Anterior La 40ª edición del Dakar vuelve a las dunas de Perú Siguiente El Atlético se aferra al milagro en la Champions Arriba Ir arriba
Laboral Kutxa 81-71 CSKA Moscú
Baloncesto | Euroliga

Un intenso y acertado Laboral Kutxa supera al CSKA en el Buesa

  • El Baskonia, primer club español en ganar al CSKA en el Top 16 (81-71)

  • El pívot griego Iannis Bourousis, imperial en ataque (19)

|

Ficha Técnica:
81 - Laboral Kutxa (18+16+23+24): Adams (13), Causeur (15), Hanga (10), Shengelia (11), Diop (-)-cinco inicial-, James (-), Blazic (3), Corbacho (2), Tillie (4), Bourousis (19) y Planinic (-).
71 - CSKA Moscú (10+24+20+17): Jackson (4), Higgins (10), Lazarev (-), Fridzon (10), Vorontsevich (8)-cinco inicial-, Hines (11), Teodosic (18), Kurbanov (-), Khryapa (6), D. Kulagin (4), Nichols (-).
Árbitros: Ryzhik (UKR), Jovcic (SRB), Viator (FRA). Señalaron técnica al entrenador del CSKA (m. 11), y descalificante a Teodosic (m. 39).
Incidencias: Partido de la cuarta jornada del Top 16 de la Euroliga disputado en el Buesa Arena de Vitoria ante 11.524 espectadores, según el club. Se guardó minuto de silencio por el fallecimiento del exjugador del Baskonia Sherron Mills.

El Laboral Kutxa ha frenado a un CSKA Moscú imponente (81-71) que en esta ocasión no empezó 'enchufado' y al que no le bastó con la figura de Teodosic para remontar el vuelo, ante un espectacular Ioannis Bourousis que guió a los suyos hacia la victoria en el Buesa Arena con motivo de la cuarta jornada en el 'Top 16' de la Euroliga.

El conjunto vasco buscó desde el primer instante acabar con la predilección del CSKA por los clubes españoles en este 'Top 16', ya que se había deshecho en escasas semanas del Real Madrid y del Barcelona con solvencia. A los visitantes les costó entrar en el partido, mientras que el Baskonia impuso un ritmo muy alto que favoreció las precipitaciones en los ataques rusos.

El gran trabajo de los hombres de Perasovic se vio plasmado en la baja anotación del equipo moscovita. Uno de los favoritos a hacerse con esta Euroliga sólo había obtenido diez puntos en el primer cuarto en su visita a Vitoria. Además, un porcentaje del 0% de acierto en el lanzamiento exterior acrecentó la crisis en su juego.

Era notable la desesperación de Dimitris Itoudis en el banquillo visitante, que por momentos la tomó con el árbitro y en otros instantes fueron sus jugadores los que le sacaron de quicio, con balones que salían del aro sorprendentemente y pases que no encontraron receptor.

Sin embargo, pese a las continuas imprecisiones del CSKA Moscú y el mal partido, el equipo local asumió demasiados riesgos en sus acciones ofensivas y el buen despliegue en defensa no sirvió para representar ventaja alguna en el marcador. Poco antes del final del segundo parcial, el equipo visitante anotó su primer triple en su undécimo intento, una estadística muy pobre en relación a la calidad que atesoran sus jugadores.

La rapidez inicial en el ritmo de partido se tornó en continuas interrupciones que frenaron la progresión del Laboral Kutxa. Los rusos recortaron distancias en pocos minutos de tal forma que el tiempo de descanso llegó con el resultado igualado (34-34), gracias a una última canasta de Hines con el tiempo cumplido.

Bourousis, Imperial en ataque

A la vuelta de vestuarios, el Baskonia pegó un arreón que le devolvió la superioridad perdida. Con un Bourousis imperial en ataque, repartiendo asistencias y encestando él mismo, los vitorianos lograron ponerse ocho puntos por encima.

El duelo se tornó en una continua ida y vuelta en la que confrontaron rachas contrapuestas. Los locales volvieron a perder presencia en la cancha, al igual que en las fases anteriores cuando más de cara se ponía el choque, y los de Itoudis anotaron un parcial de 0-7 que dejó el partido visto para la resolución en los últimos minutos.

Con el partido en el aire, Teodosic se echó al equipo a la espalda. No obstante, a falta de dos minutos para el final tuvo lugar la primera y, a la postre, única ventaja del CSKA. Los de Itoudis se quedaron con la miel en los labios después de dos errores del base serbio en los momentos clave y una doble técnica que le hizo acabar el partido antes de tiempo.

En medio de la conmoción, el Laboral Kutxa dio un golpe sobre la mesa en el minuto final para colocarse en mitad de la tabla del 'Top 16' con su segunda victoria y el mismo número de derrotas.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente