Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El FMI empeora sus previsiones para España en 2021 aunque será la que más crezca de las grandes economías europeas

Por
El FMI retrasa la recuperación económica por el repunte de contagios

El aumento de contagios, las nuevas variantes del virus y las restricciones para frenar el avance de la tercera ola ralentizarán la recuperación económica a principios de 2021. Es una de las conclusiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que empeora las previsiones económicas de España para este año, con un repunte del 5,9 %, y nos sitúa como el país desarrollado más golpeado por el coronavirus en 2020, tras sufrir un desplome del 11,1 %.

“Aunque las recientes aprobaciones de vacunas han suscitado la esperanza de un cambio de rumbo en la pandemia a finales de este año, las nuevas oleadas y las nuevas variantes del virus plantean preocupaciones para las perspectivas”, señala el organismo en la actualización de su Informe de Perspectivas Globales (WEO, por sus siglas en inglés), donde rebaja el crecimiento de España para 2021 del 7,2 % al 5,9 %, en línea con sus socios europeos.

Su conclusión es que la crisis económica ha sido menos severa de lo que estimó inicialmente, ya que en octubre calculaba una caída del PIB español del 12,8 %, pero también que la recuperación será más lenta como consecuencia de la intensidad y la precipitación de la nueva oleada de contagios. “Las infecciones y las restricciones suavizarán el impulso a principios de 2021”, detalla.

No obstante, España crecería este año al mayor ritmo de todas las economías avanzadas y solo se vería superada por la India (11,5 %) y China (8,1 %). “Se espera que el debilitamiento de principios de 2021 dé paso a un impulso ascendente en el segundo trimestre, a medida que las vacunas y las terapias estén más disponibles, permitiendo que la actividad intensiva de contacto se fortalezca”, apunta el FMI.

Para 2022 el ritmo de crecimiento de la economía española continuaría por encima de la media de la zona euro y de los países desarrollados, si bien perdería algo de fuerza respecto al repunte del año anterior: el PIB de España se situaría en el 4,7 % el próximo año, solo superado por Reino Unido (5 %), China (5,6 %) y la India (6,8 %). Será entonces, estima el organismo, cuando la transmisión local del virus registre niveles mínimos en todo el mundo.

Recuperación más lenta en los países desarrollados

A nivel global, el organismo con sede en Washington mejora sus previsiones y cifra el repunte para este año en el 5,5 %, tres décimas más que su estimación anterior, mientras que en 2020 la caída finalmente fue del 3,5 %, lo que supone un descenso de nueve décimas sobre la previsión de octubre.

Expectativas de un fortalecimiento de la actividad impulsado por las vacunas

“La previsión de crecimiento para 2021 se ha revisado al alza, lo que refleja el apoyo adicional de las políticas en algunas grandes economías y las expectativas de un fortalecimiento de la actividad impulsado por las vacunas más adelante en el año, que compensan el lastre del impulso a corto plazo debido al aumento de las infecciones”, apunta el informe.

Las economías avanzadas, por su parte, se recuperarán de forma más lenta: crecerán de media un 4,3 % en 2021, por el 6,3 % de los países en vías de desarrollo, si bien mejoran en cuatro décimas con respecto a las anteriores estimaciones. Según el FMI, la mejora es “especialmente importante” ya que “refleja el apoyo fiscal adicional -principalmente en Estados Unidos y Japón- junto con las expectativas de una disponibilidad generalizada de vacunas más temprana en comparación con el grupo de mercados emergentes y economías en desarrollo”.

El FMI alerta de que España no se recuperará hasta 2025 si hay más rebrotes de coronavirus

No obstante, el organismo advierte de que este repunte podría ser aún “más débil” si la nueva oleada de contagios -incluidas las nuevas variantes- resulta difícil de contener, las infecciones y las muertes aumentan rápidamente antes de que las vacunas estén ampliamente disponibles y las restricciones resultan más fuertes de lo previsto.

“Además, si se retira el apoyo político antes de que la recuperación se afiance, podrían aumentar las quiebras de empresas viables pero sin liquidez, lo que provocaría más pérdidas de empleo e ingresos”, recalca en su informe.

Continuar con el apoyo fiscal

Por ello, el FMI apuesta por garantizar un apoyo “eficaz” por parte de los gobiernos hasta que se produzca una normalización de la actividad impulsada por las vacunas, que ayuden a limitar “los daños persistentes de la profunda recesión del año pasado”.

“El considerable apoyo fiscal anunciado para 2021 en algunos países, incluidos los más recientes Estados Unidos y Japón, junto con el desbloqueo de los fondos de la UE, contribuirá a impulsar la actividad económica entre las economías avanzadas con efectos indirectos favorables para los socios comerciales”, señala. De esta manera, el organismo prevé que los déficits fiscales de la mayoría de los países disminuyan en 2021 a medida que los ingresos aumenten y los gastos disminuyan automáticamente con la recuperación.

14 horas - La pandemia empuja a la pobreza a 800.000 personas en España, según Oxfam - Escuchar ahora

La carga de la crisis ha caído de forma desigual entre los distintos grupos

Asimismo, el organismo insiste en que la profunda crisis a nivel mundial durante el pasado año ha tenido graves repercusiones negativas en determinados sectores de población. “La carga de la crisis ha caído de forma desigual entre los distintos grupos: los trabajadores con menos estudios, las mujeres, los jóvenes, los que trabajan en sectores de gran intensidad de contactos y los que tienen un empleo informal han sufrido pérdidas de medios de vida e ingresos desproporcionadas”, apunta, por lo que es necesario fomentar la inversión en programas de empleo y recualificación.

Respecto a los países en vías de desarrollo, el FMI aboga por el apoyo de la comunidad internacional a través de subvenciones, préstamos en condiciones favorables y alivio de la deuda, lo cual “será esencial para garantizar que estos países no se vean abrumados por los costes de la crisis y el aumento de la pobreza”. Al tiempo que advierte de que la reestructuración de la deuda puede ser “inevitable” para algunos de ellos.

Noticias

anterior siguiente