Enlaces accesibilidad

La crisis del pepino ha hecho caer el precio en origen de 30 a siete céntimos

  • El consumidor sigue pagando lo mismo, de media 1,20 euros
  • UPA va a presentar una demanda colectiva contra Alemania y la UE
  • La Junta de Andalucía cifra las pérdidas en 75 millones de euros

Por

La organización agraria UPA y la asociación de consumidores UCE han denunciado que el precio del pepino en origen en Almería ha pasado de los 30 céntimos de euro por kilo que se pagaban la semana pasada a solo 7, mientras que para el consumidor se ha mantenido en 1,20 euros.

En el caso del pepino de Almería, la semana pasada, antes de la crisis del pepino, se pagaba al agricultor a unos 30 céntimos el kilo y esta semana a tan solo 7 céntimos, han informado fuentes de UPA. Sin embargo, el consumidor sigue pagando lo mismo. La diferencia del precio en origen y en los puntos de venta es del 1.714%.

UPA considera esta diferencia "una prueba más" de que "las grandes cadenas de distribución" alimentaria "aprovechan la coyuntura" para "hundir al agricultor", sin que el consumidor se beneficie de una bajada de precios.

Rusia ha sido el último país en vetar los productos hortofrutícolas de la UE por la alerta por la bacteria E.coli, aunque Bruselas ya le ha pedido explicaciones por carta. Alemania, por su parte, admite que no ha localizado todavía el origen del brote, mientras que la OMS alerta de que la variedad detectada es una mutación desconocida hasta ahora.

Demanda contra Alemania y la UE

Por otro lado, UPA activará una demanda colectiva entre empresas afectadas por la denominada crisis del pepino, que dirigirá al Estado alemán y a la Unión Europea, y pedirá ayudas directas a los damnificados y la apertura de un expediente sancionador a Alemania.

El secretario andaluz de UPA, Agustín Rodríguez, señala que, según un informe jurídico, Alemania ha incumplido las normas "más básicas" del derecho comunitario y ha inculpado a un Estado miembro "sin base científica alguna", produciendo en el sector agrícola español daños y perjuicios "por difamación en la calidad y seguridad alimentaria de sus productos".

Precisamente, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado en una entrevista en RNE, que la Comisión Europea debería haber actuado con "más contundencia" ante la alarma.

El sector mantiene que no solo no se ha reparado aún la anulación de pedidos, sino que estos se siguen produciendo en algunos productos como la zanahoria y la lechuga, según Rodríguez, que ha reclamado al Gobierno español que todos sus esfuerzos vayan dirigidos a "defender y reparar" la imagen de los productos españoles en los mercados internacionales.

Portugal reclama indemnizaciones

Portugal también va a pedir una indemnización a Bruselas por los perjuicios causados a su sector agrícola tras la alarma por el brote de E.coli en Alemania.

El ministro de Agricultura portugués, Antonio Serrano, ha afirmado en la radio TSF que han enviado "un informe a la Comisión Europea acerca del impacto en el campo luso y hemos pedido indemnizaciones para los productores".

"En una semana hemos perdido unos dos millones de euros. Espero que la Comisión podrá identificar a los responsables e indemnizar a los países que hayan sufrido un impacto negativo en la producción. España es el país más castigado pero la crisis del pepino ha golpeado también a Portugal".

Las pérdidas ascienden a 75 millones

La consejera de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, Clara Aguilera, ha cifrado este jueves en 75 millones de euros las pérdidas en la producción y venta de pepino andaluz desde que el pasado jueves Alemania anunciara que el foco de infección por "E. coli" estaba en este producto.

Aguilera, que se ha reunido con responsables del área de las comunidades autónomas en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha indicado a los periodistas que las pérdidas por este ataque "injusto" e "injustificado" serán mayores puesto que se han visto implicadas otras hortalizas y las campañas de primavera y otoño.

En este sentido, la consejera ha señalado que no tiene "ninguna duda" de que sectores económicos de algunos países "pudieran estar detrás" de la acusación a los mercados españoles porque "somos la primera potencia y esto no es baladí".

Según Aguilera para retirar el producto que ha quedado sin recoger en los invernaderos o almacenado en explotaciones agrícolas y centros hortofrutícolas, la OCM tiene previsto un mecanismo de crisis que hay que activar, pero que cuenta con unos precios de retirada "muy bajos", por lo que ha instado a "valorar" estos importes en virtud de la gravedad de la crisis.

Noticias

anterior siguiente