Anterior Detenido un sospechoso del asesinato de la sobrina de Ángel María Villar, según medios mexicanos Siguiente El PSOE se enfrenta a sí mismo a un Comité Federal histórico que Sánchez quiere convertir en "político" Arriba Ir arriba
El Gobierno aprueba la reforma de la educación
'Ley Wert'

La Religión contará para nota y se repetirá si se suspenden lengua y matemáticas a la vez

  • Religión tendrá una alternativa y ambas contarán para la nota media

  • Desaparece la selectividad y habrá evaluaciones al terminar ESO y Bachillerato

  • El Gobierno fijará "troncales" con contenidos comunes para las autonomías

  • El Consejo de Ministros aprueba el proyecto de la LOMCE

|

La futura ley educativa o 'ley Wert', cuyo proyecto ha sido aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, no permitirá pasar de curso al alumno que suspenda a la vez matemáticas y lengua, ya sea lengua española o cualquiera de las lenguas cooficiales en las autonomías que las tengan.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha explicado que como norma general se podrá pasar de curso con dos suspensos, como hasta ahora, salvo que las asignaturas que no se aprueben sean estas dos.

La nueva ley educativa no permitirá pasar de curso si se suspende lengua y matemáticas a la vez

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la séptima reforma educativa de la democracia que ahora se enviará al Congreso de los Diputados para su tramitación, con la oposición del resto de partidos políticos y de la comunidad educativa.

La futura ley suprime la selectividad; crea evaluaciones externas para obtener los títulos de ESO y Bachillerato; elimina Educación para la Ciudadanía; establece que la Religión y su alternativa, una asignatura asimilable a Ética, cuenten para la nota media y, por lo tanto, para obtener becas; y fija una serie de asignaturas "troncales" comunes para todas las autonomías y cuyos contenidos determinará el Gobierno.

Wert ha justificado la necesidad de aprobar la nueva ley, que entrará en vigor para el curso 2014-2015, para "mejorar la empleabilidad" de los jóvenes. Cree que es "inaplazable e importante" porque "lo que más compromete el futuro de nuestros jóvenes y el futuro de nuestra sociedad" es el abandono y el fracaso escolar.

Religión contará para la nota y Ciudadanía desaparece

La religión volverá a contar para la nota. Actualmente es una asignatura que los centros tienen que ofrecer pero optativa para el alumno. La 'ley Wert' establece que habrá que estudiar Religión o su alternativa (Valores Culturales y Sociales en Primaria y Valores Éticos en Secundaria), que serán evaluables y contarán para la media del curso "a todos los efectos" como para obtener una beca, por ejemplo.

El alumno que quiera podrá estudiar las dos a la vez matriculándose en una de ellas como optativa. Sin embargo, ninguna de las dos se incluirá en las evaluaciones externas finales, puntaliza Efe.

Finalmente la 'ley Wert' suprime la asignatura de Educación para la Ciudadanía a pesar del informe del Consejo de Estado que pedía que se mantuviera.

La futura ley permitirá que los colegios que segregan por sexos, los que separan a niños y niñas, puedan recibir conciertos siempre que garanticen el mismo nivel educativo y las mismas condiciones a unos y otras.

Asignaturas "troncales" comunes para todas las autonomías

Otra de las novedades que incluye la reforma educativa es la división de las asignaturas en troncales, específicas y de libre configuración autonómica para garantizar "un núcleo básico homogéneo" de los contenidos en todas las comunidades.

El Estado será el que defina los contenidos, el horario mínimo y la forma de evaluación de las "troncales". Entre estas, estarán la lengua castellana, matemáticas, ciencias o idioma extranjero.

El temario y la forma de evaluación de las específicas (como educación física o música) estará en manos de las comunidades autónomas, aunque los objetivos a conseguir los fijará el Ministerio de Educación, señala Servimedia.

Las autonomías solo tendrán total libertad para definir las de libre configuración, entre las que estarán las lenguas cooficiales.

Examen para el título de ESO y Bachillerato

Entre las principales novedades está la desaparición de la selectividad y la implantación de evaluaciones externas al finalizar Primaria, Secundaria y Bachillerato.

El ministro ha negado que sean "reválidas" que cierren la puerta a seguir estudiando si se suspenden, pero ha explicado que será necesario aprobar estas pruebas para conseguir la titulación correspondiente excepto en sexto de Primaria.

En tercero de Primaria habrá, además, una prueba para medir la capacidad en lengua, escritura y cálculo para detectar posibles problemas.

La nota de la ESO se calculará de forma que la media de las materias cursadas valga el 70% y el examen final el 30%. El Bachillerato seguirá siendo de dos años (el PP llevaba en su programa electoral que lo ampliaría a tres) y tendrá las modalidades de Ciencias, Humanidades, Ciencias Sociales y Artes.

Reforma de la Formación Profesional Básica

Otra de las novedades será la reforma de 4º de la ESO que tendrá dos itinerarios, uno enfocado al Bachillerato y otro a la Formación Profesional. Ya en 3º de la ESO se podrá optar por Matemáticas orientadas a enseñanzas académicas o aplicadas.

La reforma educativa incluye también una reforma de la Formación Profesional básica enfocada a los "jóvenes que tienen dificultades en completar el ciclo de la ESO" sin que suponga por ello "un itinerario cerrado" ni una "carrera secundaria", según ha detallado Wert.

La FP básica se podrá cursar a partir de los 15 años, tendrá su propio título académico y una cualificación profesional de nivel 1. La FP de grado medio incluirá materias para facilitar la transición del alumno hacia otras enseñanzas.

El Gobierno adelantará el dinero para estudiar en castellano

El informe del Consejo de Estado recomendaba también cambios respecto a la enseñanza del castellano en Cataluña que sí se han introducido. El anteproyecto establecía la obligación de las autonomías con lengua cooficial de sufragar el coste de un colegio privado a los alumnos que quisieran estudiar en castellano si no tenían oferta pública.

El proyecto de ley establece, ahora, que será el Gobierno el que deberá pagar en principio el centro privado cuando la comunidad no la oferte como vehicular, aunque pasará después la factura a la autonomía detrayéndolo de la partida que se corresponda de la financiación autonómica.

Wert ha destacado que se trata de una medida "excepcional y temporal" hasta que la administración autonómica "sea capaz de ofrecer" en centros públicos enseñanza con el castellano como lengua vehicular. Para ello se calcula un gasto de cinco millones de euros por cada mil alumnos.

Uno de cada cuatro abandonan los estudios

Tanto la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como el ministro de Educación, José Ignacio Wert, han defendido la necesidad de reformar el sistema educativo para luchar contra el fracaso escolar y el desempleo juvenil.

Saénz de Santamaría ha señalado que la tasa de abandono escolar en España es del 24,9%, es decir, que uno de cada cuatro jóvenes deja los estudios antes de acabar la ESO. Supone casi el doble que en el resto de países de la Unión Europea (13%), según los datos que ha facilitado en la rueda de prensa.

La número dos del Gobierno ha recordado que la tasa de desempleo juvenil supera el 57%, según la última EPA, y ha subrayado que el 23,7% de los jóvenes ni estudia ni trabaja, un porcentaje que solo supera Israel.

Wert asegura que los repetidores cuestan 2.500 millones

Saénz de Santamaría ha recordado que en el último informe PISA (2009) España obtuvo 481 puntos, doce menos que la media de países de la OCDE, y por debajo del resultado del año 2000 (493) y todo ello a pesar de que, según asegura, se ha duplicado la inversión en educación en la última década al pasar de 27.000 a 53.000 millones. La inversión por alumno es de 10.094 euros por alumno, un 21% más que la media de la OCDE.

El ministro, por su parte, ha asegurado que el 40% de los alumnos ha suspendio alguna vez y que los repetidores cuestan a las arcas del Estado 2.500 millones de euros.

La implantación de la nueva ley, que se comenzará a aplicar en 2014-2015, tendrá un coste de 407 millones de euros en sus tres primeros años, según ha detallado el ministro de Educación.

Wert asegura que España podrá contar con fondos europeos para financiar algunos aspectos de la ley como la anticipación de los itinerarios y la FP básica. Según los datos del ministro, permitirán financiar entre el 55 y 65% de su coste, que a su vez supone el 95% de su coste total.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente