Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los esports vuelven a situar a Andorra en el foco de la actualidad, un país que acoge también a Streamers, youtubers, instagramers y todo tipo de creadores de contenido en internet que son los nuevos reyes del entretenimiento. A pesar de que mueven buena parte del mercado publicitario y de que congregan a millones de seguidores todavía hay mucho desconocimiento sobre esta profesión. El programa Crónicas hace esta noche una radiografía de este fenómeno.

El Consejo de Ministros dará hoy luz verde a la nueva regulación que obligará a las plataformas digitales de reparto de comida a domicilio, como Glovo o Deliveroo, a trabajar con repartidores contratados. Con esta ley, bautizada como 'Ley Rider', se pone fin al modelo de autónomos y las empresas tendrán que hacer un contrato a sus repartidores, con los derechos laborales que eso supone, como más protección en caso de accidente, los horarios quedan claros, y vacaciones pagadas, entre otros. Una reforma que afectará a unos 14.000 riders, como el caso de Jordi Mateo, presidente de la Asociación Profesional de Riders Autónomos, que en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso ha expresado su malestar porque, según cree, "vamos a perder la libertad y la flexibilidad". Por eso, desde su organización piden "seguir siendo autónomos" aunque con mejora de las actuales condiciones, siguiendo el modelo de Francia o Italia, y anuncian movilizaciones, desde hoy, "y hasta que se derogue esta ley" en muchas ciudades de España. Por su parte, Nuria Soto, portavoz de Riders x Derechos, ha dicho que, aunque es una ley "muy poco ambiciosa" que debería haber ido "acompañada de la derogación de la reforma laboral", sí que se sienten "más protegidos que ayer", sobre todo por la mayor representación del Rider en las organizaciones sindicales, a las que ha llamado a afiliarse. Además, ha criticado "un modelo económico que va a acabar con el estado del bienestar" y ha prnosticado que "las empresas, como siempre, intentarán seguir saltándose la ley".

El aumento del teletrabajo, la educación online o el ocio digital han hecho crecer las ventas de ordenadores durante la pandemia del coronavirus. 2020 cerró con una subida del 29% y este año se esperan cifras de récord.

Y durante el primer trimestre de este año se han vendido en España casi 1.700.000, de los que la mayoría eran portátiles, según datos de la consultora IDC. Es un 84% más que en el mismo periodo del año pasado, cuando la pandemia prácticamente estaba empezando

Con la pandemia, las visitas a las consultas médicas han disminuido. Esto ha favorecido que muchas personas busquen los síntomas que sufren en Internet. Una práctica que para algunas personas se ha vuelto una obsesión y los ha convertido en lo que se conoce como cibercondríacos o hipocondríacos digitales.

Foto: GettyImages

La mayoría de nosotros no sabemos crear una contraseña segura y casi nunca la cambiamos. Los números del 1 al 6 sigue siendo la más usada, a pesar de las continuas advertencias de los expertos en ciberseguridad. Hoy, en el día mundial de la Contraseña, nos recuerdan lo que debemos hacer para no ponérselo fácil a los ciberdelincuentes.

Foto: GettyImages

Las plataformas digitales, como YouTube o Twitter, estarán obligadas a eliminar contenidos terroristas en menos de una hora desde que reciban una orden de retirada de cualquier país de la UE. Así lo han votado este jueves los 27 para evitar que se propaguen mensajes o imágenes que puedan provocar ataques terroristas.

En 2020 Facebook suprimió 43 millones de contenidos de carácter terrorista. Son 18 millones más que el año anterior. Es solo una de las plataformas, pero da la medida del tamaño del problema. El objetivo ahora es hacerlo con la máxima urgencia. Las plataformas  estarán obligadas a retirar esos contenidos en una hora como máximo. Antes hay que detectarlos y después emitir una orden de retirada

Para encontrar internet en El Campillo, una pedanía de Teruel, hay que mirar hacia el campanario de la iglesia. Es esta pequeña antena la que proporciona una conexión mínima a los vecinos porque allí todavía no llega la fibra óptica. Aunque España es el quinto país con mejor conectividad de Europa, la brecha digital sigue siendo palpable.

FOTO: Un joven busca cobertura con un móvil en una zona rural. GETTY IMAGES.

Casi todos sabemos lo que significa para el medio ambiente la extracción de recursos fósiles, las emisiones de estas fuentes de energía o la basura tecnológica, pero hay otra basura que generamos cuando navegamos en la red o usamos aplicaciones informáticas, que no se ve, y tiene que ver tanto con las energía utilizada en por el hardware que posibilita las casi infinitas operaciones en Internet, como el que consume cualquier software, en menor o mayor medida. Este último está siendo un nuevo campo de investigación para informáticos y ambientalistas del que se habla menos. ¿Te imaginas una etiqueta de consumo al lado de la aplicación que quieres instalarte en tu móvil? Con los coches o los electrodomésticos no tienes que imaginarlo porque ya existe. 

Todas las acciones que hacemos en la red consumen recursos, energía, y por tanto aportan centímetros al diámetro de pisada de la huella de carbono y en este pastel cualquier trozo importaGreenpeace prevé que las emisiones de efecto invernadero del sector informático alcancen el 14% de las emisiones mundiales en 2040.

Este raportaje cuenta con los testimonios de Joana Moll, artista e investigadora; Coral Calero, doctora en Informática, investigadora del impacto del software en el medioambiente y miembro del grupo de investigación Alarcos; Enrique Onieva, investigador en Inteligencia Artificial, Ciencia de Datos y profesor en la Universidad de Deusto; y Tatiana Nuño, responsable de la Campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace España.