Enlaces accesibilidad

¿Qué sabemos de la relación entre coronavirus y aparatos de aire acondicionado?

Por
Una mano apunta con un mando a distancia hacia el split del aire acondicionado bajo el sello en verde con las palabras "Verifica RTVE"
Circula por whatsapp un audio en el que una mujer mayor dice: ¿Me han dicho que no pongamos el aire acondicionado porque sale el coronavirus¿. VERIFICA RTVE

Circula por whatsapp un audio de 13 segundos en el que una mujer mayor dice: “Oye, te quería comentar una cosa: que me han dicho que no pongamos el aire acondicionado porque sale el coronavirus este. Ten cuidado”. El SARS-CoV-2 no se genera o reproduce dentro de aparatos de aire acondicionado, no “sale” de ellos, pero la climatización debe utilizarse con ciertas precauciones y combinada con tanta ventilación natural como sea posible para minimizar cualquier riesgo de contagio.

Los medios de comunicación se han hecho eco de la posible relación entre el coronavirus y el aire acondicionado debido a la llegada del calor en el hemisferio norte y su coincidencia con el plan de desescalada. A día de hoy, 13 de junio de 2020, varias sociedades médicas y federaciones del sector se han pronunciado mostrando su escepticismo y la falta de evidencias científicas sobre la posibilidad de que los climatizadores faciliten la propagación del coronavirus. Pero también reconocen que aún no se sabe todo y recomiendan ciertas medidas.

¿Contagio en un restaurante?

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas inglesas) publicará en la edición de julio de su revista Emerging Infectious Diseases un artículo sobre esta cuestión. La primera noticia del estudio se dio en la versión online de la revista en abril, con formato de carta científica, y ha suscitado mucho interés.

Describe que una mujer asintomática pudo haber infectado a otros nueve individuos -tres familias en total- porque el aire acondicionado del restaurante de Guangzhou en el que estaban llevó el virus a determinadas mesas. Los investigadores incluyen dibujos del caso, pero no presentan una simulación práctica propia y no analizan otros posibles factores influyentes en el contagio.

Plano con la situación de las mesas y el aire acondicionado en el restaurante de Guangzhou, China.

Plano con la situación de las mesas y el aire acondicionado en el restaurante de Guangzhou que ha motivado el estudio de los contagios. VERIFICA RTVE

Verifica RTVE ha preguntado sobre este trabajo al director de Investigación del Instituto de Salud Carlos III, Antonio Portolés, quien asegura que el análisis le “parece coherente en relación a los espacios y tiempos de exposición”. Sin embargo, para Portolés “no se puede comprobar si las posiciones de las mesas, denominadas expuestas, realmente tienen un circuito diferente de canalización que justifique la inferencia que hacen, o la exposición es por la proximidad física”.

Según este científico, “puede pensarse que el aire es una corriente que se mezcla, y se filtra, y vuelve a circular, por lo que salvo que las conducciones fueran diferentes, la afectación supongo que debería ocurrir en todo el sector común, no sólo en las mesas colindantes”.

Por su parte, la científica y codirectora del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), Isabel Sola, advierte a RTVE.es que "si hay recirculación del aire sin que haya renovación de ese aire, el virus sigue dando vueltas". "En verano habrá que ser cuidadosos con el aire acondicionado, y favorecer en todo lo posible que las reuniones sean en espacios abiertos, en los que el aire se renueva y disminuye el riesgo de que hay infecciones. En un espacio cerrado, si no tienes ventilación natural sino aire acondicionado y el mismo aire de la habitación se limita a recircular, el virus también recircula", señala. 

Priorizar la ventilación natural

Ante la preocupación suscitada, la Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) se han posicionado sobre la posible transmisión del SARS-CoV-2 a través del aire acondicionado en un documento conjunto. En relación a la inquietud sobre que el virus se reproduzca en las instalaciones de estos aparatos, dicen que “no tiene ningún sentido dado que el virus no se puede reproducir sin invadir células humanas”.

Sobre el riesgo de transmisión, el texto afirma que “siendo muy baja la probabilidad de que el virus entre en el sistema de climatización o extracción de aire y se difunda por los conductos, se debería garantizar una renovación suficiente, captando el aire exterior en un lugar apropiado, y favoreciendo la renovación respecto al confort climático y la eficiencia energética”.

“Hay sistemas de aire acondicionado que simplemente modifican la temperatura, pero muchas instalaciones permiten también renovar el aire y regular otros aspectos. Por tanto diferentes sistemas plantean situaciones diversas”, escriben SESA y SESPAS. Para estas asociaciones, que aglutinan a científicos y profesionales del sector, es recomendable ventilar naturalmente el lugar donde se utiliza el aire acondicionado, abriendo ventanas antes, después e incluso durante el uso de estos aparatos.

Fachada con aparatos de aire acondicionado doméstico

Científicos y profesionales del sector recomiendan ventilar naturalmente el lugar donde se utiliza el aire acondicionado. VERIFICA RTVE

La Agencia de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT) ha publicado también recomendaciones en esa línea de maximizar la ventilación natural y la higiene. La ASPCAT sugiere específicamente trabajar, siempre que sea posible, con aparatos que no hagan recircular el aire interno sino que funcionen con aire exterior.

“En el caso de los climatizadores que no puedan trabajar sólo con aire exterior, si debido a las condiciones de temperatura no se puede evitar su uso, hay que extremar su limpieza y desinfección. Se recomienda desinfectar diariamente la superficie de retorno y de impulsión de los equipos y semanalmente una limpieza y desinfección del interior del equipo y cambiar el filtro. Estas frecuencias pueden modificarse en función de las horas de uso, el tipo de usuarios y la ocupación del espacio ”, puede leerse en su documento

¿Coronavirus en el aire?

Sobre el posible rol del aire acondicionado en realidad se sabe poco”, afirman SESA y SESPAS al repasar la evidencia científica. La preocupación por estos aparatos entronca con la incertidumbre suscitada sobre cómo y cuánto tiempo se mantiene el coronavirus en el aire, y cómo y si se transmite a través de él, para lo que hacen falta más estudios.

SESA y SESPAS toman como referencia las afirmaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el artículo “Vías de transmisión del virus de la covid-19”, del pasado 29 de marzo, la OMS explica que el contagio de la COVID19 se produce a través del contacto con un contagiado y también de gotículas respiratorias.

El contagio por gotículas (a través por ejemplo de tos o estornudos de un infectado a menos de un metro, lo que puede poner en contacto esas gotículas con boca, nariz y ojos de una persona receptora) no es lo mismo que transmisión aérea. “Los núcleos goticulares, que tienen un diámetro inferior a 5 µm, pueden permanecer en el aire durante periodos prolongados y llegar a personas que se encuentren a más de un metro de distancia”, confirma la organización.

Pero los datos científicos iniciales que han surgido sobre “transmisión aérea” (es decir, que esos núcleos goticulares viajen más lejos o que el aire los propague) deben “interpretarse con precaución”, pide la OMS. Esta entidad reconoce la posibilidad de que la transmisión aérea se dé en contextos clínicos, cuando se usan aerosoles https://dle.rae.es/aerosol (intubación, broncoscopia, desconexión del paciente de un ventilador…) pero la pone en interrogante en el resto de los casos. “Es necesario realizar más estudios para determinar si es posible detectar virus de la COVID-19 en muestras de aire tomadas en habitaciones que alberguen a pacientes donde no se practican procedimientos ni se administran tratamientos que generan aerosoles”, puede leerse en su documento. No ha habido cambio de posición pese a la inquietud a raíz de estudios como el de Guangzhou.

¿Qué dice el sector de la climatización?

Otras entidades profesionales van más allá que la OMS y se hacen eco de que “la transmisión por aerosoles es plausible” según diversos apuntes científicos. Creen que conveniente instaurar medidas que ayuden a controlar esa ruta aérea. Entre ellas, REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado, por sus siglas en inglés), que ha emitido un documento traducido al español por ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración).

REHVA pide respeto al principio ALARA (As Low As Possible, tan bajo como sea razonablemente posible). No considera necesario cambiar el filtro de aire exterior ni práctico limpiar los conductos, pero sí abrir más las ventanas y renunciar a la recirculaciónPara SESPAS y SESA, “interpretaciones extremas de estas recomendaciones podrían llevar a cerrar muchas de las instalaciones de aire acondicionado existentes en nuestro medio, lo que haría inviable el funcionamiento de muchos establecimientos y servicios públicos este verano”.

¿Y el Gobierno?

Verifica RTVE se ha puesto en contacto con distintas fuentes para intentar recabar una posición oficial en España. Por correo electrónico, hemos solicitado información al Ministerio de Sanidad. Nos han respondido con un enlace al repositorio digital que mantienen con toda la documentación existente sobre la COVID-19

Tras una búsqueda por palabras clave en los documentos susceptibles de incluir información sobre el particular, podemos concluir que a 12 de junio existe un archivo en el que se relaciona el coronavirus con el aire acondicionado. Es en el listado de virucidas, al explicar cómo deben desinfectarse los filtros y conductos de estos aparatos: operación que el Ministerio vincula a equipos profesionales.

Una persona con guantes revisa un aparato doméstico de aire acondicionado.

La guía del Ministerio de Sanidad recomienda reforzar la limpieza de los filtros de aire. VERIFICA RTVE

Fuera de ese listado, la guía de “Buenas prácticas en los centros de trabajo. Medidas para la prevención de contagios del Covid-19" recomienda “reforzar la limpieza de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera más habitual”.

Por su parte, la presidenta autonómica de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, informaba el 7 de mayo de que se está estudiando el impacto que el aire acondicionado puede tener en los contagios del coronavirus en una intervención en la Asamblea de Madrid, según informan ABC y Telemadrid. Verifica RTVE se ha puesto en contacto con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para comprobar estos aspectos. El pasado 9 de junio preguntamos por escrito sobre el estudio del aire acondicionado y el coronavirus anunciado por la presidenta. Aún no hemos recibido respuesta.

Entre los documentos publicados por la administración pública madrileña se encuentra la “Guía de buenas prácticas de manipulación y elaboración para el sector de la restauración” en la que se indica, al igual que en la del Ministerio de Sanidad, que “El hacinamiento y la falta de aporte de aire fresco son factores que favorecen la transmisión del virus. En caso de utilizar ventilación por medios mecánicos, verificar su buen mantenimiento y desinfección”.

Ventilación natural

Las recomendaciones publicadas por asociaciones médicas o de la industria de la climatización citan frecuentemente la guía publicada en 2010 por la OMS sobre la “Ventilación natural para el control de las infecciones en entornos de atención de la salud”. El 21 de mayo la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó unas “Recomendaciones para calefacción, ventilación y aire acondicionado en establecimientos de salud” con medidas más específicas pensadas para los profesionales que desarrollan su labor en centros de salud y hospitales.

Desde Verifica RTVE podemos concluir que, a 123 de junio de 2020, no existen evidencias científicas demostradas que relacionen el uso del aire acondicionado con la propagación del coronavirus y que el audio que se está compartiendo por Whatsapp advirtiendo del peligro que conlleva encender el aire acondicionado porque del aparato “sale el coronavirus” es un bulo. Sin embargo, la materia es todavía objeto de estudio y conviene, según las fuentes consultadas, adoptar normas de prudencia, siendo la principal de ella la combinación del aire acondicionado con ventilación natural.

Noticias

anterior siguiente