Enlaces accesibilidad

El Congreso da el visto bueno definitivo a los Presupuestos de 2013 con los votos del PP y UPN

  • El texto viene del Senado con más de 80 enmiendas, la mayoría del PP
  • La oposición tilda las cuentas de "antisociales", salvo UPN
  • Se aprueban también la reforma energética y la del Código Penal

Por
En el Congreso se aprobaron los Presupuestos del 2013 con los votos del PP y de UPN

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013 han sido aprobados esta tarde definitivamente por el Congreso de los Diputados solo con los votos del PP y de su socio de Unión del Pueblo Navarro, con la inclusión de las enmiendas procedentes del Senado.

Toda la oposición, excepto UPN, ha criticado duramente las cuentas de 2013 por no ser reales en cuanto a la previsión de ingresos, por contener medidas "antisociales e injustas" y no incluir políticas de gasto para el crecimiento de la economía.

Los presupuestos han sido aprobados tras superar en el Senado ocho vetos e incorporarse 89 nuevas enmiendas, entre las que destaca la dotación de 23.000 millones de euros con carácter de crédito ampliable para el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en 2013.

Los PGE incluyen una flexibilización de la posibilidad de endeudamiento de las corporaciones locales, de forma que los excedentes se puedan dedicar a inversión a corto plazo como motor de crecimiento y creación de empleo.

Las cuentas públicas financiarán además el sistema eléctrico fijando como límite la recaudación anual obtenida de los impuestos del proyecto de ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética, también aprobada este jueves. También incluirán la convocatoria de más de cien plazas nuevas en los cuerpos superiores de gestión del Estado, pese a mantenerse una tasa de reposición cero.

Lucha contra el fraude fiscal

Por otra parte, el pleno del Congreso también ha ratificado con la mayoría del PP el proyecto de ley de lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social, que implica una reforma del Código Penal para perseguir con pena de hasta seis años de cárcel a los defraudadores.

La mayoría de las formaciones políticas ha rechazado la nueva ley, entre otras cosas porque conllevará que partidos políticos y sindicatos dejen de estar exentos del régimen de responsabilidad previsto en el Código Penal para las personas jurídicas. La ley también reduce la cuantía mínima de defraudación a la Seguridad Social perseguida penalmente de 120.000 a 50.000 euros y persigue vía penal los fraudes que superen los 50.000 euros.

Asimismo, el Congreso ha aprobado definitivamente el proyecto de Ley de medidas tributarias que acompañan a los presupuestos de 2013 y que contemplan la creación de un impuesto estatal del 0% sobre los depósitos en los bancos, así como la eliminación de la deducción por compra de vivienda.

Esta ley también prorroga el impuesto sobre el patrimonio y limita para las grandes empresas la deducción por amortización al 70%, al tiempo que sube el gravamen para las plusvalías a corto plazo, que tributarán a los mismos tipos del IRPF.

Recorrido de los Presupuestos 2013

Tras su paso por el Congreso el pasado octubre, cuando junto al centenar de enmiendas del Grupo Popular se incorporaron siete propuestas de la oposición, las cuentas del Estado del año que viene han sufrido en el Senado otros 80 cambios a cuenta del PP y dos modificaciones más a propuesta de otros grupos.

Así, durante al tramitación parlamentaria se han incluido casi 200 modificaciones sobre el proyecto original del Gobierno, entregado en la Cámara baja el 29 de septiembre. La inclusión de cambios en su paso por la Cámara alta obliga al Congreso a tener que debatir de nuevo la ley y ratificar esas modificaciones. Una vez se pronuncie el plenario, las cuentas quedarán aprobadas de forma definitiva, se publicarán en el BOE y entrarán en vigor el 1 de enero de 2013.

Las líneas generales de las cuentas para 2013, pensadas para "crecer" y "crear empleo" y las "más sociales de la democracia", según el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (no así para la oposición), se mantienen intactas. La gran partida es la del pago de los intereses de la deuda (38.589,55 millones), el recorte generalizado en las partidas de gasto y, finalmente, la no revalorización de las pensiones.

El déficit es una de las condiciones inexcusables para el Gobierno. Y la previsión, tras la flexibilización concedida por la Unión Europea, es que el año próximo España llegue al 4,5% de descuadre de las cuentas del conjunto del Estado –debería cerrar con el 6,3% 2012–.

Noticias

anterior siguiente