Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba
  • Se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y las Naciones Unidas han puesto el foco en la desertificación
  • La sequía, la agricultura comercial, el abandono de tierras o la concentración de actividad en las zonas costeras son las causas principales

Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano (NCC). Emitimos nuestra colaboración semanal con la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI). Se trata de un espacio semanal dedicado al conocimiento que visibiliza acontecimientos de trascendencia científica, tecnológica, educativa y académica realizados por sus protagonistas en Iberoamérica. En esta entrega, entre otros temas, recordamos la historia de lucha de las Madres de la Plaza de Mayo.

Ríos y rieras bajan con más alegría en Cataluña después de que ayer fuera el día más lluvioso de los últimos tres años. En los municipios de l'Empordà que se encuentran en la fase más restrictiva de emergencia, esta agua les ha dado un respiro. Sin embargo, en algunas áreas como en Viladecans, los campos no han podido absorber los 125 litros por metro cuadrado acumulados en tan solo un día. De hecho, aquí ya ha llovido más este año que en todo el 2023. 

Se han activado las alertas por lluvia en Cataluña por las precipitaciones que han caído en estas últimas 24 horas. Se han llegado a acumular más de 100 l/m² en varios municipios cercanos a la ciudad de Barcelona. El río Llobregat y sus afluentes han superado los límites de peligro y se han activado también alertas por inundaciones. Según los expertos, este ha sido el día más lluvioso en los últimos dos años y medio, y un bálsamo para contrarrestar los efectos de la sequía en la Ciudad Condal.

FOTO: Lorena Sopêna / Europa Press

Fede Cardelús entrevista a Beatriz Larraz, directora de la Cátedra del Tajo UCLM-Fundación Soliss, un proyecto que tiene como objetivo la recuperación y la mejora del estado ecológico y químico del río Tajo y sus afluentes. 

Las lluvias han tenido un efecto bálsamo en los embalses de España. Se han llenado algunos y eso ha aliviado a municipios que sufrían restricciones de agua. Los vecinos de los pueblos de norte de la provincia de Córdoba han sido los que han soportado con mayor dureza la sequía en Andalucía. Unas 80.000 personas llevan un año recibiendo agua potable de camiones cisternas, ya que en los grifos de sus hogares no sale ni una gota. Sin embargo, su situación podría cambiar en breve. El pantano de Sierra Boyera, del que dependían, está ya al 70% de su capacidad.  

Tras las intensas lluvias caídas durante la Semana Santa, los datos hablan de una mejora en la situación de los embalses frente a la sequía. La pregunta ahora es si el agua será suficiente para aliviar la situación o solo es un respiro temporal. Este marzo ha sido uno de los cuatro más lluviosos del siglo XXI. Han caído 120 litros en el conjunto de España, pero con zonas del centro y el suroeste peninsular que han recogido el triple de lo habitual y otras de la vertiente mediterránea que no han llegado a la mitad. No obstante, los expertos piden prudencia.

El temporal de Semana Santa ha complicado las vacaciones a muchos. Sin embargo, las intensas precipitaciones han servido para que las zonas que estaban más comprometidas por la sequía mejoren, como es el caso de Cataluña y Andalucía. En solo una semana, las reservas de agua han subido 13 puntos en la Cuenca del Guadalquivir y este lunes están al 43% de su capacidad. Un dato muy destacado debido a que no superaban el 40% desde la primavera de 2021. En el caso catalán, el paso de la borrasca Nelson no ha llenado los embalses, que siguen en un nivel bajo, pero sí ha supuesto un alivio, especialmente los del interior de Barcelona y Girona. En las últimas 3 semanas han subido un punto y medio de media y se encuentran ahora por encima del 16% de su capacidad.

Las últimas precipitaciones no han evitado los estragos que la sequía ha provocado en los viñedos de Penedès, Cataluña. Los viticultores de la zona están preocupados, ya que en la última vendimia la uva se redujo a la mitad. Como consecuencia, el sector vitivinícola calcula que están en peligro un tercio de las treinta mil hectáreas de viñedos de la comarca. Y por primera vez, se están planteando regar los viñedos, un cultivo de secano.

En Las Mañanas de RNE, hablamos con Jéssica Albiach, líder de los Comunes en el Parlament y candidata a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones catalanas. Los Comunes no apoyaron los Presupuestos de la Generalitat para 2024, por discrepancias sobre el macrocasino Hard Rock. Tampoco han dado su apoyo a las cuentas del ayuntamiento de Barcelona. Albiach critica las condiciones que puso el Partido Socialista para la aprobación de estos Presupuestos: una autopista, la ampliación del aeropuerto del Prat y la aprobación de un plan urbanístico para construir el gran casino Hard Rock: "Un Eurovegas a la catalana", explica.

Sobre una posible negociación de ERC con el Gobierno sobre el referéndum de independencia, como ha dicho Marta Rovira en las últimas horas, Albiach afirma desconocerlo y señala que estos días de campaña "unos van hacia adelante y otros van hacia detrás". La líder de los Comunes cree que su formación lleva el mismo programa de siempre y que existe una cuestión de "centrar mucho las prioridades". Albiach considera que "Cataluña ahora mismo tiene varias urgencias imprescindibles: la sequía y el acceso a la vivienda". Cree la líder de los Comuns que el Gobierno de la Generalitat "lleva demasiados años dedicado a otras cosas y no centrado en las necesidades de la gente" y lo primero que tiene que hacer "es construir vivienda pública" y en la importancia de centrar los esfuerzos en un reparto de agua.

Los Comunes “confían mucho” en la mesa de diálogo y señala Albiach que ahora mismo tiene que llevar a cabo “tres cosas básicas”: “Culminar la ley de amnistía y aplicarla en cuanto se apruebe, reformar el sistema de financiación que está caducado desde hace años y que no se ajusta a las necesidades que existen en Cataluña, e introducir el catalán en las instituciones Europa”.

Dos de nuestros principales destinos turísticos, Cataluña y Andalucía, se enfrentan a un verano con falta de agua y restricciones en su consumo. El sector lleva aplicando desde hace años medidas para ahorrar agua en sus instalaciones, pero falta concienciación. Cuando viajamos derrochamos mas agua que en nuestros hogares. Desde el punto de vista de la edificación hay sistemas que utilizan las aguas de la lluvia, y que actualmente se pierden en un 80 por ciento. Otros, como el aprovechamiento de las aguas grises en las cisternas ni se plantean. Para el uso de las piscinas se ha disparado la contratación de desaladoras, con el coste energético y ambiental que suponen.

Leandro del Moral, catedrático de Geografía Humana en la Universidad de Sevilla y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua, ha estado en Las Mañanas de RNE para analizar la situación de sequía en la que aún se encuentra parte del país. Si bien las lluvias de los últimos días dan motivos para ser un poco más optimistas, Del Moral advierte que la situación ha sido peor en las zonas que más lo necesitan, como Cataluña, Andalucía, y las cuencas del Guadalete-Barbate y del Segura. “El Segura ha declarado sequía extraordinaria, se sitúa en emergencia justamente el día de hoy”, explica el catedrático.

Del Moral menciona que siguen existiendo los problemas habituales por parte de las administraciones: “En algunas zonas hay un exceso de demanda de regadío que no solamente no se ha sabido o no se ha podido controlar en los últimos 10 años, sino que ha aumentado”, expone el catedrático. Destaca que hay algunos lugares en los que se han hecho esfuerzos en abastecimiento, que es un 10% del consumo de agua. Eso hace que las mejoras que se han producido, sobre todo en grandes poblaciones, incidan poco en el balance total. "En el caso de Cataluña ha fallado la aplicación de una buena planificación que existía", afirma. "La sequía está siendo más fuerte y más prolongada de la que conocíamos anteriormente".

El catedrático de Geografía Humana defiende que habría que intervenir en el sector agrario, ya que es el que más agua consume, siendo el 80% del total. Si bien, hay que hacerlo con equidad y sin perder de vistas las buenas prácticas en otros sectores: “No se puede tratar con las mismas medidas al pequeño y al mediano agricultor […] que a la gran empresa que ya no es tradicional”, defiende.