Enlaces accesibilidad

El principal partido de la oposición en Grecia votará en contra de las medidas de austeridad

  • El Gobierno dependería de los votos de su partido para aprobar los recortes
  • Los líderes europeos mantendrán un encuentro con Samaras para buscar su apoyo

Ver el especial de la crisis de deuda pública

Por

El líder de la oposición mayoritaria conservadora Nueva Democracia (ND), Antonis Samaras, ha señalado que su partido votará en contra de las últimas medidas de austeridad del Gobierno, lo que echa abajo las esperanzas de unidad de los acreedores extranjeros, según informa este miércoles el diario británico Financial Times.

"Me están pidiendo que apoye el mismo tipo de medicina para alguien que se está muriendo a causa de esa medicina. No lo haré", afirmó Samaras al citado rotativo.

Última posibilidad para el rescate

La oposición de Samaras haría añicos las esperanzas de los acreedores extranjeros de que las clases políticas del país se unan en un último esfuerzo para prevenir una quiebra de deuda soberana.

El gobierno socialista planea sancionar un paquete de 28.000 millones de euros de recortes en el gasto y de incrementos impositivos la próxima semana para asegurar así el próximo tramo de 12.000 millones de euros del rescate internacional de 110.000 millones de euros necesarios para evitar esa quiebra.

Los ministros de Fianzas de los socios de la eurozona de Grecia hicieron un llamamiento el lunes a los partidos políticos griegos para que apoyen el programa de austeridad, al argumentar que "la unidad nacional es un pre-requisito para el éxito".

No obstante, cuando el primer ministro griego, Yorgos Papandreou y Samaras se reunieron la pasada semana para establecer un gobierno de unidad nacional, las negociaciones quebraron al escoger Papandreou la ruta alternativa de remodelar su gabinete.

Ajustado voto de confianza del Parlamento

El FT recuerda que el Gobierno remodelado del primer ministro socialista griego, Yorgos Papandréu logró el voto de confianza del Parlamento y, aunque sólo tuvo el apoyo de sus correligionarios, salvó así la primera prueba de fuego para cumplir con las condiciones de los acreedores y recibir ayuda financiera.

No obstante, el diario también agrega que los acreedores internacionales están "profundamente preocupados" por el clima político "inflamado" que se vive en ese país.

Temen que las reformas requeridas para prevenir una quiebra de la deuda soberana y un grave shock para el sistema financiero mundial podrían nunca ser implementadas, a menos que Pasok y Nueva Democracia solucionen sus diferencias y traten la crisis de la deuda como una emergencia nacional.

En contra de la subida de impuestos

Samaras dijo que su principal objeción a las políticas del Gobierno era que al subir los impuestos, se reduciría la demanda de la economía mientras Grecia continuaba en una profunda depresión.

Esto era desmoralizador para el público, ha dicho, que ya sufre las altas tasas de desempleo y los recortes salariales y ocasiona el cierre de negocios o la evasión de impuestos.

"Cuando, a pesar de tus esfuerzos, no ves luz al final del túnel, te enfadas y te enfadas con el sistema, no simplemente con políticos y partidos específicos. Y eso es peligroso", indicó.

Según Samaras ,"la liquidez es el gran, gran problema de la economía" y Grecia debería "recortar el impuesto del valor añadido, reducir el tipo impositivo sobre los beneficios corporativos y recortar las contribuciones a la seguridad social de los empleados para estimular la recuperación económica".

Noticias

anterior siguiente