Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

La presencia de una DANA en la mitad norte peninsular deja este domingo una situación de inestabilidad en forma de tormentas que, a su vez, pondrán en alerta amarilla a once provincias, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Mientras, las temperaturas mínimas subirán en buena parte de la Península. Foto: EFE/Toni Albir

La tragedia climática en el sur de Brasil no da tregua y el país sigue en alerta máxima. Lleva más de una semana lloviendo y los ríos han vuelto a subir de caudal. Las históricas inundaciones dejan unos 150 muertos y más de un centenar de desaparecidos. Las aguas turbias inundan las calles de Porto Alegre, la capital del estado de Rio Grande del Sur, mientras que socorristas y voluntarios desafían al temporal.

Foto: EFE/ Ignacio Jesús Rollano

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este domingo chubascos y tormentas localmente fuertes en la zona Cantábrica, Ibérica y Pirineos, en forma más débil y ocasional en zonas del sistema Central, Béticas, alto Ebro y este de la Meseta. En el interior nordeste peninsular y Cantábrico oriental empezará nuboso, con precipitaciones desplazándose hacia el nordeste. Por la tarde se formarán nubes de evolución en entornos montañosos, así como en zonas de la meseta Norte y del este de la meseta Sur. Foto: REUTERS/Jaimi Joy

Carreteras cortadas, casas dañadas y más de 400 rescates. En esta difícil situación se encuentra Texas, en Estados Unidos, debido a las fuertes lluvias de los últimos días que han provocado importantes inundaciones. A muchos ciudadanos les ha pillado por sorpresa pese a que están acostumbrados a avisos de este tipo en la región. Se esperan más inundaciones en el centro y el este de Texas, según medios estadounidenses, por lo que se teme que este temporal acabe pareciéndose al huracán Harvey de 2017, que dejó lluvias históricas y daños incalculables. Foto: Houston Chronicle via AP

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este domingo, precipitaciones, ocasionalmente acompañadas de tormenta en el tercio noroeste peninsular, meseta Norte y Pirineos, que pueden ser localmente fuertes en el oeste de Galicia y sin descartar lluvias débiles en otras zonas. La Península seguirá expuesta a la circulación atlántica, con frentes entrando desde el noroeste, que dejarán cielos nubosos o cubiertos en la mayor parte de la mitad noroeste, extendiéndose la nubosidad al resto durante la segunda mitad del día. 

Foto: EFE/Kai Försterling

En España, las anomalías climáticas han afectado al campo. El tiempo inestable de principios de mayo ha dejado heladas las viñas de La Manchuela, entre Cuenca y Albacete, justo cuando acababan de brotar los granos de uva. Al mismo tiempo, las heladas sumadas a una tormenta de pedrisco han arrasado estos días los viñedos de Huesca, en Aragón. Una quinta parte de la superficie de la denominación de origen Somontano ya se ha dado por perdida. La noche del sábado, en solo 20 minutos, el granizo arrasó 300 hectáreas. Por otro lado, las heladas y el granizo caídos la semana pasada en Murcia y en el Valle del Ebro también afectaron a los árboles, tirando los frutos al suelo. Pese a las buenas perspectivas iniciales por la lluvia, los productores prevén que la cosecha de fruta de verano será menor.

Las fuertes lluvias que azotan el país han provocado más de 200.000 afectados y 170 personas fallecidas. Uno de los lugares peor parados ha sido la ciudad de Mai Mahiu, donde al menos 45 kenianos han muerto y 110 han resultado heridos. Al principio, las autoridades creían que las inundaciones fueron causadas por la rotura de una presa, pero después determinaron que un corrimiento de tierra obstruyó una vía fluvial que ocasionó una riada que arrasó todo a su paso. El Gobierno de Kenia ha creado un gabinete de crisis para buscar medidas urgente para ayudar a las víctimas de la crisis climática.

Ríos y rieras bajan con más alegría en Cataluña después de que ayer fuera el día más lluvioso de los últimos tres años. En los municipios de l'Empordà que se encuentran en la fase más restrictiva de emergencia, esta agua les ha dado un respiro. Sin embargo, en algunas áreas como en Viladecans, los campos no han podido absorber los 125 litros por metro cuadrado acumulados en tan solo un día. De hecho, aquí ya ha llovido más este año que en todo el 2023. 

Se han activado las alertas por lluvia en Cataluña por las precipitaciones que han caído en estas últimas 24 horas. Se han llegado a acumular más de 100 l/m² en varios municipios cercanos a la ciudad de Barcelona. El río Llobregat y sus afluentes han superado los límites de peligro y se han activado también alertas por inundaciones. Según los expertos, este ha sido el día más lluvioso en los últimos dos años y medio, y un bálsamo para contrarrestar los efectos de la sequía en la Ciudad Condal.

FOTO: Lorena Sopêna / Europa Press

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este domingo una bajada ligera de las temperaturas, además de cielos nubosos en casi todo el país, salvo en el suroeste, y precipitaciones especialmente intensas en Cataluña y Baleares. En el archipiélago canario se esperan cielos nubosos o con intervalos de nubes, con posibles lluvias en el norte y en el interior de las islas montañosas. Las cotas de nieve estarán entre los 1.000-1.400 metros en el noroeste, entre los 1.200-1800 metros en el centro y entre los 1.600-2.000 metros en el tercio oriental de la Península. Foto: EFE/ Raquel Manzanares

Las temperaturas se han desplomado prácticamente en toda España. La confederación hidrográfica del Ebro ha advertido de posibles crecidas de los ríos en Lleida y Huesca. En Seira han caído 56 litros por metro cuadrado y en Cerler han alcanzado rachas de viento de 145 kilómetros por hora. Un viento que también ha soplado en el Cantábrico. La manga corta se ha quedado debajo de los abrigos durante estos días.

Foto: Un hombre acompañado de su perro recorre bajo la lluvia el anillo verde de Vitoria (EFE/L. Rico)

La influencia de una borrasca atlántica dejará este sábado precipitaciones en buena parte de la Península y Baleares, más fuertes o persistentes en el Cantábrico occidental y Pirineos, con la cota de nieve en los 900 metros en el noroeste y un descenso de temperaturas, salvo algunas zonas del Levante y Cantábrico oriental. Las precipitaciones serán poco probables en el extremo sureste peninsular y oeste de Andalucía, mientras en Canarias se registrarán probables precipitaciones ocasionales en el norte e interiores de las islas de mayor relieve, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Foto: Getty Images

La llegada de una borrasca atlántica dejará un episodio de lluvias en España, que afectará principalmente al noroeste peninsular, Cataluña y a las Baleares. Se prevén unas condiciones atmosféricas similares a la de Semana Santa, con una zona de bajas presiones sobre la península, junto a unas temperaturas frescas, aunque normales para esta época del año.

Foto: Una persona camina bajo la lluvia junto a la playa de El Sardinero en Santander (EFE/Pedro Puente)

La tregua de las lluvias llega a su fin. En las próximas horas, una borrasca atlántica entrará por Galicia y aumentará la inestabilidad en la península. Se espera un fin de semana de chubascos muy repartidos y que podrán ir acompañados de tormentas. Esta nueva borrasca también traerá nuevas nevadas a zonas de montaña y volverán a bajar las temperaturas, estando dentro de los parámetros para la época del año.