Enlaces accesibilidad

Bielorrusia habla de "guerra económica" y rememora el pasado nazi de Alemania

  • Desde Minsk consideran "destructivas" las nuevas sanciones recibidas por la Unión Europea, Reino Unido, EE.UU. y Canadá
  • El anuncio de las sanciones ha coincidido con el 80º aniversario del inicio de la invasión de la URSS por el Tercer Reich

Por
Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia
Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia REUTERS

La respuesta de Bielorrusia a las sanciones impuestas el pasado lunes por la Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá no se ha hecho esperar. Desde Minsk consideran que son "destructivas" y "rozan la declaración de guerra económica" o más.

El aterrizaje forzoso en la capital bielorrusa del avión de Ryanair en el que viajaba el periodista opositor Román Protasevich hace casi un mes ha motivado la aplicación de medidas restrictivas por parte de la UE sobre 166 personas y 15 empresas relacionadas con la crisis política. Tienen prohibido viajar o transitar por la Unión Europea y también están sometidas a una congelación de los activos que tengan en el club comunitario.

"Hemos dicho repetidamente que las sanciones perjudican los intereses de los ciudadanos, que son contraproducentes y viciosas. Sin embargo, estas acciones destructivas deliberadas continúan", ha reprochado este martes el Ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso en un comunicado.

El ministerio también ha denunciado "acciones hostiles" y "presiones sobre un Estado soberano" y ha llegado a burlarse de las declaraciones occidentales: "parecen una parodia de la lógica y el sentido común".

80º aniversario del inicio de la invasión de la URSS por el Tercer Reich

El anuncio de las últimas sanciones impuestas ha coincidido con el 80º aniversario del inicio de la invasión de la URSS por el Tercer Reich, lo que ha provocado mayor resquemor en Minsk, que lo ha utilizado para lanzarle un dardo a Alemania.

"No esperábamos que Alemania también participara en esta conspiración colectiva", ha declarado el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko. "No se esperaba de aquellos cuyos antepasados habían matado a uno de cada tres bielorrusos e impedido el nacimiento de millones de niños", ha reprochado.

80 años de la Operación Barbarroja: la invasión nazi de la Unión Soviética

"Han pasado 80 años, ¿y qué? ¿Qué es esto, una nueva guerra caliente?", preguntó Lukashenko. "¡Mira! ¿No es simbólico? En la noche pusieron sanciones, sanciones económicas contra nuestro pueblo y nuestras empresas. La noche del 22 de junio", continuó.

El posible efecto de las sanciones

Junto con las sanciones individuales, los europeos han decidido golpear importantes fuentes de ingresos bielorrusos al detener las importaciones de productos petrolíferos y ciertos tipos de potasa, así como las exportaciones de productos para las fábricas de tabaco bielorrusas.

La UE también va a reforzar su embargo de armas, prohibirá la venta de productos de doble uso y equipos de vigilancia, y cualquier nuevo préstamo bancario al régimen bielorruso.

"Se trata de medidas que afectarán masivamente a Bielorrusia y a los ingresos del Estado", dijo el lunes el jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, en una reunión de ministros de Exteriores europeos. "Tengo muchas ganas de preguntarle al Sr. Maas (...). ¿Quién es usted? ¿Un alemán arrepentido ayer o un heredero de los nazis?", ha reaccionado este martes Alexander Lukashenko.

Aunque los productos petrolíferos y la potasa figuran entre las principales exportaciones de Bielorrusia, los 27 Estados miembros de la UE no figuran entre los principales clientes de estos productos. Más de 30 años después de la disolución de la URSS, la economía bielorrusa sigue estando en gran medida bajo control estatal y depende de Rusia, principal aliado y acreedor de Minsk.

Noticias

anterior siguiente