Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Entre marzo y abril la crisis del COVID-19 ha dejado 585.000 parados más y 3,4 millones de trabajadores en un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE). A 300.000 de ellos no se les ha reconocido aún esa prestación, aunque el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Esctivá, ha señalado que se les realizará el cobro en los próximos días. Para muchos de los desempleados, sus principales preocupaciones son la falta de ingresos, la dificultad para tramitar prestaciones y también su futuro laboral, que ven muy complicado, en una crisis en la que tres de cada cuatro parados pertenece al sector servicios. 

Cae el paro en julio en 84.000 personas hasta 3 millones 680.000. Es la cifra más baja desde agosto de 2009. Disminuye en todas las Comunidades autónomas: principalmente en Andalucía, Galicia y Cataluña. En el último año, el desempleo se ha reducido en más de 363.000 personas. Por sectores, son los Servicios los que registran el mejor dato con 51.000 parados menos. En segundo lugar se sitúa la Construcción y muy cerca la Industria. El mes pasado se firmaron más de 1.800.000 contratos, récord histórico en un julio. De cada 100, 7,6 fueron indefinidos.