Enlaces accesibilidad

Un informe del Parlamento británico asegura que el Gobierno subestimó la "amenaza" de las interferencias rusas

  • Acusa al Ejecutivo británico de "evitar investigar" la influencia rusa en el referéndum del 'Brexit'
  • El documento sostiene que Rusia también intentó influir en el referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014

Por
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla con el presidente ruso, Vladimir Putin, durante la Conferencia Internacional de Libia celebrada en Berlín el pasado19 de enero. EFE ARCHIVO

El Gobierno del Reino Unido ha "subestimado" la "amenaza" que plantean las interferencias de Rusia en el país, que es uno de los "principales objetivos" de Moscú en Occidente, según un informe divulgado este martes por el comité parlamentario de Inteligencia y Seguridad (ISC) británico.

El informe del Parlamento británico sobre la injerencia de Rusia en el escenario político de Reino Unido acusa al Gobierno británico de "evitar investigar" la influencia rusa en el referéndum del 'Brexit', en el que ganó por un estrecho margen la opción de abandonar el club comunitario, apoyada por el actual primer ministro, Boris Johnson.

El informe, que ha sido finalmente publicado este martes tras el retraso provocado por la negativa del Ejecutivo de Johnson a permitir su difusión, subraya que es necesaria "una acción inmediata" para contrarrestar la amenaza que supone la injerencia rusa en Reino Unido.

La Comisión de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico sostiene en su documento que el Gobierno del primer ministro "evitó activamente" investigar la injerencia en el referéndum sobre el 'Brexit'. Además, la comisión parlamentaria deja claro que no había ninguna razón para retrasar la publicación del informe, cuya publicación impidió el Ejecutivo alegando motivos de seguridad en los días previos a las últimas elecciones legislativas, según informa la BBC.

"No había razón para el retraso"

En la rueda de prensa de presentación del informe, Kevan Jones, uno de los miembros de la Comisión de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico, ha criticado al primer ministro por haber impedido la difusión pública del documento y dejado claro que "no había razón para el retraso" en la publicación.

El informe aborda una serie de temas, que van desde las campañas de desinformación, las tácticas cibernéticas y el papel de los ciudadanos rusos en Estados Unidos, y llega a la conclusión de que Reino Unido era un "objetivo principal" para Rusia. Sin embargo, gran parte de los detalles "altamente sensibles" del documento no se publicarán por el temor de las autoridades a que Rusia pueda utilizarlos para amenazar a Reino Unido.

El informe de la comisión parlamentaria sostiene que Reino Unido era "claramente un objetivo" de las campañas de desinformación en el marco de las elecciones y que dichas campañas suponían "una patata caliente" porque ninguna agencia quería asumir el liderazgo para abordarlas.

Stewart Hosie, otro miembro de la Comisión de Inteligencia y Seguridad, ha señalado que nadie en el Gobierno quería abordar el tema de la injerencia rusa y que todos desconocían si Rusia intentó influir en la campaña del referéndum del 'Brexit' "porque no querían saberlo.

"Nadie quería tocar el tema ni con una pértiga de tres metros"

"No hubo ninguna evaluación de la injerencia rusa en el referéndum sobre la UE y esto viene porque nadie quería tocar el tema ni con una pértiga de tres metros", ha explicado Hosie. "Esto tiene un crudo contraste con la respuesta de Estados Unidos a la supuesta injerencia en las elecciones presidenciales de 2016", ha añadido.

El miembro de la Comisión de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico ha hecho hincapié en que "debería haber habido una evaluación de la injerencia rusa en el referéndum sobre la UE". "Tiene que haberla porque el público debe conocer los resultados de esta evaluación", ha apostillado.

El documento sostiene que hay "declaraciones creíbles de fuentes abiertas" que sugieren que Rusia intentó influir en el referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014. El Gobierno, a juicio de Jones, "decepcionó" a los británicos al no evaluar esas afirmaciones.

Noticias

anterior siguiente