Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La manipulación de los alimentos en la crisis del coronavirus es motivo de dudas. El Portavoz de la OCU, Enrique García, ha dejado claro no hay constancia de que el COVID-19 se transmita por los alimentos. En cualquier caso, ha dejado claro que cualquier alimento cocinado a más de sesenta grados perdería cualquier riesgo de pasar el virus. En cuando a los alimentos que se consumen crudos -por precaución- basta lavarlos con agua y unas gotas de lejía. Insisten desde la OCU en que lo fundamental es siempre mantener las medidas de higiene que pasan por lavarse las manos cada vez que tocamos una superficie.

Con las navidades a la vuelta de la esquina, en las comidas y cenas se consumen más gambas, langostinos o cigalas, entre otros mariscos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria desaconseja chupar las cabezas de estos crustáceos por sus altos niveles de cadmio. Entre las dolencias que pueden ocasionar se encuentran la osteoporosis, la insuficiencia renal y, a muy largo plazo, cáncer.

La patronal del sector cárnico admite que las ventas de carne mechada han caído un 60% por los casos de listeriosis. Ante esta crisis ha convocado una rueda de prensa en la que ha acusado a la empresa de causar el brote. Creen que falló el autocontrol y también la supervisión. Reiteran, sin embargo, que se trata de un caso puntual y subrayan que en España el nivel de seguridad alimentaria es muy alto.

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, ha anunciado que va a proponer una revisión del protocolo de la listeria dentro de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).
La ministra ha acudido este jueves al Congreso de los Diputados para explicar las actuaciones ante el brote de listeriosis iniciado en Andalucía a finales de julio. Carcedo se "ha solidarizado" en su nombre y en el del Ejecutivo con todas las personas afectadas por este brote, ha opinado que la "reparación fundamental" es "la determinación de las causas y circunstancias" y la adopción de medidas que permitan evitar que vuelva a ocurrir.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria ha activado un alerta sanitaria tras detectar toxina botulínica en conservas de atún de la marca DIA que ya están retiradas. El brote se ha detectado tras enfermar cuatro personas, de las que tres ya han sido dadas de alta, que ingirieron una ensaladilla rusa casera elaborada con el citado atún.

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha defendido que la gestión de la Junta de Andalucía en la gestión del brote de listeriosis por el consumo de carne mechada contaminada de la marca 'La Mechá' ha sido "totalmente transparente", "impecable" y se ha retirado todo el producto afectado "a la mayor brevedad posible".

El brote de listeriosis detectado en Andalucía ha afectado a más de dos centenares de personas en toda España. La listeriosis es una enfermedad causada por la bacteria Listeria monocytogenes, que infecta a las personas a través de alimentos contaminados. Es una patología poco frecuente y suele ser asintomática o cursar con una sintomatología gastrointestinal leve y fiebre alta. En algunos grupos de riesgo específicos, sobre todo en inmunodeprimidos, personas de edad avanzada, niños y embarazadas, puede presentar cuadros graves que incluyen meningitis, septicemia y abortos o partos pretérmino. No se transmite de persona a persona, solo al ingerir un alimento contaminado. Lo habitual es detectarla en un análisis de sangre del afectado. El tratamiento se basa en antibióticos por vía oral. La listeria no se ha mostrado resistente a estos fármacos y no tiene por qué permanecer latente en el organismo.

El portavoz de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, José Miguel Cisneros, ha confirmado este viernes el fallecimiento de un segundo afectado por listeriosis en Andalucía, aunque aún se desconoce la causa exacta de la muerte. Se trata de de un hombre de 72 años que ingresó con fiebre el pasado 10 de agosto y le fue detectada listeria en sangre. El fallecido sufría un cáncer de páncreas en fase terminal, según ha explicado Cisneros, lo que le convertía en "característicamente vulnerable". El informe de biología molecular confirmará si la causa exacta de la muerte ha sido la listeriosis.
Además, la Junta ha informado de que el número de afectados por listeriosis en Andalucía ha aumentado en 25 personas, hasta los 186 enfermos.