Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

El asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 es un suceso difícil de olvidar dentro de la historia reciente en EE. UU. Un discurso incendiario de Donald Trump sobre un supuesto fraude electoral tras enfrentarse a Biden en las urnas sirvió como mecha de una manifestación que terminó de la peor forma posible. 

Cientos de simpatizantes del ya expresidente irrumpieron de forma violenta en el Capitolio. Portando armas de todo tipo, interrumpieron la sesión del Congreso y sembraron el caos a su paso.

Un año después, la herida sigue abierta. La división entre republicanos y demócratas es palpable y centenares de procesos tratan de ajusticiar a los culpables materiales e intelectuales de lo sucedido, estrechando cada vez más el cerco sobre Trump.

Finalmente el presidente de los EEUU sufre un revés algo más leve en las elecciones a varios estado. Los demócratas han perdido Virginia, pero a última hora han vencido por la mínima en Nueva Jersey. Pese a todo, es un mal aniversario para el presidente que ha visto como cae su popularidad por decisiones como la retirada de Afganistán o los complejos equilibrios políticos para sacar adelante en el Congreso alguno de sus proyectos. Informa el corresponsal en Washington, Fran Sevilla.

Cuando Joe Biden aterrizó en Washington, a su vuelta de Europa, ya sabía que era una de las peores noches de su presidencia. A esa hora el candidato demócrata, Terry McAuliffe, había perdido Virginia. Se votaba en varios puntos del país, pero los dos partidos estaban atentos a este estado y se tomaron Virginia como una prueba de fuego. El candidato republicano a gobernador, Glenn Youngkin, un empresario recién llegado a la política, encontró la fórmula mágica: hablar de los colegios, de la libertad de los padres y hacer campaña sin Trump, pero sin molestarlo. El expresidente lo apoyaba a distancia y él consiguió atraer a trumpistas y a conservadores moderados. Muchas mujeres que hace un año votaron a Biden esta vez le han dado la espalda a los demócratas.

FOTO: EFE / POOL / KEN CEDENO

La derrota de los demócratas en Virginia ahonda en el mal momento de Joe Biden que, un año después de su victoria electoral, ve como su popularidad está en los niveles más bajos desde que llegó a la Casa Blanca. La salida de Afganistán y la imposibilidad de llevar a cabo las reformas sociales más ambiciosas de su programa por discrepancias dentro de su propio partido son las principales causas del mal momento del presidente. El decano de la UNE y profesor de Política Exterior de Estados Unidos en la Escuela Diplomática, Gustavo Palomares, cree que Biden debería extraer lecciones de la derrota en Virginia. “Es un toque de atención de los sectores populares a Biden. Ese apoyo puede ser determinante para su reelección, igual que ya lo fue para su victoria”, ha explicado Palomares, que cree que una de las herramientas de Biden para superar el mal momento puede ser un Plan Nacional de Empleo que reinvierta en las clases medias y populares. Palomares cree que la mejor baza para los republicanos para las próximas elecciones sigue siendo Trump. “Es triste decirlo, pero no veo a otro candidato que asegure la cantidad de votos que consiguió Trump”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha sufrido un duro revés en su primer test electoral desde que llegó a la Casa Blanca. El candidato de los demócratas a gobernador de Virginia, Terry Mcauliffe, ha sido derrotado por el republicano Glen Youngkin, quien ha remontado en el último mes la considerable desventaja que le daban las encuestas. Los demócratas pierden así la elección a gobernador que habían ganado en las dos anteriores contiendas en un estado, Virginia, en el que hace sólo un año Biden logró una amplia victoria sobre Trump.

La Cámara de Representantes ha aprobado por 254 a favor y 175 en contra el proyecto de ley para evitar el cierre de la Administración, que se quedaría sin fondos. Se trata de una prórroga hasta el próximo mes de diciembre. Se impide así que se produzca el cierre administrativo que hubiese dejado sin trabajo a miles de funcionarios en EE.UU. Informa el corresponsal en Washington, Fran Sevilla.

  • El presidente de Estados Unidos se ha dirigido por primera vez en su mandato a las dos cámaras del Congreso
  • Biden ha defendido un ambicioso proyecto de gobierno social y con fuertes inversiones
  • Afirma que EE.UU. crecerá al mayor ritmo en cuatro décadas y pide a todos los ciudadanos que se vacunen

El mandato del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cumple este jueves 100 días, y en poco más de tres meses, la imagen de la principal potencia del planeta ha cambiado por completo con los pasos que ha dado el nuevo inquilino de la Casa Blanca para acabar con el legado del republicano Donald Trump, devolviendo al país al Acuerdo de París y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como con dos principales logros: el plan de vacunación contra la COVID-19 y el impulso económico de 1,9 billones de dólares. Durante este periodo, la presidencia de Joe Biden no ha estado libre de problemas y uno de sus mayores retos ha sido la inmigración. En marzo, Estados Unidos registró la mayor cifra de migrantes indocumentados detenidos en la frontera con México en 20 años y el número de menores que llegaron solos se incrementó hasta un 100% respecto al mes anterior. Además, el presidente demócrata ha comenzado sus cuatro años en la Casa Blanca con tensiones con Rusia y China, y tampoco ha logrado la unidad de Estados Unidos, uno de sus objetivos desde la campaña.

Las imágenes que habíamos visto del asalto al Capitolio estaban grabadas desde el exterior o por los propios asaltantes. En el juicio político contra Trump los demócratas han mostrado las de las cámaras de seguridad del edificio, que dan una idea más clara de lo grave que fue el asalto y de las consecuencias que pudo tener. Los senadores dicen sentir enfado y escalofríos al revivir el asalto, pero no hay ninguna señal de que esto vaya a convencer a más republicanos de cambiar su voto y condenar a Trump.

El juicio político al expresidente estadounidense Donald Trump, acusado de incitar a una insurrección por su papel previo al asalto al Capitolio el 6 de enero, ha comenzado este martes con un debate de cuatro horas en el que se ha evaluado si el proceso es constitucional, algo que después ha sido votado por los miembros de la Cámara Alta.

Los senadores han aprobado, con 56 votos a favor --tan solo seis de ellos de republicanos-- y 44 en contra, que el proceso contra el exmandatario es constitucional, dando el pistoletazo de salida al impeachment, que tanto demócratas como republicanos quieren que sea más rápido que el de hace apenas un año.

Los demócratas también han mostrado un vídeo que relaciona imágenes de los disturbios en la sede de las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos con fragmentos del discurso que ofreció Trump ese mismo día ante cientos de sus seguidores y en el que se le escucha decir “pelear a muerte” y “vamos al Capitolio”.

Se trata del segundo impeachment al que se enfrenta el magnate neoyorquino y el cuarto juicio político a un presidente de Estados Unidos.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez ha revelado durante una intervención en directo en su cuenta de 'instagram live' que fue víctima de una agresión sexual.

Ocasio-Cortez, visiblemente emocionada, ha revelado el suceso que había vivido mientras narraba en directo el trauma que le produjo el pasado 6 de enero contemplar el asalto al Capitolio estadounidense por grupos de seguidores radicales de Donald Trump.

"Soy una superviviente de una agresión sexual. Y no le he dicho eso a mucha gente en mi vida", ha manifestado. Para la congresista por Nueva York las dos situaciones, tanto la del asalto sexual del que fue víctima como la del que sufrió el capitolio, le supusieron un trauma, a pesar de que entre ambos hechos no hubo relación.

El senador demócrata Bernie Sanders dio mucho que hablar en las redes sociales y fuera de ellas por su atuendo en la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Prefirió el "ande yo caliente, ríase la gente" a la ropa de gala, y apareció con una parka y unas llamativas manoplas de lana que le convirtieron, al momento, en carne de memes. Pero él, una vez más, no se vino abajo y usó su peculiar imagen para crear camisetas con cuya venta ha logrado casi dos millones de dólares. Dinero que destinará, ha asegurado, a los más necesitados de su estado, Vermont, donde se tricotaron sus guantes.

En el informativo 24 horas hablamos con Juan Verde, exasesor del presidente Barack Obama. Analizamos la toma de posesión como presidente de los Estados Unidos del demócrata Joe Biden. ¿Es posible el objetivo que se plantea Biden de reconciliar un país dividido? "Es posible, pero va a ser muy difícil. Es un reto histórico. Pero si hay una persona en Estados Unidos que puede llevar a cabo la reconciliación es Biden. Es el hombre correcto en el momento correcto", ha dicho Verde en RNE. "El mensaje de Biden ha sido el de gobernar para todos, no solo los que le han votado", ha comentado. Según Juan Verde, la estrategia de Biden es crear un frente común basado en prioridades como frenar la crisis sanitaria o la recuperación económica. "Durante los próximos dos años tenemos mayoría en el Congreso y en el Senado. Eso deja a los republicanos sin muchas alternativas. Es el momento en el que el presidente puede mostrar el camino para que republicanos y demócratas trabajen de forma conjunta", ha explicado el exasesor político. Si Biden no consigue en los próximos cuatro años retomar la senda de la unidad, Juan Verde cree que se podría estar a las puertas de una guerra civil en Estados Unidos: "Estaríamos ante el principio del fin. Puedes llamarme alarmista si quieres. Solo hay que ver lo que ocurrió el pasado 6 de enero". Sobre el papel de la vicepresidenta Kamala HarrisVerde lo tiene claro: "Esta es la vicepresidencia, históricamente hablando, más activa y menos de carácter simbólico, que hemos vivido en los últimos 100 años".

Moisés Naímescritor analista ha estado en el informativo especial por la toma de posesión de Joe Biden: "No hay que olvidar el contexto sobre el que está hablando: una ciudad amurallada y una capital en la que 74 millones votaron por Trump", ha razonado. Preguntado por si el trumpismo puede tener futuro, el analista lo pone en duda, aunque añade: "No sé si Trump seguirá estando, pero tiene el dinero y los apoyos".

Michael Shifter, profesor en Georgetown y presidente de 'The Inter-American Dialogue', ha analizado en el programa especial con motivo de la toma de posesión de Joe Biden el discurso del nuevo presidente: "Ha sido muy coherente durante toda su campaña para la presidencia insistiendo en la unidad", ha explicado. De hecho, Shifter cree que, dadas las circunstancias, "ahora hay más gente que siente la urgencia de esa unión" en comparación con unos meses atrás. 

-->