Enlaces accesibilidad
"El caso es bailar"

El sector de la danza profesional se tambalea: el 95% de los tablaos siguen cerrados

 Reportaje  Comando Actualidad  

  • El sector del flamenco clama que podría desaparecer
  • Sin embargo, bailar una coreografía de 15 segundos frente al móvil puede dar la vuelta al mundo
  • La red social de TikTok ha sido la más descargada el último año 
  • Te contamos más a partir del jueves, a las 23:55 en La 1 de TVE

Por
El mundo de la danza tras la pandemia: "El caso es bailar"

Bailar, aunque sea frente a una pantalla o de lejos, se ha convertido en una vía de escape durante la pandemiaTik Tok, la red social de coreografías, ha sido la que más se ha descargado el último año en todo el mundo. Sin embargo, el sector de la danza profesional ha sido uno de los más perjudicadosmás del 85% de ingresos que perciben las academias derivan del baile en pareja o con contacto físico, estilo muy complicado por la situación actual. En cuanto al flamenco, el 95% de los tablaos que hay en España continúan cerrados. Aunque eso sí, en tiempos de distancias seguir bailando es resistir. Lo analizamos en Comando Actualidad.

El distanciamiento social, un factor demoledor para los bailes en pareja

Las academias de bailes de salón y de ritmos latinos son las que más están sufriendo por la pandemia. El distanciamiento social es un factor demoledor para ellas, pues sin contacto no es posible el baile en pareja. La alternativa para poder seguir bailando es hacerlo de forma “telemática”. Es el caso de Maribel y Vicente, que llevan casi 25 años recibiendo clases de tango de los 47 que llevan casados. Para ellos el tango les da “intimidad y renovación”. Y esto último también es lo que han tenido que hacer, pues nunca antes habían dado clases online. La dinámica es simple, los profesores ponen la música y hacen los pasos para que lo repitan los alumnos. Aunque eso sí, las correcciones al no estar de forma presencial, son más complicadas.

El caso es bailar

Clase de tango online RTVE

¿Qué pasa con los bailes de salón, los de la tercera edad, los bailes en pareja en general? Las escuelas han tenido que reinventarse para que “bailar pegados” siga siendo posible. Muchos prefieren optar por las clases telemáticas para evitar todo tipo de riesgo. Otros asisten de forma presencial, pero con extremo cuidado. Eso sí, ¡siguen haciendo lo que más le gusta!: se toman la temperatura a la entrada, se ponen el gel hidroalcohólico, mascarillas obligatorias durante toda la clase, música a todo volumen y ¡a bailar! 

Muchos bailarines tienen que recurrir al pluriempleo

Muchos bailarines y profesores de baile han tenido que buscarse nuevos empleos para poder subsistir. Es el caso de Nerea, que trabajada en una escuela de danza al mismo tiempo que en una guardería. Para ella el baile lo es todo, por eso, con los pocos ahorros que tenía, decidió invertirlos en la academia de danza en la que trabajaba para que pudiera salir a flote tras la pandemia, ahora es socia capitalista.

El sector de las academias de baile está muerto”, así lo describe la directora de la academia. Solo han podido sobrevivir los que han hecho una enorme inversión económica. Tienen una previsión de que hasta dentro de 1 año si todo continúa igual, seguirían con pérdidas. Han tirado de los ahorros de toda la familia para poder seguir a flote.

El caso es bailar

Clases de danza en una academia de baile RTVE

TikTok, un salvavidas para los jóvenes

Cientos de miles de usuarios de la plataforma de TikTok no han parado de bailar. Sin duda, esta red social, ha sido no solo la líder y la que más activa ha mantenido a la gente durante la pandemia, tambien la que más se ha descargado el último año en todo el mundo: se la han bajado 115 millones de personasEl 41% de los usuarios de TikTok tienen entre 16 y 24 años. Muchos incluso han encontrado parejas a través de ella. Para muchos el confinamiento ha sido más llevadero gracias a estas pequeñas coreografías.

El caso es bailar

Coreografía de baile para Tik Tok RTVE

Programas de baile para poder seguir haciendo lo que más les gusta

Con muchas academias cerradas y sin eventos en los que poder bailar, hay muchos que dan rienda suelta a sus habilidades en programas como el de “The Dancer”. En Comando Actualidad nos hemos colado en una de sus audiciones. Hemos visto bailar a Ion Aramendi y Sandra Cervera, maestros de ceremonias del programa, y ambos coinciden en que bailar siempre es beneficioso: “Es imposible bailar sin estar feliz. Es una medicina necesaria”, dice Sandra Cervera. Rafa Méndez afirma que “es necesario un programa de baile, sobre todo en los tiempos que corren” y lo reiteran Lola Índigo y Miguel Ángel Muñoz, aunque eso sí, ¡se echa mucho de menos el público!

Para todos los públicos The Dancer - Programa 1 - Ver ahora
Transcripción completa

Sí. Bienvenidos a "The Dancer". Pasad, pasad.

"Bailarines de todo el país,

de todas las edades y de todos los estilos de baile

se preparan para la prueba más importante de sus vidas".

(SANDRA) "Y todo empieza aquí,

en el estudio de 'The Dancer'".

"Pero esta audición y este estudio

no son como otro cualquiera".

"Detrás del gran espejo del estudio se encuentra el público,

que decidirá sus futuros".

-Voy a votar.

"¿Podrán los bailarines ganarse al 75 % de la audiencia

y abrir el espejo?".

Por favor, que se abra.

-"Tres grandes figuras del panorama del baile en nuestro país

serán los capitanes de 'The Dancer', y estarán pendientes

de cada movimiento que los bailarines hacen".

"¡Lola índigo!".

"Espero encontrar a bailarines que tengan mucha personalidad".

Esos bailarines que brillan al final de la sala

y no sabes por qué.

"¡Miguel Ángel Muñoz!".

"Espero encontrar mucha emoción, mucha pasión

y un montón de valores con los que me siento identificado"

que es el esfuerzo y la superación.

"¡Rafa Méndez!".

"Espero encontrar gente pasional, con ganas".

Quiero buscar el mejor bailarín del país.

¡Bienvenidos a "The Dancer"!

"En cada programa,

uno de los capitanes tendrá un pase directo

que enviará a semifinales al bailarín que elija".

¡Yo tengo un pase! ¡Oh, Dios!

¡Doy mi pase directo!

"Y, al final del programa,

cada capitán elegirá a uno solo de los bailarines

a los que el público ha abierto el espejo".

Aquí se trata de ir con el mejor bailarín.

"El ganador de 'The Dancer'

se convertirá en el mejor bailarín de este país

y se llevará un premio de 25 000 euros".

Eso es demasiado.

¿Perdona? Demasiado.

"¿Quiénes conseguirán abrir el espejo?".

¿Tiene rollo o no tiene rollo?

(Sintonía de "The Dancer")

(Música electrónica)

(NERVIOSA) Es tardísimo.

Es tardísimo.

-Vamos, chicos, estamos llegando. Creo que es por allí.

-¿Nerviosa? -Un poco.

¡Venga, vámonos! (GRITA EMOCIONADA)

(RÍE) ¡Vamos!

¡Primera gala de "The Dancer"!

Vicente, primer día de audición.

¿Estáis listos? -(TODOS) ¡Sí!

(Continúa la música)

¡Muy buenas noches! ¡Muy buenas noches!

¡Buenas noches! ¡Bienvenidos a "The Dancer"!

¡Buenas noches! ¡Conseguido!

¡Por Dios, qué contenta estoy!

¡Bienvenidos al programa!

A un programa que busca

a la próxima estrella del baile en nuestro país.

Atención. Van a flipar.

Pero mucho.

¡Atentos!

Esto que veis es la sala de audición.

Y los bailarines bailarán.

¿De acuerdo?

Pero todo esto estará cerrado.

Todo esto estará cerrado.

Seréis vosotros los que decidiréis si nuestra pantalla se abre.

Vosotros y solo vosotros.

¿Cómo? Aquí,

el público presente en el estudio, votará.

Si el bailarín consigue el 75 % de votos positivos,

el espejo de esa sala de audición se abrirá.

Y el bailarín o grupo de baile se convertirá...

en finalista del día.

(Vítores)

Y muy atentos también,

porque, al final de cada programa,

los capitanes elegirán a uno de esos finalistas

para que forme parte de su equipo. Solo a uno.

A uno.

Muy buen rollo, pero sabéis...

Que hay que competir. Efectivamente.

No hay que picarse.

Sí. No hay que picarse.

Bueno... De una manera sana.

Yo sé que me pico. ¿Te vas a picar conmigo?

Yo no. Tenemos asuntos pendientes.

¿Empezamos? (PÚBLICO) ¡Sí!

¡Empezamos!

(Música, vítores)

"Let's go!" ¡Vamos para adentro!

(JALEAN)

(RÍEN)

¡Por primera vez recibimos en el escenario "The Dancer"

a nuestros capitanes!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Rafa Méndez!

(Música animada)

¡Miguel Ángel Muñoz!

¡Vámonos!

¡Vamos, Miguel!

¡Y Lola Índigo!

¡Hola!

¿Qué tal?

¡Vamos! ¡Vamos!

Compañeros, ¿cómo estáis? ¡Bienvenidos!

¿Cómo lo respiráis? De los nervios.

¡Qué alegría! ¡Felices, felices! Qué bien.

Felices de ver aquí a mucha gente, aunque sea con mascarilla.

¡Eh! ¡Aquí estamos!

Esto intuyo que será una fiesta,

pero yo me pregunto cómo bailan ustedes dos.

O sea...

Bueno, estamos calentando, ¿no?

Prepárense, habrá muchas sorpresas,

aparte de todo lo que va a pasar esta noche.

Chicos,

para que podáis decidir vosotros, capitanes queridos,

quién forma parte de vuestro equipo,

debe haberse abierto el espejo.

Es decir, en estas primeras audiciones,

vuestro equipo va a depender del público.

Si no se abren las puertas, no podéis elegirlo.

Es decir, aquí, el poder, lo sentimos muchísimo,

pero lo tiene el público. ¡A ver cómo se porta!

¡Claro que sí!

Cuidadito, ¿eh?

Un detallito, un detallito. Cuidado, ¿eh?

Cada día, uno de vosotros contará... ¡Bomba!

(Risas)

¡Con una bomba! Contará con una bomba.

Con una bomba o pase directo.

Con él, podéis llevaros a un concursante

directamente a las semifinales. Pero...

Pero debéis esperar a que se abra el espejo.

Muy bien. ¿Y sabéis quién es el primero?

¿Quién?

El primer pase directo

de este primer programa de "The Dancer" es para...

¡Rafa Méndez! ¡Eh!

"I've got the power."

Tengo el poder. O sea, hoy tengo el poder.

"You got the power." "I've got the power."

Tú puedes elegir de manera directa a uno de los semifinalistas.

Pero primero debe atravesar este espacio.

¿Queréis empezar? ¡Por favor!

¿Queréis empezar? ¡Sí!

¡Sí! ¡Vamos!

¡Empezamos! ¡Cerramos el espejo!

¡Vámonos!

(Música)

¡Adiós!

¡Qué nervios!

Bueno, bueno, bueno...

Hay que estar atentas, que tenemos que votar.

Al público, qué responsabilidad.

¿Y cómo votan ellos?

Le dan al botón, ¿no? Con un mando, ¿no? ¿Qué tenéis?

¿Ahí le dais? Un botón.

Genial, mi madre.

Mamá, no seas pesada.

Sí, he llegado bien, estoy perfectamente.

O sea, te va a encantar el sitio.

Pero es que ahora mismo acabo de llegar, es tarde

y van a empezar a llegar los concursantes.

-¡Vamos, vamos!

¿A ti qué es lo que más te pone de un bailarín?

Más allá de la técnica,

que en eso vais a poder aportar mucho más que yo,

me dejo llevar por el corazón.

Si no puedo dejar de mirarlo y me mueve algo, a mí me vale.

Tiene que tener un mix, entre ser un maquinita

y ser todo corazón.

Que fusione las dos cosas

y tenga toda la gana... y cosas que contar, sobre todo eso.

Que tenga cosas que contar y que las ponga en el escenario.

Eso va a ser lo más bonito.

Ay, te dejo, mamá, que ya llegan los primeros.

Chao. Venga, que sí, que te quiero. Adiós.

Chao, chao.

"The Dancer", ¿dígame? -Buenas.

-Pasad, pasad.

El primer bailarín está a punto de entrar

en el estudio de "The Dancer".

Os recordamos que necesita el 75 % de votos

para que se abra el espejo

y que pueda ser uno de los finalistas.

Bajamos luces.

Qué nervios.

Y estoy aquí sentado...

Buenas. -Hola, chicos, buenas noches.

¿Cómo estáis? -Muy bien. Genial.

Guau.

Cómo mola verlo así.

Bienvenidos a "The Dancer".

¿Cómo os llamáis?

-NextG Crew. Somos NextG Crew.

-¿Next...?

-G Crew. -Sí, es un poco complicado.

Es "the Next Generation Crew".

Entonces, NextG Crew.

-Soy Marc, y soy el mánager de NextG Crew.

Okey.

Lo que tiene de especial NextG Crew

es que son chavales que, a simple vista, los ves

y parecen personas normales, visten de manera urbana y demás,

pero, una vez le empiezas a ver bailar,

se te cambia la percepción de lo que hacen realmente.

-Oye, ¿y qué venís a hacer esta noche?

-Traer algo profesional de shuffle,

un baile muy nuevo.

-Tía, ¿qué es eso?

-¿Shuffle? -No lo he escuchado en mi vida.

-Perdonad, ¿qué es el shuffle?

¿Shuffle? Shuffle.

¿Sabéis lo que es? (CANTA EN INGLÉS)

Tiene algo que ver con el claqué.

"Shuffle", mezclar en inglés.

Tiene que ver con los pasos que hacen con los pies.

Hay cuatro pasos fundamentales, a partir de ahí, tú creas.

Son autodidactas, y enseñan a tener creatividad,

Con esos cuatro pasos llegas adonde quieras.

En este programa, quiero aprender. ¿Me enseñaríais un paso?

-¿Puedes levantar la rodilla? ¿Un poquito?

-A ver, un poquito. -A ver, vamos allá.

-Levantas la rodilla, ¿sí? -Sí.

-Cinco, seis, siete, ocho. Uno y dos...

y tres y cuatro.

¡Olé! ¡Muy bien!

-Inténtalo, inténtalo. -Inténtalo tú, hombre.

-Muchísimas gracias.

¡Lo que estoy aprendiendo, por favor!

Ay, de verdad...

-Hemos hecho "master class" con centenares de personas

y hemos visto cómo los nietos bailaban con los abuelos.

Y personajes como Shakira, Don Diablo, David Guetta,

te repostean, e incluso les piden...

"Enséñame a bailarlo, quiero integrarlo en mi coreografía

o en mi próximo TikTok".

Guau.

Me gustaría que los votaseis

porque han sido y son pioneros en el shuffle,

para que se les abran las puertas y el shuffle siga creciendo,

para que ellos sigan aportando muchísimo valor

y para que toda España vea lo que este baile les puede aportar.

¡Sí, señor! Muy bien vendido.

El tío, dándolo todo. ¡Compro!

El tío, a por ello.

A ver, a ver...

Ahí van.

¡Vamos, chavales, mucha mierda! ¡Vamos!

Están concentrados. Sí, sí.

Cuando empiece la música, ¡zascas!

(SUSURRANDO) Qué total.

Guau.

(Música electrónica)

"Okey, let's go!"

¡Toma, toma!

¡Vamos!

Hay que votar, hay que votar. ¡Votemos!

-¡Uh! -¡Ese, ese es!

¿Se abre, se abre?

Lo están haciendo bien, voy a votar que sí.

Vamos...

-Vamos. ¿Se abre, se abre?

¡Toma, toma, toma!

¡Sí, vamos!

¡Vamos, chicos!

¡Dámelo todo!

¡Guau!

-¡Que han pasado! -Pero al final, ¿no?

¡Primera actuación, chicos!

¡Sí, vamos!

¡Ahí está! ¡Sí!

¿Cómo estáis? Muy bien, genial.

Estamos muy contentos de estar aquí.

¿Sabéis cuánto ha sido?

¡76 %!

Estaba la cosa... Por poco no llegaba.

Lo importante es que lo hemos hecho bien.

Ha salido, así que, supercontentos.

Coge el micro. Vamos a ver.

Lo que están ahora mismo es blancos. Blancos pero blancos.

Pobrecitos míos, ¿sabes por qué?

Sobre todo, señores, público, ¡bravo!

Un aplauso para esta gente, porque son muy bestias.

Pero...

Pero...

Pero..., no es un "pero" de buscar algo malo,

pero creo que le faltaba.

No sé si era por los nervios, que vuestras caras, de verdad,

si mi realizador les hace un primer plano...

Al del medio, que tiene cara de flipado que lo flipas.

El pobre... Claro, ¿por qué? Porque estar aquí impone.

El shuffle para mucha gente es muy desconocido.

Al final sois como muy tiktokeros.

¿Pueden hablarme un poco? ¿Tiene algo que ver con el claqué?

El shuffle nace en las raves, en los festivales,

a finales de los 80, principios de los 90.

Y en lo que se basa es en esto.

En dar al suelo, es como pisar fuerte.

Hay pasos que son del charlestón, años 20, por eso quizá te suena.

Claro, exacto... Luego hay "running man",

"criss cross", que son pases de hip hop.

Me ha encantado el momento Beyoncé.

Házmelo un momento otra vez.

Quiero ver esa caminata flipándolo y dándolo todo.

Cuidado, que cuando te hace caminar...

Seis, siete... ¡Y...!

¡Párate!

¡Muy bien, tío! ¡Aplauso!

Lo primero, enhorabuena, de verdad,

es muy difícil estar ahí.

Es muy difícil ser los primeros.

La gente, aquí, estaba flipando con vosotros.

Estaban todos aplaudiendo, bailando.

Yo pensaba: "Se les va a olvidar apretar el botón".

A lo mejor por eso ha sido 76 y no 99.

De verdad, enhorabuena.

¡Transmitís un buen rollo brutal! Gracias.

Pues, nada, para tu equipo. Para tu equipo.

Para tu equipo. Lola, te veo carusa.

¿Qué te pasa?

A ver, hay que tener un par para abrir este programa

y de esta manera.

Y, además, es un tipo de baile que en España no se da mucho.

Son unos revolucionarios, eso es guay.

Sí es verdad... que soy la última y me ha tocado decir esto.

Me ha faltado limpieza y precisión entre vosotros.

Quizá una falta de ensayo, no lo sé.

Pero, chicos, el buen rollo, el musicón,

y que, además, sois colegas...

y se nota.

Chicos...

Podréis ser elegidos al final del programa.

Cuidado, podéis entrar en el equipo de uno de los capitanes.

Vamos, chicos. Gracias. Por ahí.

¿Preparados? Tomad asiento.

¡Porque cerramos espejo!

Estamos supercontentos porque nos han abierto las puertas.

Es una gran oportunidad para demostrar lo que hacemos.

No he querido decir nada cuando te ha dicho

que viene del charlestón, en los años 20...

(RÍE) Claro.

¡Me ha encantado!

Miguel Ángel... -Ay, que sí, que sí...

-Que no nos ve. -Por favor, que nos vea.

-Miguel Ángel... -Hola.

Brutal. ¿Tienes en el micro una movida...?

Gracias, tío.

Y eso que tenemos que competir, y él ayudándome y todo.

Muy bien, Miguel Ángel.

¿Sabes? Antes de conocerte, lo pensé.

Digo: "Me da que este tío"...

Pero me doy cuenta de que eres un pedazo de tío.

-Sí, Miguel Ángel... -Es muy grande, te lo dije.

-Es el más tierno.

Papá, ¿para dónde vamos?

-¡Para Madrid!

(Claxon)

(Música animada)

Venga, Macarena. Tranquila, disfruta...

y baila a lo Macarena.

-¿Sí?

-Buenas, venimos a "The Dancer".

-Sí, aquí es "The Dancer", pasad.

Ya está llegando nuevo bailarín al estudio de "The Dancer".

Y os recordamos que necesita el 75 % de los votos del público

para que se abra el espejo

y poder ser elegido por los capitanes.

Ya podéis seguirnos en nuestras cuentas oficiales

en redes sociales.

Arroba Thedancertve. Encontraréis contenido inédito,

los mejores momentos, sorpresas que tenemos preparadas,

de todo.

Ahora sí... (AMBOS) Bajamos luces.

-Bajamos luces...

-Buenas noches. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Bien. Aquí estamos. -Muy bien.

-Somos Diego y Macarena.

-Sentaos si queréis. Relajaos.

¿De dónde es?

De Sevilla, creo.

Me acabo de fijar en tu vestido. O sea, es una pasada

¿Es una falda o es un vestido? -Es un vestido.

Y me lo diseño yo.

-¿Te lo has hecho tú?

-Me lo cose una costurera, pero lo diseño yo.

-Entiendo. ¿Venís a bailar juntos? -No, yo soy su padre.

-Ah, es tu padre.

Yo la acompaño. Pero ¿cuántos años tiene?

-Él es camionero... Es joven, ¿no?

¿Cuántos años? Se ve muy joven.

...lo que le rodea, su trabajo y sus hijos.

(Música melancólica)

A ver qué dice el padre. -Ay, ya se va a emocionar.

-Qué cara. -Me voy a emocionar yo.

Hola, soy Diego. Soy el padre de Macarena.

Macarena es nacida para bailar. Eso ha tenido arte para matar.

Cuando veo a mi hija bailar,

siento algo por dentro que no es normal.

Me da tembleque... Me da...

Siento una pasión,

como diciendo: "Mira, tiene un estilo singular, suyo".

No es ni mejor ni peor, es diferente, y ya está.

¡Qué arte, esa foto!

Para mí, siempre será mi niña.

Es mi ojito derecho.

-¿Siempre has apoyado a tu hija? -Siempre.

La hemos apoyado y la apoyo.

Tiene un sacrificio, pero creo que es nuestro deber.

-Ellos son mis pilares fundamentales...

en esta vida, la verdad.

Imagen del mundo del flamenco, ¿no?, y en el baile.

Es muy difícil llegar adonde se quiere llegar.

Y tienes que tener, fundamental, un apoyo familiar, siempre.

Porque nosotros nos sacrificamos, y ellos también.

Sí.

(DIEGO) Ella ha sacrificado su niñez, verdaderamente.

Ha renunciado a estar más tiempo con sus amigos.

En su adolescencia, ha renunciado a varios amores,

porque eso es normal.

Y ahora ha renunciado a estar más tiempo con los familiares,

porque ella viaja mucho también.

Es complicado decirlo, pero de verdad.

(MACARENA) Con 18, 19 años, me fui para Madrid.

Y eso les costó mucho trabajo, ¿sabes?

-¿A Madrid? ¿Ahora vives aquí?

-No, con el covid, me tuve que venir de Madrid.

Porque, claro, no hay trabajo, está todo cerrado.

Y tenía muchos proyectos para el 2020,

pero se cayeron todos.

Y cogí la maleta y me tuve que ir a mi casa.

Dios mío.

Ay, que me pongo triste...

(EMOCIONADA) Y, nada...

(DIEGO) Macarena estaba recogiendo los frutos del sacrificio

en su trabajo.

Y... se le cayó por el virus.

Y, entonces, tuvo un bajón.

(MACARENA) La verdad,

creo que ha sido el momento más duro de mi carrera.

-Su madre y yo pensamos que había que hacer algo.

Desalojamos el salón para que ella pudiera dar clases

en el confinamiento y pudiera bailar.

Guau...

Ya se puede imaginar, comemos en la barra de la cocina.

Para ver el fútbol, tengo una silla aparte, de playa,

para poder verlo.

Porque el salón es exclusivamente para ella.

Todo sea por la niña.

Tenéis que votar a mi hija por su sacrificio, su constancia

y también para que pueda recuperar lo que el virus le ha quitado.

Y para que su sueño puede ser cumplido.

Mira qué preciosidad, parece un clavel.

Parece un clavel.

Guau.

Me muero, me encanta.

Eso tiene que pesar.

¡Lo flipo!

(Respiraciones)

Uh...

(Respiraciones)

(Música flamenca pop)

Esta chica baila muy bien. Muy bien.

Votan pocos, ¿eh?

¡Ole!

¡Toma ya!

Es supercomplicado mover la cola así.

Y cómo la mueve, tía.

¡Olé, ahí!

Bueno, ¿no lo estáis viendo? ¡Dadle ahí al botón!

(Para la música)

¡Vamos ahí!

(Taconeo)

¡Vamos, vamos, vamos!

Por favor, que se abra el espejo.

¡Vamos! ¡Eh!

(Vítores)

¡Vamos!

¡Qué bueno! ¡Una maravilla!

¡Toma ya!

¡Vamos!

¡Olé, guapa!

-Espectacular.

Ay, es que ha tenido tanta elegancia.

¡Ven aquí, hombre!

¡Qué maravilla!

Toma, para ti, querida. Aquí, en el medio.

¡Guau!

¡Ostras!

¡Qué fuerza tienes!

Gracias.

Se me ha puesto la piel de gallina, os lo digo en serio.

Macarena, me has encantado.

Muchas gracias.

-Maravillosa, Macarena.

Me la apunto como una de mis favoritas.

Qué original, qué creatividad...

Me encantaría ser tu capitán.

Bueno, vamos a ver...

Ya estamos aquí... De verdad.

¡Qué fuerte!

Me ha gustado muchísimo. Cómo te la ha tirado.

Ya, de una, ¡pim! Sí. ¡No!

Lo digo de corazón, me has movido mucho.

Enhorabuena. Muchas gracias, de corazón.

Viva Andalucía, nuestra cultura, nuestro acento, nuestro arte,

y la gente que lo lleva por ahí como tú.

Gracias. Muchas gracias.

-¡Ole, tú!

Los bailarines estamos pasando por una situación malísima

en este país.

Sé que está siendo muy difícil para ti,

pero ya verás que vamos a salir de esta, tía.

Te lo prometo. ¡Y me gustaría ser tu capitana!

Muchas gracias.

Va a estar complicado.

-Dos proposiciones en toda regla, vamos.

Se van a pelear por ella.

Va a estar muy complicado.

Vamos a ver. Nos olvidamos...

¿Cuánto pesa la cola que llevas?

Pesa. ¿Cuánto?

Voy a cogerla, a ver... Cógela.

Tipo cinco... ¡Más, diez kilos!

Un quintal, eso pesa muchísimo.

Solo con darle con la "pata pa'rriba"...

¡Venga, que estás fuerte, Jon! ¡Que tú estás fuerte!

No, sí, pesa, pesa.

Pesa, pesa. Esto pesa.

Eso es una gran dificultad. Pesa una burrada.

Me ha encantado ese momento español que tienes.

Has fusionado muy bien.

Y esos cambrés, para que lo entiendan en casa,

esa flexibilidad de espalda, hacia atrás...

¿Lo puedes marcar un momento con un port de bras?

Cómo te gusta hacerles trabajar.

No, mira, mira... Tensiona esa espalda...

¡Ole con ole!

Pero ¡Mari!

¡Eso! ¡Eso es España!

¡Esto es España!

-Unas líneas maravillosas, de verdad lo digo.

Quiero decir...

Y estoy como mi querida...

y amada Mimi, que saldremos de esta

y me encantará que, después de todo esto,

llenes todos los teatros, porque te lo mereces.

Muchas gracias por vuestras palabras. Gracias.

Oye, muchísimas gracias a ti. Hace un gustazo conocerte.

Ya sabes que el público te ha votado.

Vas a poder formar parte

de alguno de los equipos de los capitanes,

pero tienes que ser elegida.

Vale. ¿Y sabes de qué va a depender?

También que lo sepan los capitanes.

Del orden de elección.

Tenéis un orden de elección,

y va a ser aleatorio.

O sea, puede ser primero Miguel Ángel,

o puede ser Lola o puede ser Rafa.

Sería un poco injusto que sea Rafa, las cosas como son.

Hoy ha tenido el pase... La vida es injusta.

Sí, es así. ¡Gracias, Macarena!

¡Un gustazo! Gracias.

Adiós, reina.

¡Cerramos el espejo!

Qué bonita, de verdad.

Qué buena performance, "transformer", todo.

Ha tenido de todo. Qué arte.

De todo.

Eso es una buena actuación. Sí, sí.

(MACARENA) Cuando se abre el espejo,

es una sensación que no puedes explicar,

la tienes que vivir, ¿no?

Creo que es una sensación de alegría,

de decir: "¡Buf, bien!". ¿No?

"Bien, ha valido la pena".

-Esto de esperar me pone muy nerviosa, ¿eh?

-Y la incertidumbre de qué va a aparecer.

-¿Y qué va a aparecer? -Si estamos nerviosas,

los de detrás, ya ves, tienes que estar...

¿Cómo te llamas tú?

Cristina.

¿Y tú?

Iván.

Voy a ver si me aprendo esta zona de aquí.

Miguel Ángel es un salado.

Habla con todo el mundo.

-No para.

Ahí está.

Buenas, soy Marina, y soy la profesora de Leandro.

Para mí, Leandro es como un hermano pequeño.

Desde que lo vi y lo conocí,

sentí una conexión muy fuerte con él.

Tenemos unos gustos muy parecidos.

Él no sigue modas.

Él va a ser quien es.

Y viene al programa a defender al 100 %

sus gustos y sus ideas.

Muy bien.

¿Qué será, qué será? -No sé.

Ya mola, ¿no?

¿Sí?

-Hola, vengo a "The Dancer". -Sí, pasa.

-A ver Leandro qué tal, ¿no?

-Leandrito.

-Pero ¡bueno! -Hola.

¿Qué tal?

El look, lo más. Toma ya.

-¡Qué lucazo llevas!

-Gracias.

Es como tipo Naruto o algo de eso. -O algo así.

-Leandro, me encanta tu look. ¿Siempre vistes así?

-Sí, muy de negro. A lo mejor no con la falda.

Pero sí, siempre de negro, algo así:

gótico, japonés...

-Gótico, ¿cómo lo defines?

-Es una mezcla. Me gusta mucho mezclar.

Tiene mucho que ver con mi estilo de baile,

el japanese vogue.

No quiero que se confunda con el voguing o con el vogue.

Es otro estilo. -Me pillas fuera de esto.

Se tiene clarísimo a sí mismo.

Se tiene muy claro para lo pequeño que es.

-¿Y de dónde te vienen esos gustos por el baile japonés?

-No lo sé, la verdad.

O sea, un día vi un vídeo de la creadora.

-Sí. -Se llama Aya Sato.

Y me encantó.

-¿Es la de La oreja de Van Gogh?

-No, Amaia no. -(RÍE)

Ay, perdón, cariño. -Aya Sato, se llama ella.

Aya Sato.

-Aya Sato. -Aya Sato.

No la conozco.

¿Qué piensas de los capitanes? ¿Hay alguno que te guste más?

-A ver, Rafa Méndez me encanta.

-¿Sí?

-Que es muy fuerte.

Que me quedo yo... ¡Ah! ¡Oh, oh!

(Risas)

Me encanta verlo bailar.

-Pero ¿es fuerte de físico? -No.

No, fuerte bailando.

-Ah, con potencia.

(HABLA EN INGLÉS)

-"Yes!". -Es muy animado.

-Oye, ¿tienes algún paso japonés que yo pudiese aprender?

-Sí, muy fácil.

-Me parece muy exótico saber baile japonés.

-Mira...

Ya... Sí, mueves los brazos así.

-¿Y te sale lo del "yes"?

-Bueno, si quieres.

Así. -"Yes"...

-Y después te pones así.

La "yuki", la nieve cayendo.

-"Yuki". -Me encanta.

-Seguro que es de Córdoba.

Aunque no veo a muchos cordobeses vestirse así.

-Leandro, ha llegado el momento.

Así que por ahí...

-¿Por allí? -...se va al escenario.

Muchísima suerte. -Gracias.

# ¡Vamos, vamos! # Pero ¡bueno!

-Adiós. -Chao, guapo, mucha suerte.

-Gracias. Este chico...

¿Qué estilo hacía? Algo como japonés, ¿no?

Japanese vogue. ¿Tú conocías esto?

Sí, el vogue, sí.

Pero ¿el "japanese vogue"? Pero ¿el "japanese vogue"?

Yo no tengo ni idea.

(DESCONCERTADO) Yo tampoco, no sé. A ver qué ha inventado.

¿Cómo se llama...? Bueno, luego hablamos.

¡Hala!

(Música oriental electrónica)

¿Perdona?

¡Okey!

¡Más! ¡Más!

¡Guau!

O sea...

¡Vamos ahí! ¡Por favor, por favor!

¡Por favor! ¡Adiós!

Míralo.

La verdad es que lo hace bien, las cosas hay que decirlas.

Por favor...

(Vítores)

Me encanta.

¡Vamos! ¡Vamos!

Es que me flipa, tronco.

¿Tiene rollo o no tiene rollo?

Madre mía...

Es que es muy fuerte.

Esto es demasiado.

¿Perdona? Esto es demasiado.

Bueno, bueno, bueno...

Lo tuyo es contagioso, ¿eh?

¡Qué brutal!

(GRITA) ¡Qué guay!

14 años tiene.

¡No puede ser! ¿Perdón?

¡No puede ser! Perdona, me corrige, 15.

¿Perdón? Me ha encantado.

Recién cumplidos, entiendo.

En octubre del año pasado. Vale, bueno.

(Risas)

-Él lo explica...

A ver, mírame bien a los ojos.

A ver, mírame bien. Primero...

A ver, vamos a ver...

Ahora... Me encanta cómo eres.

Me encanta cómo lo vives.

Lo vive de verdad, ¿eh?

Me encanta lo que sientes, me encanta cómo vas vestido.

Y me encanta todo. Te he visto y me he vuelto loco.

Quiero decir, al final, para mí, la danza o este tipo de cosas...

Para la gente que está en casa, una cosa es el vogue,

pero también está el walking.

En este caso, vogue. Porque tu mentora es...

Marina Suzuya.

¿La de debajo de tu casa?

(Risas)

Marina Suzuya.

¡Espérate! ¡Espérate! ¡Déjame ir allí!

-Que baja Rafa. -¡Ay, baja!

-Que va a bajar. -A ver cómo baila.

-Ojalá lo baile Rafa.

Vamos, Rafa.

-¡Míralo, míralo! -¡Suzuya! ¡Suzuya!

No, deja el micro.

Mírame.

Hazme algo, si no, me quedo... ¡Música!

Me encanta. Mira las manos. A veces, un poco locura.

Rafa, lo hace mejor que tú.

Tal para cual.

(TODOS JALEAN) ¡Eh, eh, eh!

¡Cómo están!

Histórico, esto, ¿eh?

-Momentazo histórico.

Vamos, Miguel Ángel. O sea...

Oye, cuidado, ¿eh?

Leandro...

Toda mi admiración, de verdad.

Muchas gracias. Es increíble lo que has hecho.

En cuanto ha empezado a sonar la música,

que no es para nada mi rollo, Has conseguido captar mi atención.

me has enamorado. Enhorabuena.

Y, además, que tienes 15 años nada más.

Lo que te queda por delante.

No sé si serás el mejor bailarín de este programa,

pero te auguro un futuro increíble.

Muchas gracias.

Mira, amor, tener 15 años y tener esa personalidad

y hacer lo que tú haces...

¿Sabes cuántos niños o niñas de 15 años

habrá en casa viéndote

que quieren hacer lo que haces y no se atreven?

Es guay que estés aquí.

Me parece lo más. Y tú me pareces increíble.

Gracias. Enhorabuena por tu valentía

y por todo.

Leandro, maravilloso.

¡El espejo, vamos!

Ha habido un momento

en el que os queríamos a los dos en nuestro equipo.

Ah, bueno, gracias.

No me esperaba que me abrieran las puertas.

Y, después, que Rafa viniera... (SUSPIRA) ¡Increíble!

Me molaría mucho para mi equipo.

Hay que buscar lo mejor, Miguel Ángel. Lo mejor.

"Yes!".

Iván, Cristina, Engeliz.

¿Sí o no?

Leidimar, Iván... Se ha aprendido el nombre de todos.

Sabrina, Ana...

Me voy a confundir otra vez, y lo sabes. ¿Sergio?

¡Bien!

Sofía. Hasta ahí voy bien.

Vamos con más. Para tu equipo.

Ah, y tú. El tuyo era fácil. No me lo digas.

¿Pablo?

Pedro.

¿En serio?

Qué vista desde aquí, se ve todo. -Mazo de suerte con los sitios.

(Música)

Esta chica es supergraciosa.

-Esta se lo pasa a lo grade.

Ya mola, ¿no?

Sí, entrad, entrad.

-¿Qué tal? -Muy bien. ¿Y vosotros?

¿Bien? ¿Cómo os llamáis?

-Joan y Rosana. -Rosana.

-Baile de salón, esos trajes...

-¡A por todas, a por el pase directo!

-(AMBOS) Gracias. -Hasta luego.

-Hasta ahora. -Chao, suerte.

-Estos van a mover la caderita.

Ella lleva cascos.

-¿Cascos?

-Que sí, que los lleva aquí, en el cuello.

Soy Karma, la madre de Rosana.

Rosana nació un seis de junio.

Y ella era una chica muy bonita,

muy guapa, muy salerosa cuando nació.

Pero tuvimos la desgracia

de que, a los tres años, tuvo meningitis.

De los medicamentos...

La dejó completamente sorda.

-No.

-Ella sufrió mucho, muchos altibajos.

Lo pasamos muy mal todos.

Hasta que al final tienes que aceptarlo,

porque esto es así.

Qué pena.

Hay una cosa que ella dice a veces:

"Estando en la pista de baile,

con tanta gente alrededor, con tanta gente de público,

y me siento sola".

Para Jan no ha sido nunca un problema esto,

porque ellos son novios desde adolescentes,

desde los 16-19.

Y, a partir de ahí, como una pareja normal.

Se ve que están como muy unidos.

Qué guay. Se ve superbonito.

Los dos.

Yo, cuando los veo bailar, la veo bailar,

donde ha llegado,

donde nunca nos podíamos imaginar que llegaría...

Es que nos sentimos muy muy orgullosos de los dos,

de los dos, porque tienen mucho trabajo que hacer...

-Me parece un hito. -Qué ganas de verla.

-Buscan siempre la manera de compenetrarse ellos dos.

Con una mirada de la mano de Jan,

ella poniendo la mano en el pecho para poder oír un poco el ritmo.

-Claro. Ah, poniéndole la mano.

Claro. Y a través del suelo también.

Claro, con la vibración, ¿no?

Todo este trabajo que tienen ellos detrás,

todo el que tienen por delante, merece una recompensa.

Como para no... Se deben sentir superorgullosos.

Se tiene que abrir este espejo para ellos.

-Se tiene que abrir. Por favor.

Por favor, vótenlos y ayúdenlos. Gracias.

Madre mía... Hay historias para todo.

(Música rock)

(Música baja)

¿Así es como lo oye ella? Así lo oirá ella.

Guau.

(CANTA EN INGLÉS)

(Música alta)

¡Qué maravilla!

-¡Qué difícil!

Vamos a votar. ¿Les votas? -Sí, sí.

-Están a nada.

¡Vamos! (GRITA)

¡75 %, ya lo tienen!

(Vítores)

¡Vamos!

Madre mía... Qué maravilla.

-Esto me encanta.

-Oh, qué bonito.

Qué historia más bonita, por favor. Qué emocionante.

Qué gozada.

¿Cómo estáis? ¿Bien?

Bien. Muy bien.

A mí me ha encantado.

Me habéis tocado, pero yo no soy capitán.

¿Tú también te has emocionado o qué?

Estoy... Estoy muy emocionado todavía.

(Aplausos)

-¡Oh! Si es que Miguel Ángel es un trozo de pan.

Ay, Miguel Ángel... -Es que es más sensible...

Enhorabuena, enhorabuena...

Es increíble lo que habéis hecho los dos.

Sobre todo tú.

La fuerza de voluntad que hay que tener...

para tener un problema tan complicado...

y hacer de eso algo tan bello como lo que habéis hecho aquí.

(Aplausos)

-Gracias.

-Gracias.

Yo creo... que bailar es una cosa tan poderosa

que te puede llegar a cambiar la vida.

Y vosotros soy el claro ejemplo de eso.

Qué historia de amor tan bonita. Y, de verdad... ¡Qué envidia!

-Y tanto, hija.

Ojalá tuviéramos pareja nosotros.

Qué guay.

Lo de ponerle la mano en el pecho para sentir el ritmo

es de las cosas más bonitas que he escuchado en mi vida.

Así que enhorabuena... -Gracias.

...por el esfuerzo, por vivirlo así de bonito.

Gracias.

Yo tengo que decir una cosa... Me estás leyendo bien, ¿verdad?

Me encanta verte cómo la amas.

Cómo la cuidas al moverte con ella.

Las líneas, ¿no?

Cómo acabas, cómo la guías. Es maravilloso.

Yo tengo que decirte una cosa, aquí nos estamos dando cuenta

de que el baile es para todos.

Para todos los públicos, para todas las edades

y para todo el mundo.

Y, sobre todo, para la gente que llamamos "discapacitada".

¡No!

Tienen capacidades diferentes. ¿Y sabes cuál es tu capacidad?

Que eres una guerrera.

Y es que tiene muchísima razón,

si es que, al final, si tú te lo propones...

Muchas gracias, chicos.

¡Fuerte aplauso!

¡Bravo!

Vamos para allá.

¡Cerramos de nuevo el espejo!

Qué guay, de verdad.

Qué bonito, el amor.

Enhorabuena, cariño. Eres una campeona.

Tenía una carita como de... Qué fuerte.

Qué fuerte. Se la achuchaba, ¿no?

Como que la cuidaba mogollón.

(Música animada)

¡Vámonos, chicos! ¡Conmigo!

-Qué gozada, esto es comodísimo.

-Un nuevo bailarín está llegando al estudio de "The Dancer".

Y os recordamos que necesita el 75 % de los votos del público

para que se abra el espejo y así poder ser seleccionado

por uno de los capitanes.

Así que bajamos luces.

(Telefonillo)

Hola.

-(ALEGRE) ¡Ay, hola!

-Pasa, pasa, bienvenida. -¡Uh!

¡Uh!

¡Hola! Hola, ¿qué tal?

-Bien, ¿y tú?

Pero ¡bueno! (RÍE) ¡Guau! ¡Cuánto color!

(ACENTO EXTRANJERO) Soy Domanik. Soy bailarina.

Yo vivo en España dos años.

Pero no hablo español mucho.

Es francesa, creo.

Pero ¿esto es de verdad?

No sé.

Soy una persona muy divertida.

Me gusta reír.

(CUENTA EN INGLÉS)

Esta es como... No sé...

¿Has venido a hacer una clase de gimnasia?

-Ah... No.

Mi baile os va... sorprender mucho.

Soy un "champion" del mundo en mi estilo.

¿Campeona de qué? -¡Mucha mierda!

-¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

-A bailar, sí. -¡Oh!

Venga, coge tu maleta.

Eso. Adiós, adiós, adiós.

Chicos, campeona del mundo, ¿de qué?

No lo ha dicho. Estamos en ello.

¿Creéis que es de espalda o de mariposa?

Oye, cuidado.

Que estas son de las que sorprenden, cuidado.

¡Eh, que viene, que viene!

(Música del Oeste)

Claqué, claqué. Es una máquina de claqué.

Campeona del mundo de claqué. Pero en chándal.

¿Qué será lo que hace?

(Música pop)

(Palmas)

¡Ahora, ahora! ¡Ahora sí! ¡Ahora, sí! ¡A votar!

Cuidado, se está como despertando.

Público, hay que votar.

Hay que votar, es muy complicado.

-Ha arriesgado demasiado. -Sí.

Estoy deseando saber de qué es campeona.

Qué lástima. Qué lástima, tía.

(Aplausos)

No me lo puedo creer.

Pero, bueno, esto es así también.

Vaya.

Pero ¡qué maja!

Qué buena gente, ¿no?

Qué graciosa.

Ah, no, no bien,

Pero me gusta mucho bailar.

Pero... (HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Ni una ni dos...

Tres veces campeona del mundo de claqué.

De claqué.

Para un musical, sería estupenda.

La secuencia de tap que hacía de claqué

era bastante buena.

A lo mejor lo que hace falta es el show.

A alguien que no sepa valorar la técnica de lo que ha hecho,

debe llegarle igual.

Que se abra el espejo no lo regalan.

Se tenía que haber vendido mejor.

Yo, si hubiera estado de público, tampoco hubiera pulsado.

Así que estáis de acuerdo con el voto del público, ¿no?

Con mucha pena, 100 % de acuerdo.

Vamos con el siguiente bailarín.

¡Venga, arriba, hombre!

¡Vamos! ¡Vamos!

(GRITA) ¡Y votad!

¡Votad!

¡Siguiente! ¡Qué ganas!

Cada vez me entran más ganas de seguir viendo, ¿verdad?

-Sí. -Cada vez más.

Esta noche, Rafa Méndez,

si se os abre el espejo y le gustáis,

puede mandaros directamente a la semifinal.

Pase directo; responsabilidad, ¿eh?

Para mí, el pase directo

es la suerte de que, si veo algo que me gusta mucho,

poder pillar rápido, que no te lo quiten.

Y es algo muy positivo para montar el equipo, ¿no?

¿Y qué vas a hacer con el pase directo este?

Pues te voy a decir una cosa,

me alegro infinito de que te haya tocado a ti.

¿Por qué? Vaya marrón, empezar con el pase.

Cuando uno tiene el pase directo, es como tranquilidad.

Te da como...

"Sí, ustedes vuélvanse locos, compañeros,

que yo tengo mi pase directo".

Estoy deseando ver el pase directo.

-Yo también. -Lo da Rafa, tía.

Quiero tener lo mejor cuando tenga el pase directo.

Lo mejor para mí.

Hola, ¿qué tal? -Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estás? ¡La madre que lo parió!

No puede ser. (RÍE)

¿Cómo te llamas? -Exon.

¡Exon! ¿Lo conoces?

Estuve con él en China.

¿En serio? ¿De dónde eres?

Nací en Madrid, pero mi familia es latina.

¿Tú le conoces también?

Yo también lo conozco. ¿Y quién te acompaña?

-Hoy viene mi mejor amiga.

Anda... Ella es Sarita.

¿Es amiga? Sí.

La conozco. Hola. Soy Sara.

Y soy la mejor amiga de Exon.

-Sara es como mi hermana.

O sea, tenerla aquí, es como tener a mi familia.

Y la verdad es que tenemos una amistad que es más allá.

(SARA) Es una persona con muchísima fuerza,

muchísima luz y muchísima determinación.

Si algo he aprendido de él, la verdad,

es que los límites nos los ponemos nosotros mismos,

porque es una persona superluchadora

y muy trabajadores.

Como bailarín, por ejemplo, él nunca lo tuvo fácil.

-Tu familia te apoya, ¿no?

-Sí, mi familia ahora mismo sí me apoya. Está fuera.

-¿Desde el principio te dieron la libertad para ser bailarín?

-Qué va, eso fue lo que más me costó, el apoyo.

Fue como algo...

La pieza que faltaba del rompecabezas.

Yo sabía que había nacido para ello.

Yo sabía que me encantaba.

Porque, cuando bailaba, sentía algo dentro de mí que no era normal.

Me llevaba más allá. No podría describirlo.

Entonces, era como... "Vale, aunque no me apoyéis,

voy a seguir con mi camino

y con lo que yo pienso y siento que debo hacer, que es bailar.

-Luchar por lo que uno quiere.

-Él se buscó la vida, trabajó de cualquier cosa

para conseguir dinero, pagarse las clases

y entrenar y trabajar.

Al final, hacia malabares para seguir formándose

y entrenando.

Y se fue él solo a China,

confiando en que se podía buscar la vida

y ganar la vida como bailarín.

Y así fue.

-¿Qué tal la experiencia en China? -Fue duro.

Pero guay también. Me quedo con lo bueno.

Soy una persona superpositiva.

Y siempre, aunque me pase algo malo,

saco la parte positiva de eso. Y ya está.

Ay, que me da algo.

(CARRASPEA)

Una persona tan joven, yéndose a la otra punta del mundo,

solo, lejos de su familia, también es duro.

Y que pasan eventos difíciles,

como pérdidas de personas...

Él, estando lejos,

perdió a dos amigas muy cercanas.

Fue un shock muy duro, porque pasó casi a la vez.

Yo creo que eso le dio impulso

para valorar mucho lo que él hace,

sentirse muy afortunado

de la vida que está pudiendo tener.

Y él les ha dedicado muchos bailes y actuaciones a ellas.

Es el mejor, se lo merece.

Ahí va.

Ay, Dios mío...

(SARA) Que lo dé todo.

Es el mejor bailarín del mundo. Vamos...

Vamos, tío.

Ay, por favor, el lucazo. Qué guapo.

(RESOPLA)

(Música animada)

Voy a votar. Voy a votar. -Y yo, ahora.

¡Vamos!

¡Que se quite la cazadora! ¿Qué me dices?

¡Ahora! ¡Ahora! ¡Ahora!

(Música reguetón)

¡Eh!

¡Vamos, chaval!

¡Vamos! ¡Vamos!

(Vítores)

¡Uh, qué pelazo! ¿No?

¡Lo más!

Lo más.

Guau.

Gracias.

-¡Enhorabuena!

¡Un 91 %!

¡Guau! ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Normal! ¡Díselo!

¡Claro que sí! ¡91 %, tía!

-¡Madre mía!

Ya me encargaré de encontrar a ese 9 % que no ha votado.

Lola, está claro el talento que tiene.

Pero ¿nos puedes contar la relación que tienes...?

Mucha, de hecho...

¡Que no sabía que iba a estar hoy aquí!

¿Cómo? -Sorpresa.

Eres una pasada, lo currante que eres.

Nosotros nos conocimos en China.

Hay que tener mucha valentía para irse allí

y hacer lo que hicimos todos, ella también.

Y tú ya sabes...

que esas personas nos están mirando

y están aquí hoy con vosotros.

Y sé que se lo has dedicado.

Y me he emocionado mucho. Y...

Creo que no tengo que decir mucho más,

porque ya él habla solo con su danza y con su potencia

y con el "full out".

Pero, tío, no hay mayor orgullo

que ver a mis amigos y a grandes bailarines como tú

bailar mis canciones, te lo juro.

Exon.

Enhorabuena. Enhorabuena.

No sabes la cara que han puesto los dos

cuando han visto que estabas ahí.

Eres muy valiente,

por toda la historia que has contado.

Y, además, te honra el compartir cosas con Lola

y no haber dicho nada.

Y, de verdad, ojalá llegues muy lejos.

Gracias, muchas gracias.

A ver... -Rafa.

Yo me tengo que poner de pie.

Porque mereces que me ponga de pie.

Mira, cuando me llamaron,

que aprovecho para dar las gracias

por hacer un programa de danza para este país,

porque lo necesitamos,

lo primero...

Lo primero que yo quería...

Lo que yo quería... Yo quería ver gente como tú.

Yo quería ver gente como tú.

Gracias.

Y yo tengo como algo pendiente con nuestra Lola Índigo, Mimi.

¡Oh, no!

¿Y sabes qué?

Vamos a seguir teniendo algo pendiente.

¿Sabes por qué, Mimi?

¿Pase directo?

Porque... ¡Te lo vas a llevar!

Porque tengo un pase. Pero ¡bueno!

Que se lo da, tía.

Tengo un pase. No, no, no.

Sí, sí, sí. No, no, no.

Tengo un pase.

¿Y sabes qué voy a hacer con ese pase,

a pesar de que tú y yo...?

¡No me puedes hacer eso en el primer programa!

Ya arreglaremos lo nuestro... A ver, a ver, ¿qué pasa aquí?

Ya llegó Jon.

Yo tengo un pase.

Y ese pase... ¡No, tío!

¡No!

¡Que se lo da!

¡Es para ti!

¡El pase directo!

¡Sí!

¡Tú, sí!

¡Tú estás en mi equipo, tío!

¡Tú, sí!

¡Rafa! ¡Muy grande! ¡Muy grande!

¡Muy grande! ¡Muy grande!

Primer pase directo.

O sea, ya está, Rafa te ha elegido.

Estás en su equipo.

Estás en mi equipo. Estás en semifinales...

¿De quién te acuerdas ahora?

Eh... De mucha gente.

De todo el esfuerzo, todo el trabajo que he hecho.

Es que no tengo palabras.

simplemente, es agradecimiento.

Y, jolín, en plan fuego, aquí.

-¡Campeón! -Muchas gracias.

¿Sabes lo que yo voy a hacer contigo?

Voy a intentar llegar contigo a la final

y que seas el gran bailarín de España.

Y lo vamos a hacer, ¿sabes por quién?

Por tus dos amigas.

Por tus dos amigas que no están aquí hoy.

Pero sí, sí están, están contigo siempre, tío.

Eres muy máquina.

Eres muy máquina. ¡Eres total!

¡Con él, conmigo, con él, con quien sea, eres lo más!

¡Primer pase directo!

¡Y lo tengo yo! Pase para el equipo de Rafa.

(RÍE) ¡Enhorabuena!

Ahora voy a por ti.

Ahora tienes un problema.

Prometo, cada vez que venga,

dar lo mejor que pueda y hacer lo mejor posible

para que disfrutéis. -Estamos convencidos.

Hasta la próxima.

Hasta las semifinales. ¡Vamos!

Lola. Madre mía.

Tú le querías en tu equipo, ¿no? ¡Hombre!

No me han dejado.

Vamos a ver, obvio que lo quiero en mi equipo.

Es de los mejores bailarines del país.

Claro que lo quiero. La vamos a tener.

A ver, un momento, esto va entre vosotros.

Vosotros tener esta pelea y a mí dejadme tranquilo.

Yo sé que Exon se quería venir conmigo.

Claramente.

(RÍE) Eso era así.

Pero Rafa me lo ha quitado.

Muchísimas gracias, Rafa. Lo aprecio un montón.

Y, nada, prometo darlo todo y no fallarte.

Nos vemos. Chao, besitos.

-"The Dancer" tiene que continuar.

¡Así que cerramos el espejo!

Me encanta ella. ¡Me encantas!

Es que me encanta.

¡Pibón!

Me ha parecido una genialidad... ¿Eh?

Me ha aparecido una genialidad esto.

"¡Tengo algo!".

Pero, vamos, es que eres un genio.

Eres un genio, Rafa. Pero ha sido maravilloso.

Me vino ese momento. Tenemos que seguir tal cual.

Que aquí... van a chocar.

Te la voy a guardar... ¡Dios mío!

-¿Tú crees? -Hombre...

Es que, Rafa, las tablas que tiene de coreógrafo...

Y ella, aparte, entre bailar y cantar...

-Parte la pana.

Es que os lo he dicho antes, esto se veía venir.

Esto se veía venir. Sí.

Yo estoy aquí mediando entre los dos.

(Música folclórica)

Un nuevo bailarín está entrando en el estudio de "The Dancer".

¡Uf, qué nervios!

Primer día de audiciones. -Tranquila, lo vas a hacer genial.

-Tengo mucho para demostrar.

Soy bastante versátil.

Practico muchos estilos de danza.

Y puedo demostrar lo mejor de mí

con cada uno de ellos.

Ayudadme, por favor.

Porque... bajamos luces.

Hola, chicos. -Hola.

-¿Qué tal estáis? -Muy bien.

Buenas. Por favor, quitaos la mascarilla y sentaos.

-Gracias. -Muchas gracias.

-Son supermonos, tía.

-¿Qué tal? ¿Cómo os llamáis?

-Yo Helena, -Yo Iván.

-¿Sois hermanos? -No, somos novios.

Anda. -¿Sois novios?

Pero sois superjóvenes. -Sí.

-19 y 18.

-¿18 años? -Sí.

-Te echaba muchos menos.

-Todo el mundo me lo dice.

-¿Todo el mundo? -Sí.

¿Por qué te echan menos?

¿Por la cara? -Por mi altura, quizás.

¿Por su altura? ¿Por qué?

-Soy Bea, la madre de Helena.

La madre es para comérsela.

Helena tiene un hándicap, su estatura.

Tiene 1,50 metros con 18 años.

Es muy bajita.

-Las compañías de balé siempre exigen como un canon,

una altura.

Y para eso sí que lo tengo bastante difícil.

Es una realidad.

Porque el pelo sí se puede cambiar,

me lo puedo teñir y ponerme morena,

pero la altura no.

Pues, por ejemplo, a una compañía de balé...

a lo mejor no voy a poder pertenecer, ¿sabes?

Al fin y al cabo,

lo bonito es ver al artista.

-Ella ha tenido que demostrarse siempre,

a sí misma y a los demás, que puede llegar.

Y ha luchado siempre por ser más versátil,

quizás, no encasillarse,

para que no puedan decirle que no un sitio

y poder jugar en otro campo, ¿no?

Ha estado siempre luchando con esa espinita que tiene,

que es la de la estatura.

Me suena la historia, la verdad.

¿A ti?

No, compañeros, lo de la altura... Sí, sí.

Quiero que esas puertas se abran

porque el talento es más importante que el físico

y mi hija lo tiene.

Ay, qué nervios.

Ahí está.

Qué bonita.

Esto es una jota.

Esto es una jota. -No, por favor.

Jotas, no. -Jotas, sí.

(Música folclórica)

Guau...

(Aplausos)

¡Toma ya! ¡Venga!

Ahora que se quite la falda. ¡Racatraca!

-¡Manuela! -Espérate.

Que es un programa familiar. -Que lo va a hacer.

Pero, por favor, me da mal rollo.

A puntito, a puntito de abrir. Vamos...

¡Por favor!

¡Vamos! ¡Bien!

Bien.

¡Vamos!

¡Uf!

¡Venga!

Tiene unas posibilidades...

(Silbidos)

¡Bravo!

Ay, ay, que el novio está llorando.

Helena, vente conmigo.

Vente conmigo al centro del escenario.

Capitanes...

Qué maravilla, ¿no? Tienes unas condiciones...

Tienes tantas cosas por hacer.

O sea, tienes todas las herramientas

para hacer en este programa lo que te dé la gana.

Has venido con tu folclore porque te ha dado la gana a ti.

Vienes representando lo que tú has querido.

Y eso es muy valiente,

corrías el riesgo de que no todos lo entiendan.

Tú lo has decidido. ¿Por qué?

Porque, al fin y al cabo,

hay que apostar por las cosas de la tierra.

Hay que demostrarlo.

Y, mientras se pueda, pues ¿por qué no?

¡Folclórica!

Helena, qué valiente, que valiente con la propuesta.

Con venir, como decía Lola,

con lo que tú has querido, representando a tu tierra,

y haciéndolo tan tan tan bien.

No sé cuál es tu estatura,

pero se te ve tan grande en el escenario.

¡Madre mía! Es la verdad...

Enhorabuena, de verdad. Mil gracias.

Gracias de todo corazón.

Gracias. Pero, claro, Miguel Ángel,

has dicho algo muy grande, valga la redundancia.

Y ella se ve pequeña. Se siente pequeña.

Te voy a decir una cosa.

Ese neoclásico, contemporáneo, con esta técnica, ese trabajo,

lo he agradecido esta noche, hemos tenido grandes cosas,

pero también agradecía este momento de técnica,

de trabajo de barra.

Pon la manita así. Haz un momento de barra, Sandra.

Haz un pequeño arabesque, que la gente lo entienda en casa.

Que se te va, y estíralo bien. Mira esta cosa.

Esto no sale porque sí.

Más de 90 grados sube la pierna. -Casi 180.

Esto se agradece y mucho.

Y no te permito, Helena, porque hay mucha compañía

con grandes bailarinas, clásicas y contemporáneas,

que son muy bajitas,

que te fustigue y te castigues

con esta estupidez.

Así que...

Gracias. -La emoción está con Iván.

Tenemos aquí a Iván, que no deja de llorar.

Pero ¿qué te pasa, Iván?

Ella sabe cómo soy.

Hace que no lloro, no sé cuánto ya.

Y solo verla me transmite...

Y esa cosita de ahí... -¡Bravo!

¡Olé! ¡Olé, olé!

-Enhorabuena, Helena. -Muchas gracias a todos.

A ti, por tu trabajo. A ti.

¡Qué bien hablas! ¡Eres un corazón con patas!

Eres más bonico que todo. Es verdad.

Joder, la niña. Sí, ¿verdad?

Vaya... Flipas.

Estoy superemocionada.

Y, además, que ellos me digan esas palabras,

me emociona un montón.

A mí nunca me han retocado tanto como en "The Dancer".

Mira, mira los maquilladores. madre mía.

No estoy acostumbrado a ser una estrella

y que me retoquen.

Y en un momentito, chapa y pintura.

Le están echando kilos y kilos de laca.

-En la cara, tía.

Gracias, tío.

Mañana va a tener los ojos malos.

# Con el pelo de colores. # Quiero que me mande flores. #

-Deberían bailar. -Yo creo que sí.

Les votamos nosotras.

-¡Venga, prevenidos, chicos!

¡Continuamos, capitanes!

-Que empiece...

-¡Silencio! -Ese.

Un nuevo bailarín está entrando en el estudio de "The Dancer".

Os recordamos que necesitamos el 75 % de los votos positivos

para que se abra el espejo

y que pueda ser uno de los finalistas del día.

-Ya estamos aquí, amor. ¿Estás nerviosa?

-Un poco. -¿Un poquito?

Bajamos luces.

(AMBOS) Venimos a las audiciones de "The Dancer".

-Sí, pasad.

Qué monos.

Ahí están. ¿Qué tal?

-Muy bien. Guapísima.

¡Guau! ¡Pedazo de pibonaco!

Soy Sandra. -Yo soy Ilya.

-Por favor, sentaos y relajaos.

-Estos salen en Instagram.

Ella sale en Instagram, ¡es influencer!

-Estoy un poco descolocada. ¿Venís en pijama?

-Eh... -(AMBOS) Sí.

-Básicamente. (RÍE)

-Es que... -Bueno, medio pijama cada uno.

-Es uno. Nos los hemos partido. -Sí.

-Ah, sois pareja.

-Sí. -¡Oh!

Qué monos. ¿Cuánto tiempo lleváis juntos?

-Un año.

-Un año, qué poquito. -(AMBOS) Sí.

En cuarentena.

Y le tocó en mi casa.

-¿Cómo que le tocó en tu casa?

Fui a verla y al día siguiente

pusieron el toque de queda...

-El confinamiento...

-Todas las restricciones. Qué total.

Lo hiciste aposta, ¿no? Hombre, claramente.

"No, me pilló. Me vas a perdonar, pero me quedo cuatro meses".

¿Y qué pasó en esos cuatro meses?

-Nos enamoramos.

-Hola, soy Nuria, la madre de Sandra.

A Sandra la adoptamos cuando tenía 28 días.

Y la primera vez que la vi era una preciosidad.

Pequeñita, pelo morenito

y muy espabilada ya desde muy chiquitina.

Mi hija es curiosa, es inquieta, muy cariñosa.

Bueno, la verdad es que es todo.

Sandra e Ilia se conocieron en un campeonato.

Ilyale pidió una foto.

A partir de ahí hicieron más amistad.

Y llegó el estado de alarma y el confinamiento.

A Ilya le pilló en casa, y, a partir de ahí,

ya fue cuando realmente se enamoraron...

y empezaron a bailar los dos juntos.

-Empezamos a crear juntos. Vimos... -Que la gente reaccionaba bien.

Y una cosa con la otra... Seguimos haciendo baile.

Un día más y más y más...

-Y estamos aquí. -Hasta hoy.

Quieras o no, el covid ha hecho cosas malas,

pero, bueno, nos ha traído esto. -Sí.

-¡Qué guay!

-Los dos, al estar juntos, han crecido como bailarines

y como personas también.

Ilya es supercariñoso,

superatento..., es perfecto.

Le gusta el yerno, ¿eh? -Sí.

-Creo que Sandra e Ilya enamorarán al público

de la misma manera que ellos se enamoraron.

Espero que la gente entienda y vea la pasión

y lo bien que bailan, claro,

y puedan pasar todos los espejos necesarios

hasta llegar al final.

Ahí están.

-Me gusta la puesta en escena. -Típico de cuarentena.

Todo con el móvil.

-Muy tú, ¿eh?

Estos son máquinas, ¿no? Tienen toda la pinta.

Espero.

(Música pop latino)

Toma ya.

¡Eh!

Venga.

¡Eh!

El público se va animando. Ahora sí.

Me gusta más esto que el principio.

Está ya a puntito, a puntito.

Que se abra ya, por favor.

¡Vamos! ¡Eh!

¡Sí! ¡Sí!

Ay, el amor lo puede todo.

¡Viva el amor!

Este amor del confinamiento, Miguel Ángel...

Tú, que eres una persona romántica...

¿cómo lo has visto?

¡Increíble! Me encanta, me encanta.

¿Es el sofá de la casa?

Sí, sí, es el sofá. Parecido.

Qué rollo tenéis.

Qué complicidad.

Se ve que os amáis.

Hay muchísima pasión en lo que hacéis.

Enhorabuena.

Gracias.

Me parecen maquinitas los dos.

Me gustaba mucho cómo os expresabais

y cómo teníais esa conexión.

Se nota que habéis pasado una cuarentena juntos.

A ver...

También te digo,

si habéis superado eso,

creo que ya pasáis el espejo, la vida, todo.

¿Con quién se van estos? Con Lola, ya te lo digo yo.

Se van con Lola Índigo.

Estamos en un programa de danza para buscar lo mejor.

A mí me da la sensación que ustedes son aún más máquinas

de lo que hoy han estado.

Me ha parecido flojo.

No sé si os ha jugado una mala pasada los nervios..., no sé.

No, perdona. O sea, yo no comparto que hayan estado flojos.

O sea, flojo es una palabra que no.

Que podéis estar mejor, siempre. Se entrena lo que haga falta.

Se repite lo necesario. Claro que sí, Miguel Ángel.

Sobre todo, si queréis llegar a la final y ganar.

Total.

Sargentitos de hierro.

Continuamos.

Continuamos en de "The Dancer".

¡Guapa! ¡Cerramos el espejo!

Nos hemos quedado con un sabor un poco agridulce

porque Rafa nos ha dicho que lo ha visto un poco flojo.

-Pero queremos mostrar y demostrar que podemos hacerlo mucho mejor.

Y otros vestidos también.

Mimi, ¿cómo sabes esto?

Mira a Lola, se ha puesto el gorrito, es que le queda...

De locos.

Era una app, ¿no? A ver, prueba aquí.

¿Estamos haciendo grupitos y solo somos tres?

¿Estamos haciendo grupitos?

Soy malo para la tecnología. Nos van fatal.

Qué hambre, por favor. No sé ni qué hora es.

-¿Y nuestra comida? -¿Dónde está?

Comiendo un mantecado. Trabaja poco. Siempre hace cosas.

-¿Qué nos depara la noche? -¿Qué puede ser?

-Me gustaría ver un grupo.

-Chicas, ¿preparadas? -Sí.

-Ay, voy. La secretaria desastre.

(Telefonillo)

¿Sí?

Hola. Venimos a las audiciones.

-"Let's go!" -Bienvenidas a de "The Dancer".

Pasad.

(RÍEN)

Hola.

Es como... -Del chotis, ¿verdad?

Me encanta.

Pero ¡sois chulapas! -¡Sí!

-Muy madrileñas, tía.

-¿Cómo os llamáis? -Las niñas de Lola.

¡Las mías!

-¿Tú eres Lola? -Yo soy Lola.

Me llamo Maite, no me llamo Lola.

(RÍEN) ¡Yo tampoco!

De pequeña me pusieron Lola por Lola Flores,

y así me he quedado.

Y son tus niñas... -Porque tengo una escuela de danza.

Y son mis alumnas.

-El camino hasta llegar donde estás...

-Sí, ha sido muy duro.

Claro, luego las ves y dices: "Un poquito más".

-Olé, esa Lola.

-Ya os toca salir. -Venga, va.

Qué ganas de ver también un grupete.

Soy fan, la verdad.

(TODAS) ¡Equipo! Qué guay.

-Estas en "The Dancer" es la oportunidad de nuestras vidas.

Es nuestro momento. Este es nuestro escenario.

Y hemos venido para quedarnos.

Mira qué arte.

(Música flamenca)

# Madrid. #

Le voy a dar ya que sí.

(SANDRA) Vamos.

Están a nada.

-Ay, que se abra. Que se abra la puerta.

¡Vamos! ¡Olé!

¡Sí! -¡Vamos!

¡Qué bien!

(TODAS) ¡Madrid!

¡Madrid!

¡Ole!

Qué maravilla. ¡Vamos! ¡Sí!

Olé, mi Madrid. ¡Olé, ahí!

Ay, pobrecitas, están llorando.

(SANDRA) Chicas...

Al centro del escenario.

Porque es cierto que es muy duro para todos los bailarines

este momento que estamos viviendo.

¿Cuánto llevabais sin actuar con público?

-Sin actuar, no hemos podido actuar todo lo el año pasado.

ni el anterior, que ya nos cortaron en verano.

¡Buah!

Lola, imagino que dabas clases online.

Sí, eso es.

Como muchos, ahora, metafóricamente,

has abierto una escuela.

Y estás aquí... con tu grupo de niñas.

Muchas gracias. Y estás tú aquí.

Sí.

Tía, y qué increíble que ni el covid haya podido frenar

a los bailarines tan jóvenes.

-Un aplauso para vosotras, chicas.

A ver quiénes son los siguientes,

han dejado el listón muy alto. -Agarrada a la silla estoy.

-Volvemos... a cerrar el espejo.

¡Vamos!

Ella es muy lo más.

Me dejas flipada cada vez que dice lo del espejo.

¡Qué guapa!

Es así...

Se parece a Sharpay cuando hacía lo de... Pa, pa, pa.

(RÍE)

¿Y ahora? A ver si tienen un baile sorpresa para enseñarnos.

-¿Tenéis grito de guerra?

-¿Qué hacen? Me encanta. -Se lo pasan pipa.

-¡Bravo, chicos!

Pues muchísima suerte. Por allí, ¡a tope!

¡A tope!

-Esta noche lo vamos a partir

y vamos a dejar a los jueces con la boca abierta.

-Lo van a petar, seguro. -Los grupos ya llaman la atención.

(SUSPIRA)

-Índigo está un poco nerviosa.

Madre mía.

(Música trap)

¡Ey!

¡Vamos!

¡Vamos!

¡Vamos!

-Voy a votarles ya. Venga, yo creo que llegan.

-No queda nada.

¡Vamos!

¡Sí!

-Mira, mira, mira. ¡Flipa, colega!

-A ver qué les dicen. Los he visto bastante bien.

Bueno...

Yo, tío, os conozco a la mayoría.

Ah, por eso estaba nerviosa.

Entonces...

Me da mucho orgullo

el buen ambiente que hay en la danza en España.

Los compañeros que somos todos, tío.

Y cómo hacemos este tipo de cosas sin ningún tipo de pretensión.

"Vamos a pasárnoslo bien, a montar una pieza

e ir al programa a partirlo". Totalmente.

Increíble, chicos.

¿Qué os voy a decir? ¡Máquinas todos!

Tía, qué programa más increíble, o sea...

A cerrar el espejo.

Madre mía, si esto... -Si esto ya es el primer programa...

-Lo que puede venir...

-A ver el siguiente. -Calla, calla.

-¿Cuántos, sois? Tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve, ¿diez?

-Sí, pero falta uno.

-Nos falta una. -¿Falta una?

¿Cómo se llama? -Martina.

-Martina. ¿Y dónde está?

-En el cielo.

¿Qué? -¿Cómo?

-Dejó de estar entre nosotros, y, pues...

Se fue.

-Soy Mari Luz, la madre de Martina, del grupo de La Colla.

De pequeña, le encantaba bailar.

Era un poquito tímida,

pero, a partir de los cinco años, ya se dejó ir.

Y, bueno, ya no tenía tanta vergüenza.

Hasta que falleció, con nueve añitos.

Cuesta.

Cuatro añitos hará en marzo.

Sí, sí.

Bueno, tuvo una enfermedad fulminante.

Entonces, en horas, se fue.

Sí.

Faltaban dos semanas

para la primera competición de todas.

Y se fue.

Te das cuenta de que la vida es un soplo.

Y, nada, soy la madrina del grupo.

Y yo, encantada.

Ahora, cuando actúe La Colla,

Martina va a estar ahí, dando luz y fuerza.

Y esto se nota, se transmite.

Lo hacemos por ella.

-Sí. -Bailamos por ella.

El escenario es por ella y el homenaje es por ella.

Tenéis que apoyar al grupo de mi hija porque son unas campeonas

y se lo merecen todo.

-Os quiero animadas. Ella también os va a querer ver así.

¿A que sí?

-Ese espejo tiene que abrirse para que pasen las niñas. ¡Vamos!

Va a ser así.

Qué maravilla, tío.

-¡La Colla! ¡Martina!

¡Vamos!

Se me ponen los pelos de punta. -Mira, mira.

(Música disco)

¡Hala, qué fuerza!

Va a abrir ya, seguro. Van muy bien sincronizadas.

-Vótalos.

-Yo creo que los voy a votar, tía.

Vamos, se merecen que el público vote...

¡Vamos!

¡Vamos! ¡Sí!

¡Vamos!

(GRITA) ¡Vamos!

¡Qué buenas son!

¡Qué buen rollo!

-Por Martina, creo, lo están haciendo así de bien.

Está todo el público levantado. ¡Está todo el público levantado!

¡Vamos! (GRITA)

¡Vamos!

Mira a Lola Índigo, está superemocionada.

Qué guay.

Guay.

(RÍE) Qué pasada.

¡Qué contentos!

¡Vamos, aquí!

Salid aquí.

Oye, tengo que decir que hoy no habéis sido diez.

Yo creo que habéis sido 11.

Martina ha estado muy presente.

Yo quería decirte, gran mujer,

mi mamá también perdió a su niña.

Y es duro,

tiene que ser muy duro.

Pero ¿sabes qué?

Vivirá siempre en ti. Gracias por estar aquí.

Porque tu hija está con nosotros esta noche.

Yo llevo sombrero.

Si me admitís, yo puedo... (RÍE)

No tengo ni idea de locking, me hubiese gustado aprender más.

Me da mucha envidia. Me hubiese gustado empezar así,

tener eso que tenéis, ese grupito, cuando era más pequeña.

Enhorabuena, me ha encantado.

Me ha gustado mucho.

Es que son superpequeñas, son enanas.

Chicas...

Me habéis encantado. Ha sido maravilloso veros.

Y ha sido muy mágico, muy especial.

Porque estabais ahí dentro...

Estabais transmitiendo algo tan especial...

Y, de repente, cuando se ha abierto esto,

es como si Martina bajara y bailara con vosotros.

Así que enhorabuena.

Chicas, creo que, para cerrar,

que veo que estáis muy emocionadas,

y es normal, ¿no?,

me gustaría que acabarais con un grito de guerra por Martina.

¡La Colla! ¡Martina!

¡Vamos! (GRITA)

-Qué maravilla,

qué energía.

Muchísimas gracias, de verdad. Gracias de corazón.

Cerramos el espejo.

-Le dedicamos todo a Martina.

El teatro es por Martina, todo es por Martina.

Y, sobre todo, estamos orgullosas de nosotras mismas.

Un nuevo bailarín entra en el estudio de "The Dancer".

Os recordamos que necesitamos el 75 % de los votos

para que el espejo se habrá.

Sandra... Es muy bonito el vestido que lleva hoy.

"The Dancer", ¿dígame?

-Hola, venimos a las audiciones de "The Dancer".

-Sí, podéis pasar.

Buenas noches, ¿qué tal? -Buenas noches.

-¿Cómo estáis? -Muy bien.

-El vestuario, no, ¿eh?

No sé qué van a bailar, pero el vestuario, no.

-A lo mejor bailan un clásico, elegante.

-¿De qué os conocéis?

-Pues de una discoteca, que la saqué a bailar.

Ay, qué máquina.

-O sea, sois pareja de baile, pero ¿también pareja sentimental?

-Sí. -Ah, vale.

Empiezo a entenderlo todo.

-En la discoteca también se encuentra el amor, sí.

-Además, ahora tenemos un motivo muy bueno

para ser superfelices,

porque ahora... somos tres.

Estoy embarazada.

-¡Qué buena noticia!

-Sí, ya se me empieza a notar un poquito, estoy de tres meses.

-¿Estás de tres? No se te nota nada.

-Mira, mira... Yo la he visto, la he visto.

-La cuarentena os ha venido hasta bien.

-Hombre, ha sido... Hay que buscar el lado bueno,

y este parón ha sido también un momento

para empezar a crear nuestra propia familia.

-Soy María, la madre de Carlos,

la suegra de Anaïs

y la abuela de mi futuro Nieto.

Oh, qué bonito. No tiene nombre todavía.

Estamos todos muy contentos en la familia.

Ha sido una sorpresa muy grande.

-Bailaréis tres esta noche sobre el escenario.

(AMBOS) Sí.

-Qué bonito.

-Bueno, Anaïs, me tiene enamorada.

Yo veo a mi hijo, ya a nivel madre,

lo veo tan feliz al lado de ella.

Yo la quiero muchísimo.

-Qué bonito. -Qué bonito.

Para nosotros, es algo muy especial.

Se lo podremos decir a nuestro nieto:

"Mira, tú estabas en el vientre de tu madre".

"Tu madre bailando, ahí la ves".

"Para que te sientas siempre muy orgulloso de ellos".

Que, por favor, votéis a Carlos y Anaïs.

Esto tiene pinta de muy sensual. Qué guapos.

Lo más, qué parejón. Como sensual.

Son unos luchadores natos.

Y lo hacen muy bien, ya lo veréis.

-Ella está feliz.

Mira qué feliz.

(Música bachata)

Joé, no veas cómo...

Cómo se mueve, ¿no?

¡Ojo! (PÚBLICO) ¡Uh!

Vaya porté le acaba de hacer,

con la pierna por encima de la cabeza.

-Mira al público.

¡Venga!

¡Vamos!

¡Ah! ¡Sí!

¡Sí!

¡Sí!

-Me encantan. -Cómo bailan, Paula, por Dios.

-¡Madre mía! -¡Madre mía!

Pero ¿has visto lo que acaban de hacer?

¡Madre mía!

¡Bravo!

Ay, Dios mío.

Han venido a por todas. He flipado.

Que se besen, ¿no?

-No.

-Bueno, está claro que las mujeres podemos hacer lo que nos dé la gana.

¡Lo que nos dé la gana!

Con embarazo o sin él,

enhorabuena, es admirable, de verdad.

Lola...

Quiero ser como ella. Ejemplo de poder femenino.

Como ha dicho, podemos hacer lo que nos dé la gana.

Tú eres un máquina.

Pero tengo que decirte una cosa, tu expresión...

Que la canción que estaba sonando la cantas tú.

-Sí. O sea, eres una máquina.

Gracias. Y, además, una supermami.

No te falta nada por hacer.

Te has tirado todos los portés... sin ningún problema,

sin ningún miedo... Con un par de ovarios.

Tengo unas manos que me dan mucha confianza.

-Oh, qué bonito. -Qué bonito.

Muy bien.

Es increíble.

Es increíble, tiene tres mesitos, tiene un niño o una niña ahí.

Y, luego, supersensual. Eres una bomba, chica.

Gracias. Pero una bomba.

Que es una bachata sensual.

A mí... A mí... Por favor, un momento.

Igual Rafa los quiere, ¿eh?

Ese momento que es como... Un, dos, tres, cac.

Hum, cac, cac, cac.

Y un, dos, tres, cac.

¡Vamos! ¡Vamos!

Eso siempre me ha fascinado.

Luego, otra cosa.

A mí... me encantaría tener en mi equipo tres individuos.

Tres maravillas, diría.

Si no la dice, revienta.

¡Tres maravillas!

Ese es el pack completo, ¿eh?

-Un tres por uno. -Ya ves.

Lo primero, a mí también me encantaría

tener a la familia en el equipo.

Oh, Miguel Ángel se pica. De verdad, enhorabuena.

Qué bonito.

Qué buen rollo.

Me habéis encantado.

¡Chicos, enhorabuena!

Miguel Ángel los quiere en el equipo,

Rafa también...

Veremos. -Superemocionante.

Y ha sido una sorpresa, todo el mundo animando.

-Bueno, ha salido todo... -Un subidón.

-Todo muy bien.

-Que se cierre el espejo de "The Dancer".

Hasta luego.

(AMBOS) ¡Siguiente! -¡Siguiente!

¡Hala, qué máquina! Quiero ser como ella.

O sea, quiero estar preñada y hacer todo eso.

Pero, cuidado, a ver, como pasen, a ver qué hacen.

Es lo que estaba pensando.

Si pasan, va creciendo la barriguita.

Me está encantando Miguel Ángel, te lo juro.

-Yo te lo dije, que iba a ser muy buen capitán.

Van pasando las semanas

y esa barriga va creciendo, creciendo... ¿Y luego qué haces?

Aparte, tiene pinta de que esa barriga va a crecer.

Pensaba que era de más meses. Tenía todo el mundo ahí.

(RÍE)

Oye...

Y Rafa es el de... "Pero"...

Veremos, veremos.

Quizá esto lo digo para...

Sí, sí, sí. Hay que tener estrategias.

Qué miedito.

Miedito me das, Rafa, tú también.

Un nuevo bailarín entra en el estudio de "The Dancer".

Recordamos que necesitamos el 75 % de los votos positivos

para que se abra el espejo.

Así que...

Bajamos luces.

Vamos a ver qué pasa. Vamos allá.

Sí, sí, sí. Me gusta, me gusta.

-Te dejo, que llega el siguiente bailarín.

Luego hablamos. Chao, chao. Está siempre ocupada, ¿eh?

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Muy bien.

Bienvenido. -Muchas gracias.

-¿Cómo te llamas? -Antonio Ibáñez.

-¡Antonio!

-Por favor, siéntate. -Gracias.

-Ponte cómodo. -Pues sí.

-Porte tiene, y físico... -Tiene unos brazos y espalda...

Ay, qué guapo.

Soy Cindy, una de las mejores amigas de Antonio.

Y estoy aquí para contaros por qué tenéis que votar por él.

-¿Qué tal estás?

-Muy bien, con muchas ganas.

-¿Sí? -Sí.

-Antonio y yo nos conocimos hace un montón de años.

Ya los he dejado de contar.

Nos conocimos en algo que tiene que ver con este mundo.

En un curso de interpretación para actores.

Y tuvimos la suerte de coincidir

en la primera secuencia de nuestras vidas, juntos.

Y fue increíble. Ese recuerdo será para siempre.

Antonio es un artista en todos los sentidos.

Antonio es actor... -Trabajo de modelo...

-¿Modelo también?

-Hombre, hombre... -¡Lo eres todo!

-Es pintor.

-Toda mi vida he querido que me hagan un retrato.

-Ah, ¿sí?

Pero ¿ahora? (RÍE)

-Y, bueno, vive de eso y de su pasión.

Pero, luego, tiene una oculta,

Y le va de maravilla, porque es un crac, y es el baile.

Lo tiene todo. 360.

Quien mucho hace, poco abarca.

¿Sabes cómo me siento? Como Di Caprio en "Titanic".

(Risas)

¿Cómo me pongo? -Cómoda, como tú quieras.

-Vale.

Madre mía, qué pose.

(PÚBLICO) ¡Uh!

-Tenéis que hacer que se abran esas puertas,

para que Antonio consiga su sitio en "The Dancer",

porque os va a sorprender, porque os va a gustar,

porque tiene mucho que contaros.

Bueno, lo he hecho un poco abstracto y rápido.

Yo pinto cuadros muy grandes.

-Déjame verlo. -Venga.

-¡Guau! -¡Anda, eso no te lo esperabas!

(RÍE)

Bueno, venga, que salga. Lo quiero ver ya.

Es guapísimo. -A ver...

Hala, aquí tienes la puerta.

Suerte. -Gracias.

-Chao, chao. -Me has puesto a punto.

-Venga, hasta luego. -Chao.

Qué elegante. Vamos a ver.

Ahí está.

La música es buena. Apunta maneras.

Dale al botón ya.

(Música electrónica)

Madre de mi vida.

-¡Madre mía!

¡Vamos, Antonio!

-Parece que le está gustando al público, ¿eh?

¡Te la ha tirado a ti! ¡Te la ha tirado a ti!

-¡Madre de mi vida, loca! ¡Qué calores!

¡Vamos, hombre, votad, votad!

¡Vamos!

-¡Claro que sí, Antonio!

-A Rafa le encanta.

Pintor, bailarín, actor...

Debe cocinar mal.

Un 78 % de los votos.

Artista 360, ¿no, podríamos decir, Rafa?

Primero, dale un poco de agua, que se nos va.

Se nos va. Tranquilo, respira.

Me encanta el rollo que tienes, colega. Eres lo más.

(Risas)

¿Te ha gustado el baile?

Así... ¿Sabes qué pasa?

Que no sé dónde colocarlo.

Quiero decir, a ver...

Estaba mirando a Mimi y a Miguel Ángel,

Miguel Ángel estaba dándolo todo. Dándolo todo.

A mí, que abran el espejo, ¡es un subidón!

Es muy difícil estar ahí, Rafa. Gracias, sí.

Y lo veo, quiero decir, muy en tu equipo.

Lo veo muy en tu equipo.

Eres un artista.

Cantas, bailas... Quizá, con todo ese mejunje que tienes,

hay algo de ti que no terminar de gustarme.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Si es que es los de Graná tienen mucho morro, mucha cara.

Eso está muy bien.

Pero a lo mejor es verdad que tienes que encontrar tu cosa.

¿Hace cuánto que no tomas una clase de baile?

Bastante.

Claro, a eso es a lo que me refiero.

Se nota, mi amor.

Entonces, veo que tienes todo lo que hay que tener

para ser el "prota", ¿sabes?

Porque tienes todo el morro,

tienes la pinta, ¿sabes? Y, además, se ve que eres artista.

Bueno, haces un montón de cosas.

Y creo que ahora tienes que canalizarlo

al lugar que tiene que canalizarse.

"Esto es lo que quiero", y centrarte solo en eso.

Depende, la vida está para vivirla,

para disfrutar de lo que a uno le haga feliz.

Y, si a ti te hace feliz bailar, también, debes luchar por ello.

Y tengo que ser honesto,

a mí me ha gustado, pero no me ha encantado.

Pero ¡olé!

Tú has hecho que todo este público habrá el espejo.

Así que enhorabuena.

Muchas gracias.

-Muchísima suerte. Me quedo yo con el micro.

-Hasta luego, Antonio.

-¡Antonio, guapo!

-Ya que me han metido caña. me encanta que me metan caña,

más todavía voy a meter yo. Seguiré trabajando mucho.

¿Cuántas veces nos han dicho a nosotros...?

A lo mejor, para tu equipo, para tu equipo y para mi equipo,

a lo mejor, no es.

Pero para el público, sí. No, sí.

Lo importante es que al público le haya gustado, haya disfrutado,

que haya estado conmigo, apoyándome.

Tenía el tío una fuerza genial, lo que pasa es que...

Hacer tantas cosas es difícil de hacer.

Hacer tantas cosas muy bien...

Bueno, si le dan un papel en el que tenga que bailar...

Lo peta. ¡Vamos!

Ya quisieran el 95 % de los actores.

Total.

Es superfotogénico, luego en cámara...

Nacer guapo es una bendición en la vida.

Te abre muchas puertas también.

¿Os ha gustado Antonio?

Pero ¿para qué?

¿Eh? (RÍE)

Anda, claro... Que no sabéis nada...

¿Para casarse?

Baila...

actúa, pinta...

Partidazo, ¿eh? Yo iría a la puerta a ver si está pillado o no.

¡Gracias, Maqui! ¡Prevenidos!

-Ya está llegando el siguiente bailarín

al estudio de "The Dancer".

-¿La presentadora quién es? Me suena un montón.

¿La de la agencia? -Se llama María.

No es agencia, es la recepción. -Eso, recepción.

Igual la visto ya.

Te lo juro, me suena muchísimo.

-Bajamos luces.

-Ahí, bien empieza. -A ver...

Hola.

"The Dancer", sí, es aquí, pasa, pasa.

Hola, ¿qué tal?

¡Guau!

¡Bueno!

¡Qué guapa!

¡Qué guapa, por favor! -Gracias.

-Eres como la representación de Beyoncé en "The Dancer".

-Sí, ya me gustaría.

-Beyoncé va a dar caña. -Sí.

-¿Cómo te llamas?

-Fátima. -¿Fátima?

¿Y de dónde eres?

-A ver, he nacido en Figueras.

Pero mis orígenes son de Senegal.

Me llamo Fátima, y soy bailarina.

Hace ella su alegato, ¿no?

No me hubiera encantado venir acompañada,

pero he venido sola.

-O sea, ¿no viene nadie contigo?

-No.

De hecho, nadie de mi entorno sabe que estoy aquí.

Mi aventura con la danza

oficialmente empieza cuando tengo 18, 17.

Que digo: "Bueno, me voy de casa".

Mis padres son de Senegal,

con sus creencias y con sus vivencias.

Para ellos, el amor y el querer a sus hijos

es pues que tengan comida, que puedan estudiar y poco más.

Mi padre, al llevar a España,

me decía:

"Tú, no sabes el sufrimiento que he pasado para llegar aquí,

para que tú estés haciendo estas tonterías".

Por ejemplo, yo fui atleta de alto rendimiento.

Y mis padres nunca me han venido a ver a una competición ni nada.

Sí que veía a todos los padres de mis compañeras ahí,

y decía: "Ah, bueno,

es que papá no ha venido porque está trabajando".

O... "Mamá está ocupada".

No es fácil.

No es fácil lidiar con esas cosas.

Más lo que uno lleva encima, ¿no?

Pues estar aquí hoy sola...

es un poco triste.

Triste...

No sé.

Hay muchas cosas que no puedo explicar.

Aparte, hay muchas cosas

que no se pueden entender con la mente,

que solo se puede entender con el corazón.

Entonces, si no hay amor en lo que estás haciendo,

al final eres un robot.

Entonces, para mí, eso es lo más importante.

Qué bonito.

-Está temblando.

(Música étnica electrónica)

(Vítores)

¡Uh, uh, uh!

Madre mía... Me enamoré.

-No me imaginaba esto. -No, yo tampoco.

¡Eh, vamos!

"Very hot".

¿Perdona?

¡Hasta luego!

¡Me encanta!

Qué locura.

¡Venga! Qué buena.

¡Vamos! ¡Qué buena!

¡Vamos, vamos, vamos, por favor!

¡Por favor!

¿Se aprietan los botones o qué?

¡Qué rollo! ¡Me flipa!

¡Vamos! ¿Qué es esto?

¡Vamos!

Pero ¿esto qué es?

¡Vamos!

¡Olé!

¡Hasta luego!

Me ha encantado, ¿eh?

-¡Y a todo el mundo! -Qué energía.

-Mira, mira cómo están los jueces.

¡Venga, hombre!

¡Madre mía! Venga.

A los tres capitanes ha enamorado, a los tres.

¡Fátima, ven aquí!

¡Madre mía!

¡Toma ya!

Ahora sí tenemos un problema. Sí, sí, sí.

Ahora tenemos un problema. Ah, pero ya has dado el pase.

¡Ya has dado el pase!

Qué bestialidad.

Otro rollo. ¡Bravo!

Fátima, no has venido sola, está todo el público apoyándote.

Estamos Sandra y yo también contigo a tope.

¡A tope contigo!

De verdad, creo que su familia tiene que estar bien orgullosa.

Qué bonita.

Qué bonita eres.

Rafa, Rafa, por favor...

A ver, yo me quito... Quítate lo que quieras.

No, no, no, esto es una locura.

O sea, vamos a ver una cosa, mujer.

O sea, quiero decir,

lo que tú has hecho hoy aquí no es normal.

Y esto es también un mensaje

para todos esos culturetas, elitistas,

que hablan de la danza como si fuera algo...

La danza eres tú.

Tú eres África. ¿Sabes qué? ¡Viva África!

¡Viva África!

-¡Viva! -¡Viva, ahí!

Di que sí, viva la danza africana, hombre.

Fátima...

Fátima, eres increíble.

Eres increíble.

Increíble, de verdad.

Es una pena que tu familia no esté aquí

porque hubiera disfrutado tanto...

(Vítores)

Fátima, muy mal se te tiene que dar

para que no estés en el equipo de uno de nosotros tres.

¡Y queremos que vengan tus padres aquí!

¡A que te vean!

Una valiente, ¿no?

Se arriesga... Y, si arriesgas, pues ganas.

Veremos a ver si no tenemos conflicto aquí.

Chica, eres maravillosa. Lo haces increíble.

Me ha encantado. Me has emocionado un montón.

Fátima, ya está.

¡Un fuerte aplauso para Fátima,

que cuenta con el apoyo del público!

¡Cerramos el espejo!

Para ser el primer día, son todos buenísimos.

Ahora hay un problema.

Porque yo quiero a esa mujer, tú quieres a esa mujer.

No hay un problema,

a quien le toque elegir, se la va a llevar.

La ruleta... La ruleta va a ser.

Muy contenta,

no me esperaba este recibimiento tan bonito y tan cálido.

Esto es muy fuerte. Es una locura.

Ella es muy fuerte. Brutal.

La veo una chica Lola Índigo.

Es totalmente para estar en un vídeo tuyo...

A ver, tranquilito, si cojo a esta niña,

veremos lo que hago con ella.

Ahí lo dejo.

Han terminado los audicionados.

Es el momento de la deliberación de los capitanes.

Si quieren formar equipo, tendrán que tomar una decisión.

Cada capitán solo puede elegir a un bailarín,

a un concursante.

¿Solo a uno?

-Solo a uno.

Capitanes, el marrón es vuestro.

A ver... Vamos a ver.

"Delivery". Deberíamos pensar

en lo que nos viene bien a cada uno de nosotros,

aparte de la competición.

Si no lo han pasado mal ya, viene lo peor.

Tendrá que decidirlo la rueda esa.

Pero, vaya... También.

Muy bien, ahí. Lo primero, hay mucho talento.

Ojo, va a haber más audiciones

y vamos a tener más gente en el equipo.

Ahí es donde yo estoy mirando.

Hay que pensar en nosotros, en individual...

Y en ellos. Exacto.

En su potencial y hasta dónde los podemos llevar.

Es que están buscando al bailarín, no a uno cualquiera.

Pero tenemos un problema, gente buena se va a quedar fuera.

No, no, eso es un marronazo.

Va a pasar todos los días, ¿no creéis?

Yo tengo claro lo que voy a coger.

¡Qué perro!

¡Qué perro!

Estamos compitiendo.

Qué difícil. Mira, no lo sé.

-Ostras, la cosa está muy reñida. -¡Fua!

Vamos a sufrir.

Pero va a molar.

Mola el sufrimiento. Qué marrón.

Dice mucho del castin que estemos...

Se está quedando gente fuera.

Dejar tantos grupos fuera... -Qué intriga.

-Qué intriga, que terminen ya.

Te digo una cosa, los primeros tenían rollo...

¡Ay, Dios! ¡Ay, Dios!

Capitanes.

Yo quiero ser el primero en elegir.

Qué caras tenéis, ¿no?

Es complicado. No, complicado no, ¡es imposible!

Es imposible. Lo sabemos.

Lo sabemos. 13 han pasado hasta aquí, 13 artistas.

Pero ahora debéis elegir a vuestro concursante favorito

o grupo favorito para que forme parte de vuestro equipo.

Qué injusto.

Pero antes descubriremos el orden en el que lo haréis.

¿De acuerdo? Así que... Madre mía.

Que entre la ruleta,

que va a indicar cuál es el orden de elección.

-¡Ay, una ruleta! ¡Vamos! -¡La rule, cariño!

¡Ah, me toca a mí!

Lola Índigo. Miguel Ángel, y Rafa Méndez en último lugar.

Vamos, Lola, la primera.

-¡Bravo! Se lo merece. -Era de esperar.

-Se lo merece.

Es el orden, ¿no?

-En verdad, a quien le toque el primero, lleva ventaja.

¡No estoy de acuerdo con esto!

Rafa, vas a ser el último. Bueno...

Es justo, ¿no? Los últimos serán los primeros.

Siempre.

Ay, Dios.

-Hay conflicto, hay conflicto.

-¡Abrimos el espejo!

-¡Bravo!

¡Ahí están, pobrecitos!

Ellos son los que han conseguido el 75 % de los votos del público.

Ahí los tenéis a todos.

Enhorabuena, chicos.

Pero no todos vosotros vais a pasar a la siguiente ronda.

Ay, Dios...

Solo tres.

Qué difícil. Madre mía.

Solo tres.

Sabemos que es una decisión tremendamente complicada.

Y, afortunadamente, no la tenemos que tomar nosotros.

Ni siquiera el público.

La primera en elegir es Lola Índigo.

¿Estás dispuesta a elegir?

Mira, ¿sabes qué?

¿Sabes una cosa? (RÍE)

Porque me tira la tierra, me quedo con Macarena.

¡Lola Índigo se queda con Macarena!

Qué bueno. ¡Tú, para mí!

Aquí se trata de ir con el mejor bailarín,

el más especial.

¡Ay, Dios, qué complicado!

Qué bueno, qué giro tan fuerte.

Es que Mimi es tremenda. No, no, el giro viene ahora...

Porque yo me quedo con Leandro.

¿Perdona?

(RÍE Y GRITA)

¡Vamos! (RÍE)

Estos dos señores que están aquí son tremendos.

Porque van poquito a poquito... Y luego van cambiado todo.

¡Me ha salido del alma! Pero ha quedado lo mejor.

Pero tengo que decir algo antes de tomar esta gran decisión.

Gracias a cada uno de ustedes.

Gracias de corazón por vuestro trabajo,

por vuestra pasión, por vuestras ganas.

Por amar a la danza tanto como lo amamos nosotros.

Gracias, de corazón. Dicho esto...

Rafa, lo tienes claro, ¿no?

Yo me quedo de donde proviene la danza.

Yo me quedo de la tierra.

Yo me quedo con África, ¡Fátima!

¡Estás en mi equipo!

(SANDRA) Fátima...

Macarena, Leandro, Fátima, venid aquí adelante, por favor.

Sin duda, se lleva una artistaza a su equipo.

-Y ha elegido el último.

Aquí tenemos a los tres

que ya forman parte de cada uno de los equipos.

¡De Miguel Ángel Muñoz, de Lola Índigo, de Rafa Méndez!

¡Enhorabuena, chicos!

¡Gracias a todos vosotros!

Va a estar reñido.

Este programa está muy reñido.

Sandra, nos vemos la semana que viene.

-Nos vemos la semana que viene.

¡Nos vemos en "The Dancer"!

(Música, vítores)

The Dancer - Programa 1 - Ver ahora

El flamenco podría desaparecer

La Unesco declaró el flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en noviembre de 2010. Ahora, con la crisis sanitaria ha sumergido a este arte en un “pozo sin fondo”. El 95% de los tablaos que hay en España continúan cerrados un año después del comienzo del Estado de Alarma. El 5% que milagrosamente abrió sus puertas hace relativamente poco, factura un 1% de lo que ingresaba antes de la pandemia. El sector clama que el flamenco podría desaparecer…

Nuestro Flamenco - Lo tablaos en tiempos de pandemia - 19/11/20 - escuchar ahora

Te contamos más sobre el baile en la pandemia, a partir del jueves a las 23:55 en La 1 de RTVE: “El caso es bailar”.

Noticias

anterior siguiente