Enlaces accesibilidad
COVID-19

Entre el 7 y el 8 % de los ancianos que vivían en residencias en España habría fallecido por el coronavirus

Por
Residencias de ancianos y COVID-19: Las residencias se han convertido en foco principal de la crisis sanitaria causada por el coronavirus.
Las residencias se han convertido en foco principal de la crisis sanitaria causada por la COVID-19. EFE

Entre septiembre y diciembre de 2020, se estima que había 312.753 personas viviendo en 5.568 residencias de mayores en España, lo que supondría una ocupación del 81,3 % de las 384.567 plazas disponibles, según los resultados de un estudio emprendido por el CSIC. Desde que estalló la pandemia de coronavirus en España y hasta el pasado 31 de diciembre, habían muerto unas 24.933 personas, según el recuento realizado por RTVE.es. En consecuencia, el 7,97 % de los residentes en estos centros fallecieron en España en 2020 con COVID-19 o síntomas compatibles.

Las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en España han sido especialmente dramáticas en un lugar y para una parte de la población en concreto: las residencias de ancianos y las personas mayores que viven en ellas. Pese a ello, se desconocen aún datos básicos de la magnitud crisis sanitaria en estos centros. Entre otras razones, porque no existe una cifra oficial de la cantidad de personas que viven en las residencias de mayores.

Sin información oficial centralizada por parte del Gobierno respecto a las muertes ocurridas por el coronavirus -los recuentos realizados por los medios de comunicación no coinciden con los primeros datos oficiales adelantados por el Instituto Nacional de Estadística (INE)-, no existe tampoco una estadística fiable sobre la población institucionalizada en residencias de mayores, en contraste a las fórmulas de convivencia familiares en viviendas, cuyos datos de hogares, tipos y personas sí que se conocen bien.

Sin embargo, una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para calcular el nivel de ocupación en las residencias de mayores en España, junto al recuento realizado por RTVE.es a partir de la información suministrada por los gobiernos autonómicos, permite estimar el impacto concreto de la pandemia de la COVID-19 en la población residente en estos centros sociosanitarios, tanto públicos como privados.

Tomando como fuente estos mismos datos, al terminar el año 2020, los fallecidos en residencias con COVID-19 o síntomas compatibles con esta enfermedad rozaron los 25.000 -en concreto, 24.933-, según el recuento de RTVE.es, lo que supondría casi el 8 % de los mayores que viven en las residencias, si el censo permaneciera igual a fecha de 31 de diciembre.

Si se considera la población en residencias estimada antes de la primera ola de la pandemia, 333.290 residentes en 2019, el porcentaje sería del 7,48% del total de los residentes, de modo que se puede concluir que la mortalidad del coronavirus en la población en residencias de ancianos está entre el 7 y el 8 %.

Casi la mitad de los fallecidos por COVID en España vivían en residencias

A día de hoy, los decesos en centros de mayores son casi el 49 % de las más de 51.000 muertes registradas en España por el coronavirus, según el Ministerio de Sanidad, aunque el exceso de mortalidad por la pandemia superaría las 70.000 personas, según el sistema de monitorización del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), y las 77.000 personas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La investigación, desarrollada por el laboratorio Envejecimiento en Red (EnR?) y dentro de la Plataforma de Salud Global
del CSIC
, está dirigida por Antonio Abellán y Diego Ramiro, investigadores del Instituto de Economía, Geografía y Demografía de esta institución. Reúne información dispersa procedente de las comunidades autónomas y se basa en una encuesta a las 5.568 residencias existentes en España, entre centros públicos y privados. Este proyecto cuenta con la financiación de RTVE a través de una donación que la corporación pública para estudiar las razones que facilitaron la propagación de la pandemia en las residencias de ancianos y adoptar medidas que reduzcan el riesgo de contagio.

Los investigadores han llevado a cabo su encuesta entre septiembre y diciembre, y sus primeros resultados dibujan una estimación inicial de la población en residencias de personas mayores en 2020 tras la primera ola de la pandemia de COVID-19. A partir de los datos de ocupación obtenidos del 67,7 % de las residencias, realizaron un cálculo estimativo para el conjunto de los centros.

La ocupación de las residencias cayó un 6,3% en 2020

En 2020 había en las residencias españolas 384.567 plazas disponibles, 11.582 más que el año anterior. También había 151 centros más (5.568 frente a 5.417, según la base de datos del CSIC) pero el nivel de ocupación cayó 6,3 puntos, al descender el total de residentes en 21.167 personas.

La razón fundamental de esta bajada es el extraordinario número de defunciones por la pandemia en su primera ola, entre los meses de marzo y mayo (un total de 19.295, según el recuento de RTVE.es), que continuó en los meses posteriores, aunque en un grado menor.

No obstante, advierten los autores de la investigación, hay que tener en cuenta que en esta variación también pudieron influir las posibles salidas de los residentes que retornaron a sus domicilios familiares y la menor entrada de residentes durante los meses más duros de la pandemia. Con los datos disponibles no se puede determinar la magnitud de estas cifras ni tampoco atribuir íntegramente el descenso de 21.167 residentes a las consecuencias del coronavirus.

Noticias

anterior siguiente