Enlaces accesibilidad

Coronavirus

España, cuarto país del mundo con más muertos con coronavirus por número de habitantes

Por

El coronavirus, que ya ha dejado más de un millón de muertes en todo el mundo, ha tenido, sin embargo, una letalidad desigual en cada territorio: aunque Estados Unidos, Brasil e India son los tres países con más fallecidos en términos absolutos, la comparación entre las muertes de países con más de un millón de habitantes en relación con su población revela que Perú es el que presenta una tasa de mortalidad más elevada, con 107,09 decesos por cada 100.000 habitantes, seguido de Bélgica, con 96,54 fallecidos.

[Reportaje especial: ¿Qué es un millón de muertos?]

Aunque Europa fue el continente más golpeado durante los meses de marzo y abril, el foco se ha ido desplazando y siete de los diez países con una mayor tasa de decesos pertenecen al continente americano. En este sentido, España, que revisó en junio la cifra oficial de decesos y llegó a tener la segunda tasa de mortalidad más elevada del mundo, ahora se encuentra en el cuarto puesto, con 75,43 muertes por cada cien mil habitantes, ligeramente por delante de Chile.

Las cifras están, en parte, condicionadas por la forma que tiene cada país de contar los fallecimientos y al número de test de detección de coronavirus realizados a la población. En el caso de Bélgica, tal y como explicó la primera ministra, Sophie Wilmès, se ha optado por "la mayor transparencia" e incluyen en el cómputo tanto aquellas muertes en hospitales, residencias de ancianos o domicilios que hayan dado positivo en el test de coronavirus como aquellos sospechosos de tener la enfermedad. 

En España, que ya rebasa los 35.000 decesos desde el inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad incluye en su recuento solo a aquellas personas fallecidas que se ha confirmado que tenían coronavirus y el Gobierno publicó una orden para que todas las comunidades registren de la misma forma tanto el número de casos, como el de fallecidos y test realizados. Sin embargo, autonomías como Cataluña facilitan, además, el dato de muertos con síntomas compatibles de COVID-19.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que entre el 15 de marzo y el 11 de mayo se habrían disparado hasta un 74 % respecto a las contabilizadas el año pasado, con casi 47.000 fallecimientos más por todas las causas. Aunque no todo el exceso de muertes -que también se refleja en el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo)- pueda ser atribuible al SARS-CoV-2, las cifras apuntan a que el virus habría provocado muchas más víctimas de las recogidas en el balance oficial.

El virus se ceba con los países americanos

Por detrás de Perú y Bélgica, Bolivia se sitúa como el tercer país con más fallecidos por cada cien mil habitantes, con 76,38 muertes, mientras que Brasil es el quinto, con 75,4 decesos

Chile se sitúa en sexto lugar, con 74,89 fallecidos por cada 100.000 habitantes, mientras que Ecuador queda en séptimo lugar, con 73,68 decesos, por delante de México, que registra 71,17 fallecidos.

Estados Unidos, que sigue siendo la nación con más contagios acumulados, por encima de los ocho millones, está en la novena posición con casi 69,41 muertes por cada cien mil. En términos globales, desde el punto de vista de la mortalidad se demuestra que la pandemia tiene su epicentro actualmente en el continente americano.

Europa vuelve a subir a lomos de la segunda oleada

Europa mostraba una mayor letalidad por habitante en los primeros meses de la pandemia y, aunque ahora el foco está en América, aún sigue habiendo tres países europeos entre los diez que acumulan mayor tasa de decesos. Y a lomos de la segunda oleada, las cifras de mortalidad en relación con la población vuelven a crecer.

Así, Bélgica es el segundo país con más muertes por cada 100.000 habitantes y España es el cuarto, con 75,43 decesos por cada 100.000 personas. Por su parte, el Reino Unido, primer territorio con más muertes de Europa y quinto del mundo, ocupa la décima posición con 68,26, e Italia, epicentro europeo de la primera ola de la pandemia, registra una tasa superior a 62,39 decesos por cada cien mil personas. 

Por debajo, Suecia -cuyo gobierno, al igual que el británico al inicio de la epidemia, intentó propiciar una inmunidad de grupo-, supera en decesos al resto de los países nórdicos, con 58,25. Mientras, las muertes por 100.000 habitantes alcanzan en Francia las 53,06 y en Países Bajos, las 41,91.

Metodología y fuentes

Para la elaboración de esta información utilizamos los datos del Centro de Ciencias e Ingeniería de la Universidad John Hopkins de Estados Unidos, ministerios de Sanidad oficiales y la Organización Mundial de la Salud. Los datos de población proceden del repositorio de datos abiertos del Banco Mundial. 

Empleamos la definición de países fijada por Naciones Unidas: 193 países, Palestina y el Vaticano.

Noticias

anterior siguiente