Enlaces accesibilidad

La crisis de deuda salpica a Alemania, a la que le cuesta financiarse en los mercados

  • Berlín solo capta la mitad de la emisión de bonos a diez años del miércoles
  • Los inversores empiezan a dejar de ver al bund alemán como valor refugio
  • Fitch: La triple A de Francia está amenazada si la crisis de deuda aumenta

Por
Alemania ha notado hoy en carne propia la crisis de la deuda que golpea a la eurozona

El bund alemán

Alemania se considera un pagador seguro y sin riesgos. Por eso el bono germano a diez años, el bund, es el referente a la hora de calcular, por ejemplo, las primas de riesgo.

De hecho la prima de riesgo es la diferencia entre la rentabilidad del bono de un país a diez años y el alemán del mismo plazo.

Que la prima de riesgo suba o baje es un termómetro para conocer las dicultades de financiación de un país.

La crisis de deuda comienzan a pasar factura a Berlín, a la que le cuesta financiarse. Alemania ha salido este miércoles a los mercados para financiarse. Ha intentado colocar bonos a 10 años en el mercado de deuda, el bund, pero no ha logrado cumplir con el objetivo que tenía: tan solo ha conseguido que los inversores compren 3.640 de los 6.000 millones de euros a una rentabilidad media del 1,98%. Avanzada la sesión, el mercado secundario ha seguido penalizando la deuda alemana.

La subasta, similar a la que España realizó el pasado jueves, ha desatado todas las alarmas. "Ha sido un completo y total desastre", decía el analista Marc Ostwald a la agencia Reuters. El bund, uno de los valores en los que se refugian los inversores en épocas difíciles y el único activo en euros fiable para los mercados, ya no es tan atractivo.

La subasta ha sido un completo y total desastre

Alemania no es inmune a la crisis de deuda. "Se empieza a percibir en el mercado que el bund no es un activo refugio porque Berlín se está contagiando de la crisis de deuda", asegura a RTVE.es Miguel Ángel Rodríguez, analista asociado de XTB, quien recuerda que el sistema financiero germano necesita recapitalizarse.

El de este miércoles ha sido el segundo aviso de los mercados. Hace una semana Alemania solo colocó 4.815 millones de euros en bonos a dos años, cifra inferior a los 6.000 millones que pretendía.

Además, las previsiones de crecimiento para 2012 no son muy halagüeñas. En su último boletín, publicado el lunes pasado, el Bundesbank prevé que Alemania tenga un entorno económico difícil en los próximos meses: apenas conseguirá crecer el año próximo. Y avisaba de que la crisis de deuda en los países periféricos de la zona euro amenaza con ser una carga.

El bund, cuestionado valor refugio

Otro de los aspectos más negativos es que la subasta de este miércoles ha quedado "técnicamente desierta" porque a ella solo han acudido los inversores institucionales, los bancos, los que están obligados a acudir. El ratio de demanda ha sido históricamente bajo (1.98). De hecho, del dinero colocado, el 60% (2.356 millones) ha sido adquirido por la Agencia de Deuda Alemana, que depende del Bundesbank, el Banco Central de Alemania.

Y que la demanda sea baja "no es tanto por la rentabilidad baja que se ofrece, sino por la percepción del riesgo", subraya Rodríguez, quien apunta a que este hecho puede agravar la crisis en todo el Viejo Continente.

Cuando un activo es un activo refugio, la rentabilidad no importa

"Cuando un activo es un activo refugio, la rentabilidad no importa. Los que invierten en él solo lo hacen para conservar el capital. Incluso no les importa pagar porque ese dinero no se pierda del todo", asevera Rodríguez. Esa es el problema: si los inversores no quieren comprar bonos a 10 años alemanes es porque no lo ven como seguros.

"Pero al mismo tiempo el problema puede ser la solución, porque si Alemania ve peligrar su economía, a lo mejor empieza a aportar otras soluciones", considera Rodríguez.

Lo cierto es que este miércoles, en el debate de presupuestos, la canciller Angela Merkel, ha reiterado su posición: la defensa de la consolidación fiscal, el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) debe mantener como única función, "que no debe cambiar", la defensa del poder adquisitivo del euro y el rechazo por enésima vez  a los eurobonos como herramienta para superar la crisis de la deuda europea.

En este escenario, la agencia de calificación Fitch ha señalado en un informe publicado este miércoles que la máxima nota "AAA" de Francia está justificada actualmente, pero que podría estar "en peligro" si la crisis de la eurozona avanza y afecta al comportamiento económico del país, informa Efe. En concreto, Fitch alude al riesgo que plantea la amenaza de intensificación de la crisis en relación con el "apoyo financiero al sector bancario".

Repercusión en los mercados

Con este escenario, la deuda de países que más presión han recibido en las últimas semanas ha vuelto a sufrir una ligera penalización este miércoles, aunque menor que la de Alemania, por lo que sus primas de riesgo se han relajado ligeramente (la prima mide precisamente el diferencial entre el bono nacional a 10 años y el alemán de ese plazo).

De hecho, el movimiento más destacado de la sesión en el mercado secundario de deuda ha sido el registrado por el bund germano, que después de la subasta en el mercado primario ha seguido subiendo por encima del 2% y ha pasado a entornos del 2,10% al cierre de las bolsas. Con ello, la prima española se quedaba entre 450 y 460 puntos (el diferencial no está claro ya que depende del bono que se tome como referencia: tanto en el caso alemán, que ha emitido el nuevo esta jornada; como el español, que lo hizo el jueves pasado).

En las bolsas, la principal plaza, Fráncfort, ha cerrado por octava sesión consecutiva a la baja, con un retroceso del 1,44%. Con todo, las bolsas de los grandes países periféricos han caído más: Madrid, un 2,09%; y Milán, un 2,59%. Por su parte, París ha retrocedido un 1,68% y Londres, un 1,29%.

Noticias

anterior siguiente