Enlaces accesibilidad

El Supremo declara responsable a Volkswagen España por la manipulación de emisiones del "diéselgate"

  • Condena a la compañía a indemnizar con 500 euros a un afectado para responder de los daños y perjuicios derivados
  • El grupo incluyó un software para reducir las emisiones reales de los motores diésel de la familia EA 189 durante la inspección

Por
Trabajadores de Volkswagen con mascarilla
Trabajadores de Volkswagen con mascarilla. EFE/EPA/MARIO CRUZ

El Tribunal Supremo ha acordado que Volkswagen Audi España, filial del grupo automovilístico, indemnice por daños morales a un afectado por la manipulación de los motores diésel de la familia EA 189, el caso "dieselgate", al entender que la distribuidora asume en España la responsabilidad de su matriz. 

En una sentencia conocida este martes, el Pleno de la sala de lo Civil ha insistido en que la distribuidora estaba participada indirectamente en un 100 % por Volkswagen, y además había enviado una carta a sus clientes en la que reconocía la incidencia, que afecta a 11 millones de vehículos en todo el mundo, y les ofrecía solucionarla a través de sus servicios oficiales. "Los términos de esta comunicación eran expresión de su asunción de responsabilidad como fabricante y generaron en los destinatarios tal confianza". 

Indemnización de 500 euros

Por ello, ha condenado a la empresa a indemnizar al afectado con 500 euros con los intereses desde la fecha de la sentencia, una cantidad muy inferior a la reclamada por el demandante por los daños morales: 11.376. La Sala considera esa cantidad exigida "manifiestamente desproporcionada" puesto que, por el tiempo transcurrido entre la adquisición y el descubrimiento del fraude,  el vehículo había consumido ya "una parte considerable de su vida útil".

En cualquier caso, el Supremo sí ha calificado el incumplimiento como "intencionado, doloso", por lo que Volkswagen Audi España "debe responder de todos los daños y perjuicios derivados, incluidos los morales". Como daños morales, la sentencia ha citado "la incertidumbre y el desasosiego" provocado por el escándalo público y sus consecuencias inciertas, como posibles penalizaciones fiscales, las restricciones de acceso a determinadas áreas urbanas reguladas según las emisiones, etc. 

Finalmente, se ha desestimado la demanda contra el concesionario que vendió el vehículo, al no acreditarse que este "conociera siquiera la instalación del dispositivo, no le atribuye intencionalidad, ni le imputa responsabilidad por los daños morales. 

El escándalo del diesel  

En septiembre de 2015, unos estudios llevados a cabo en Estados Unidos descubrieron que el Grupo Volkswagen había incluido en los motores diésel de la familia EA 189 un software que alteraba a la baja las emisiones del vehículo cuando éste detectaba que estaba siendo sometido a una inspección en los rodillos de un laboratorio.

Desde entonces, el grupo automovilístico alemán ha tenido que hacer frente a las reclamaciones de millones de consumidores en Europa y se han abierto múltiples causas en los tribunales. En el país norteamericano, indemnizó a los afectados y, en Alemania, la justicia también ha fallado contra la compañía que deberá abonar a los usuarios una compensación. La Audiencia de Braunschweig ha procesado al expresidente del grupo Martin Winterkorn por un presunto delito de fraude.

Noticias

anterior siguiente