Enlaces accesibilidad
EE.UU.

EE.UU. da un primer paso para limitar el uso de la fuerza de sus presidentes contra posibles enemigos

  • Esta capacidad recae constitucionalmente sobre el Congreso, pero se trasladó a la Presidencia tras los ataques del 11S
  • El Senado podría comenzar a considerar la medida la próxima semana

Por
Cúpula del edificio del Capitolio de los EE.UU.
Cúpula del edificio del Capitolio de los EE.UU. Eric BARADAT / AFP

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha anulado este jueves con el apoyo del Partido Demócrata y el Partido Republicano, así como el del presidente estadounidense, Joe Biden, una legislación aprobada en 2002 que permite el uso de la fuerza en Irak, lo que supone un primer paso para limitar el poder de los mandatarios del país para usar la fuerza contra posibles enemigos.

Esta capacidad, constitucionalmente, recae sobre el Congreso de Estados Unidos, pero tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 se trasladó parcialmente a la Presidencia.

La ley siguió en vigor incluso después de que Estados Unidos se retirara de Irak y ha sido empleada por diferentes presidentes, entre ellos Barack Obama y Donald Trump, para atacar a grupos terroristas en Irak.

Algo que se esperaba "desde hace tiempo"

La legislación dio un mayor poder al presidente de Estados Unidos por ser comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y en 2002 autorizó al entonces mandatario George W. Bush a tomar las acciones que considerara "necesarias y apropiadas" para defender la seguridad nacional de su país frente a la amenaza que suponía Saddam Hussein.

El apoyo a esta ley ha disminuido con el paso de los años, especialmente entre los demócratas, que creen que el Congreso debe reclamar el poder que le da la Constitución para declarar la guerra.

En enero de 2007 el presidente de EE.UU. George W. Bush cambia de estrategia y de tono sobre la guerra de Irak. Anuncia que envía 20.000 soldados más pero ya no habla de quedarse en Irak hasta la victoria.

"Esto es algo que se esperaba desde hace tiempo", ha afirmado la demócrata Barbara Lee, promotora de la iniciativa, antes del voto en la Cámara Baja. "Es responsabilidad del Congreso autorizar el uso de la fuerza y esa autorización no pueden ser cheques en blanco que cada Administración use como mejor le parezca", ha añadido.

El balón, en el tejado del Senado

Después de la revocación del proyecto de ley en la Cámara Baja, el balón está ahora en el tejado del Senado, que podría comenzar a considerar la medida la próxima semana.

Aunque la ley de 2002 finalmente se derogue, seguirá todavía en vigor otra aprobada en 2001 para autorizar la invasión en Afganistán y que ha sido empleada por todos los presidentes estadounidenses para justificar ataques contra grupos terroristas en todo el mundo, entre ellos Estado Islámico.

Noticias

anterior siguiente