Enlaces accesibilidad

El Pazo de Meirás abre sus puertas este fin de semana como propiedad del Estado tras un largo debate sobre su titularidad

Noticia   Crónicas  

  • Las Torres de Meirás, creadas por la escritora Emilia Pardo Bazán, fueron un "regalo" de las autoridades coruñesas al dictador
  • El Pazo fue declarado Bien de Interés Cultural en 2008 por la Xunta y los herederos de Franco tuvieron que permitir visitas
  • Este miércoles preestreno del reportaje, "La Memoria de Meirás", a las 20.00 en RTVE.es y estreno en La 2 a las 23.40

Por
La memoria de Meirás

El último fin de semana de este mes de junio será recordado por muchos sadenses (de Sada, en A Coruña) como aquel en el que pudieron, con cita previa, visitar los jardines del Pazo de Meirás, pero sin la familia del dictador Francisco Franco ocupando sus estancias. Este fin de semana, el público podrá visitar sus jardines después de 82 años en manos de la familia Franco.

 Una sentencia de un Juzgado de A Coruña, en septiembre de 2020, obligaba a sus hasta entonces propietarios, a devolver el Pazo al Estado, al que tendría que haber pertenecido desde el momento de la muerte del dictador. Como afirma Anxo Quintana, exvicepresidente de la Xunta de Galicia cuando el Pazo se declaró Bien de Interés Cultural en 2008, "con la recuperación para el patrimonio público del Pazo de Meirás, lo que se está poniendo encima de la mesa es otra interpretación de las cosas". 

 El Pazo de Meirás abre sus puertas como propiedad del Estado

El Pazo de Meirás abre sus puertas como propiedad del Estado CRÓCINAS

Los avatares de la Historia, y sobre todo, la pervivencia de una dictadura que fue cambiando su "modus operandi" con los años, hicieron posible que una propiedad "regalada" a Franco por las autoridades coruñesas con ambiciones dentro del Régimen, y financiada con aportaciones obligatorias de muchos gallegos y gallegas, pasará a formar parte del patrimonio privado de la familia Franco durante más de ochenta años.

Septiembre de 2020: el Pazo de Meirás es de titularidad pública

Pero para buscar los orígenes del llamado Pazo de Meirás tenemos que remontarnos hasta finales del siglo XIX, a 1893, cuando la escritora Emilia Pardo Bazán inicia las obras para la construcción de lo que ella llamaba Torres de Meirás, edificadas junto a lo que fue la antigua Granja o pazo familiar.

Casa Museo de Emilia Pardo Bazán en A Coruña

Casa Museo de Emilia Pardo Bazán en A Coruña CRÓNICAS

En 1908, Emilia empezó a usar el título de Condesa de Pardo Bazán, que le había otorgado Alfonso XIII. Y si hay alguien que se mereciera el nombre de Señora de Meirás, sería ella, Doña Emilia. Una mujer adelantada a su tiempo en muchos aspectos, y también llena de contradicciones; que despertó por igual amores y odios, y que a nadie dejó indiferente. "El hecho de que la señora de Meirás pues fuese la mujer de Francisco Franco, del dictador, y no Emilia Pardo Bazán, solo lo puedo definir como una 'usurpación'". Así se manifiesta Marilar Aleixandre, académica de la Real Academia Gallega (RAG) y estudiosa de la figura de Pardo Bazán.

La Junta Pro Pazo del Caudillo, creado para comprarlo con donaciones

Fue en plena Guerra Civil, en 1938, cuando varios alcaldes y otras autoridades coruñesas buscan un lugar, un regalo para el Caudillo y jefe de todos los Ejércitos, para que pueda pasar las vacaciones en Galicia. Y eligen el Pazo de Meirás, propiedad en ese momento de la nuera y única heredera de la escritora Emilia Pardo Bazán. Para financiar la operación, crearon la Junta Pro Pazo del Caudillo, en cuyo nombre se exigirán pagos y aportaciones a pueblos y vecinos. Unos años después, Francisco Franco firmará un nuevo contrato de compraventa.

Según la Sentencia de 2020, la propiedad fue donada a Franco en su calidad de jefe del Estado y no a título particular; y la operación de compraventa posterior fue una "simulación" con el único objetivo de inscribir la finca a su nombre.

Pero en la herencia de la familia Franco no solo está en cuestión el Pazo y su contenido. Otros lugares, que se fueron sumando al patrimonio de la familia durante la dictadura, también son objetivo de reivindicaciones. El más llamativo es la Casa Cornide, un palacio del siglo XVIII en la Ciudad Vieja de A Coruña. Fue propiedad de uno de los grandes ilustrados de Galicia, José Andrés Cornide; donado al Ayuntamiento por su familia, tuvo distintos usos, e incluso se proyectó en él un nuevo Conservatorio de Música para la ciudad. En 1962, salió a subasta pública; y, su comprador no fue otro que Pedro Barrié de la Maza, hombre de confianza del dictador Franco.

Tres días después de adquirir la Casa Cornide, Barrié de la Maza se la vendió a Carmen Polo de Franco por un precio irrisorio. Los hechos casi hablan por sí solos. Para Emilio Grandío, autor del Informe histórico para la recuperación de la Casa Cornide, durante la dictadura "se van depurando los métodos de paso de lo público a lo privado". En el caso de Casa Cornide, 20 años después del "regalo" del Pazo, "entran en juego mucho más instituciones públicas. Porque lo público, era la dictadura…".

Varias demandas para devolver al Estado algunos de los bienes en propiedad de la Familia Franco siguen su curso en los Tribunales. El programa Crónicas se acerca a las distintas "memorias" del Pazo de Meirás: la de su creadora, la de su función durante la dictadura, y la de las numerosas reivindicaciones desde la sociedad para "devolver ao pobo o que é do pobo".

Noticias

anterior siguiente