Enlaces accesibilidad

Los usuarios pueden fraccionar los pagos si han sufrido retrasos en la factura de la luz, según la CNMC

  • Recuerda también que la comercializadora tiene el deber de proponer al cliente la posibilidad de aplazar el pago
  • Las comercializadoras deben evitar cobrar cantidad alguna sin avisar previamente a sus clientes

Por
Imagen de una factura de la luz
Imagen de una factura de la luz GETTYIMAGES

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha reconocido este martes el derecho de los consumidores a fraccionar el pago de las facturas de la luz cuando se hayan sufrido retrasos o faltas de factuación, situación que ha ocurrido a miles de consumidores desde antes del pasado verano. 

El organismo presidido por Cani Fernández ha aprobado el acuerdo por el que contesta a las consultas relativas a la ausencia o los retrasos de facturación por parte de las empresas distribuidoras o comercializadoras.

En concreto, en su acuerdo, la CNMC destaca este derecho de los consumidores, cuando la distribuidora es la responsable del retraso o la falta de emisión de facturas, al igual que sucede con los errores en el equipo de medida (contador) o los de tipo administrativo, que está reconocido en la normativa -el Real Decreto 1955/2000, de 1 de diciembre-.

La compañía debe proponer aplazar el pago

La CNMC recuerda también que la comercializadora, tiene el deber de proponer al cliente la posibilidad de aplazar el pago y poner todos los medios a su alcance y promover que el cliente solicite el fraccionamiento de la deuda en mensualidades si así lo desea. 

Por otra parte, una vez solucionado el problema que les impide facturar con normalidad, las comercializadoras deben evitar cobrar cantidad alguna sin avisar previamente a sus clientes y cerciorarse de que estos han recibido el aviso y han comprendido sus términos, señala el regulador.

La conclusión llega después de que la CNMC haya estado analizando estas situaciones en el retraso de la facturación desde el segundo semestre del año pasado y haya estado en contacto con los distintos agentes afectados. 

El problema se arrastra desde antes del verano

En concreto, los problemas se han producido porque determinadas distribuidoras de energía eléctrica no han enviado a las comercializadoras las lecturas correspondientes al consumo de cada cliente, por lo que al no disponer de los datos de consumo, las comercializadoras afectadas tampoco han podido emitir las facturas finales a sus clientes con todos los importes.

Durante estos meses, el regulador ha realizado numerosas consultas y reclamaciones de comunidades autónomas, comercializadoras, asociaciones de comercializadoras, consumidores, asociaciones de consumidores, asesores energéticos y del Defensor del Pueblo, relacionadas con clientes que llevaban varios meses sin recibir sus facturas eléctricas.

En muchos casos, los consumidores mostraban una gran preocupación por el aumento de la deuda contraída con su compañía eléctrica y por la imposibilidad económica de hacer frente a los pagos una vez normalizada la situación.

Noticias

anterior siguiente