Enlaces accesibilidad
Lotería de Navidad 2021

La suerte de Alcocer en la Lotería de Navidad

Por

La suerte de Alcocer en la Lotería de Navidad

Cada año la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Alcocer, en Guadalajara, juega un número de la Lotería de Navidad. Con el pequeño margen que se cobra por cada décimo, esta iglesia del siglo XV, considerada como la 'Catedral de La Alcarria', hace pequeñas mejoras de mantenimiento. Es un número muy apreciado por los vecinos y la mayoría de ellos lo compran cada año.

No es una cantidad muy grande pero en un contexto de crisis económica, supuso un achuchón

Por eso, hace diez años, cuando los niños de San Ildefonso cantaron el "92.202", el pueblo rozó la locura. Acababa de caer una lluvia de millones en el pueblo. Este número correspondía a un quinto premio de ese año, que estaba premiado con 6.000 euros el décimo. "No es una cantidad muy grande, de hecho, muchos vecinos llevaban participaciones, que eran unos 1.000 y pico euros, pero en un contexto de crisis económica, supuso un achuchón para muchas familias y para otras un buen colchón para afrontar unos meses", nos afirma el alcalde de la ciudad Borja Castro Cervigón.

La suerte la trajo el párroco

El párroco por aquel entonces, Jesús Ferreras, fue el encargado de llevar el número al pueblo. “Fue una experiencia muy bonita y enriquecedora. Había muchas familias que en aquellos años perdieron el trabajo, las hipotecas y los bancos ejercían mucha presión sobre la economía familiar… Mucha gente pudo sacarse el carnet, otros finalizaron estudios, otros simplemente tuvieron un colchón para terminar el mes. Fue muy gratificante”, afirma emocionado don Jesús. “Me sentí privilegiado. Yo no traje la suerte. Fui un espectador privilegiado que participó en las historias de cada uno. Muy enriquecedor, porque son historias humanas que tienen un final feliz. Más que el premio metálico, la Lotería de Navidad es compartir”, concluye.

La sorpresa de Encarni

Un décimo que se vendió desde el principal restaurante del pueblo, Casa Goyo, hasta la panadería de Encarni. "A mí me llamó una clienta diciéndome que nos había tocado. Yo le dije que no, que se habían equivocado, que habían dicho el 90… Hasta que me pegué a la tele y vi que realmente era el 92… Me volví loca. Llamé a mi marido, a mi madre, a mis primas. Todo el pueblo salió a la calle", nos cuenta con alegría Encarni que, gracias a ese dinero de la Lotería de Navidad, pudo comprarse un coche para la familia.

Todo el pueblo salió a la calle

Historias que se repiten por las calles de este municipio ribereño. “Yo me compré una moto”, “yo llevaba tres décimos para mis tres hijos”, “a mí no me tocó por eso ya lo llevo cada año”, “yo repartí el dinero entre mis hijos y mi marido se arregló la boca” … Cientos de testimonios de estos vecinos que recuerdan con alegría aquel 22 de diciembre. Este año llevan un número diferente, pero conservan la ilusión de que algún día les toque El Gordo.

Descubre cómo compartir, sin riesgos, un décimo de la Lotería de Navidad. 

RTVE

anterior siguiente