Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Sanidad estudia adelantar la campaña de la gripe ante una posible segunda ola de COVID-19 en otoño

Por
Simón ve "interesante" adelantar la vacunación contrala gripe porque reduciría el número de casos globales "compatibles con gripe o coronavirus"

El Ministerio de Sanidad está estudiando adelantar la campaña de vacunación de la gripe, para reducir el riesgo si se produce una segunda ola de COVID-19 en otoño. En el contexto de ese hipotético rebrote otoñal, que es uno de los posibles escenarios con el que trabajan las autoridades sanitarias, el adelanto de la campaña de la gripe podría reducir el número de casos susceptibles de ser confundidos con coronavirus, además de limitar la gravedad de los casos de gripe, por lo que contribuiría a evitar una mayor saturación hospitalaria.

"Adelantar la campaña puede ser interesante", ha reconocido el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, aunque ha detallado que algunos estudios apuntan a que se reduce su efectividad al adelantar o retrasar la creación de las vacunas con respecto al inicio de la campaña. Esto es así debido a la alta capacidad de mutación que tiene el virus de la influenza, el que origina la gripe estacional, por lo que una vacunación demasiado temprana podría no ser efectiva si la onda epidémica de la influenza se retrasa y además el patógeno muta.

Simón también ha tenido en cuenta otros factores que podrían retrasar la vacunación contra la gripe, como que las compañías farmacéuticas no puedan disponer de la cantidad suficiente de dosis para todos los países. Sobre si se producirá alguna modificación en los grupos a vacunar, ha indicado que "en principio la recomendación es para mayores de 65 años y grupos vulnerables concretos, pero de forma genérica a toda la población". Básicamente, la misma que se hace todos los años.

Sanidad estudia adelantar la vacuna de la gripe

Simón no descarta un rebrote de COVID-19 en verano

Sin embargo, el epidemiólogo ha advertido de que si las medidas de precaución contra el COVID-19, como la distancia de seguridad y el uso obligatorio de mascarillas, se relajan excesivamente en las próximas semanas, podría haber un rebrote este mismo verano. "Si nos relajamos más de la cuenta podría haber un resurgimiento relativamente rápido de la progresión", ha alertado durante su intervención en rueda de prensa tras la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus.

Simón ha señalado que el Ministerio de Sanidad está trabajando con la hipótesis de una posible segunda onda epidémica, previsiblemente en otoño, pero ha recordado que no hay razones para que no se produzca cuanto antes si se relajan las medidas y, además, empieza a producirse una llegada masiva de turistas desde países extranjeros de riesgo, lo que probablemente incremente el número de casos importados.

"Hasta ahora, la evolución sigue siendo muy buena pese al levantamiento de restricciones, pero no podemos descartar la relajación excesiva. Está en mano de todos que esto no suceda durante el verano, pero no podemos descartarlo", ha avisado, aunque ha querido puntualizar que por el momento "se están detectando de forma muy precoz" todos los pequeños brotes que se están produciendo.

En este sentido, ha añadido que las autoridades sanitarias creen que se están detectando "suficientemente bien" para actuar y controlarlos, pero ha apostillado que "si no fuera así dentro de unas semanas habría riesgo de transmisión dentro del verano".

Noticias

anterior siguiente