Enlaces accesibilidad

La falta de lluvias pone contra las cuerdas a agricultores y ganaderos

  • En la actualidad los embalses españoles están 16 puntos por debajo de la media de los últimos 10 años
  • La peor situación la registran las cuencas del Guadalquivir y del Guadiana

Por
La cuenca del Guadalquivir, en estado crítico

El sector de la agricultura mira al cielo para salvar la temporada y minimizar pérdidas. La falta de agua que está vaciando los embalses de toda España ha puesto a la mitad del campo español en alerta por sequía. Y es que sin agua, no hay cultivo que resista, ni pasto que alimente al ganado y ni embalses ni pozos dan ya mucho más de sí.

"Esto es un mes de febrero seco", dice un agricultor a TVE. "Como pase febrero y no llueva, ya no nos ampara nadie", añade otro agricultor de la comarca de Los Vélez, en Almería.

En la actualidad los embalses españoles están 16 puntos por debajo de la media de los últimos 10 años, en el inicio de año más seco de este siglo. Lo peor en las cuencas del Guadalquivir y el Guadiana, en situación de emergencia y alerta. Allí, el riego va a ser misión imposible, con dotaciones mínimas de agua para agricultura.

Preocupa la sequía en Andalucía

"Es una pena porque 58.000 hectáreas se van a quedar este año prácticamente casi todas sin regar", asegura el presidente de la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana (Badajoz), Miguel Leal.

Muchos, en previsión, ya se plantean sembrar menos tomate, arroz o maíz, y evitar más pérdidas. Agapito de Paz cultiva tomates en Don Benito, Badajoz. "Pues yo el año pasado sembré 40 hectáreas, pero este año me voy a quedar un poco por detrás por el tema del riego, y voy a sembrar unas 25 hectáreas", cuenta.

Preocupa la sequía en Andalucía - Ver ahora

La sequía no es solo un fenómeno del sur peninsular, en el norte de España cultivos de secano como el cereal de invierno, no han visto el agua desde el año pasado. "Las estamos pasando canutas porque realmente o llueve ya o va a ser irreversible la pérdida de cereal que va a haber este año", relata José Fernando Luna, agricultor de cereal en Huesca.

Las consecuencias de la falta de agua podrían ser nefastas para el sector agrario. No solo por la reducción en las producciones en secano o las restricciones en regadío, sino por la posible pérdida de cultivos permanentes como el almendro o el olivar.

Y aunque muchos árboles se están salvando por los riegos de emergencia autorizados, la sequía afecta a otros sectores más allá de la agricultura. Es el caso de la ganadería. Sin agua, no hay pastos, y hay que pagar por el alimento de los animales.

24 horas - El 2022 está siendo el segundo año más seco de este siglo - Escuchar ahora

La sequía está haciendo estragos en el sector y ha provocado que muchos ganaderos tengan que gastar un dinero extra para mantener su negocio. "Tengo que aportar piensos, cereales, paja, heno", asegura Juan Bonilla, ganadero ovino en El Carrascalejo, Badajoz.

Ante esta situación el sector pide ayudas y exenciones fiscales para las cuencas más afectadas, pero de momento no llegan.

"Esto no es un año solamente, aquí que no tiene hojas, ni tiene nada, esto el año que viene no tiene tampoco aceitunas", zanja Pilar Losada, Agricultora en la campiña sevillana.

Noticias

anterior siguiente