Enlaces accesibilidad

Correos de Canadá dejará de repartir puerta a puerta dentro de cinco años

  • La empresa plantea reducir la plantilla en 15.000 puestos de trabajo
  • El correo se distribuirá en buzones comunes por calles o barrios

Por
Un cartero canadiense reparte el correo en Ottawa
Un cartero canadiense reparte el correo en Ottawa. REUTERS REUTERS/Chris Wattie

Correos de Canadá ha decidido poner fin a la distribución puerta a puerta de cartas y paquetes con lo que la imagen del cartero uniformado de rojo y azul dejará de formar parte del paisaje cotidiano de millones de canadienses.

La sociedad postal semipública ha justificado la medida por la caída de las cartas -que pasaron de 5.000 millones a 4.000 millones de 2006 a 2012- y la competencia de los servicios privados de mensajería o del correo electrónico, por el que llegan ahora las facturas.

Cada uno de los 15,3 millones de canadienses compran de media "menos de dos sellos al mes", ha señalado Correos al presentar su nuevo plan de acción.

Los buzones individuales en los centros urbanos serán sustituidos por buzones colectivos por calles o barrios y las últimas entregas a domicilio se realizarán dentro de cinco años, según lo previsto.

Recorte de plantilla de 15.000 trabajadores

En el próximo lustro, se recortará la plantilla en 15.000 trabajadores, entre despidos y jubilaciones. Se calcula que la destrucción de empleo neta oscilará entre 6.000 y 8.000, alrededor de un 10% o 12% de los efectivos.

El sindicato de los trabajadores y trabajadoras de Correos (STTP, por sus siglas en francés) ha tildado la decisión de "insensata y alocada" y ha señalado que "repercutirá en millones de canadienses".

Correos de Canadá, heredera de los servicios postales británicos desde 1775, argumenta que de no tomar medidas su deuda se dispararía hasta 1.000 millones de dólares hasta 2020 debido a la carga que suponen los planes de pensiones de sus empleados. Solo para 2014 el Gobierno canadiense ha aceptado condonar una deuda de un millón de dólares en estos planes. La edad media de los trabajadores postales es de 48 años.

La empresa ha perdido 129 millones de dólares canadienses en el tercer trimestre del año, pero afirma que el plan le permitirá "recuperar la autonomía financiera de aquí a 2019".

En medio de este sombrío panorama, se enciende una luz de esperanza gracias a la expansión del comercio por internet que dispara la circulación postal de paquetes. En los primeros nueve meses de 2013, Correos de Canadá ha entregado dos millones de paquetes más que en el mismo periodo de 2012, un 2,8%.

Desde la oposición, la diputada izquierdista, Olivia Chow, ha acusado a los conservadores del primer ministro Stephen Harper de "eliminar un servicio esencial". Añade que estas medidas "implican pérdida de empleos, reducción de servicios y aislarán a las personas mayores, los pobres y los discapacitados que viven en las ciudades".

Noticias

anterior siguiente