves que inclinó al Ejecutivo comunitario a considerar que la compra no daña la garantía de la competencia fue considerar que WhatsApp y Facebook Messenger (el servicio de mensajería móvil de Facebook) no son competidoras directas, ya que la primera basa su servicio en los números de teléfono, y la segunda solo permite el acceso si tienes un perfil en la red social.

"Los usuarios parecen usar las dos aplicaciones de diferentes maneras, y muchos de ellos utilizan las dos aplicaciones de forma simultánea en el mismo teléfono móvil", recalcó la Comisión Europea, que apuntó también al dinamismo del mercado, con otros competidores como Line, Viber, iMessage, Telegram, WeChat y Google Hangouts.

EE.UU. vigilará el respeto de la privacidad

Si la mayor preocupación de los reguladores europeos era garantizar la competencia, al otro lado del Atlántico se puso el foco en asegurar que la compra no violaría los acuerdos de privacidad que WhatsApp mantiene con sus usuarios.

"Cientos de millones de usuarios han confiado sus datos personales a WhatsApp. Desde la Comisión Federal del Comercio realizaremos un seguimiento de las prácticas de Facebook y WhatsApp para asegurarnos de que ambas compañías mantienen las promesas que hicieron a los usuarios", indicó la directora de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC, Jessica Rich, en un comunicado el pasado abril.

Las políticas de privacidad de WhatsApp son mucho más restrictivas que las de Facebook, ya que, entre otras cosas, el servicio de mensajería móvil no utiliza, almacena, ni comparte con terceros los contenidos que los usuarios generan, tales como mensajes de texto, fotografías o notas de voz.

Ante las dudas del regulador de EE.UU., Facebook se comprometió -en palabras de su consejero delegado, Mark Zuckerberg- a mantener la política actual de WhatsApp, y tampoco compartir con terceros otros datos relativos a los usuarios como su ubicación, dirección de correo electrónico o número de teléfono.

Superados los exámenes sobre privacidad y competencia, Facebook ha dado este lunes un paso de gigante para afianzarse como uno de los mayores agentes mundiales en el terreno de las comunicaciones personales, una de las grandes apuestas de la industria tecnológica para los próximos años.

Noticias

anterior siguiente