Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El mapa mundial del coronavirus: más de seis millones de casos y más de 378.000 muertos en todo el mundo

Por
  • Confirmados España por PCR 239.932 6.307.647
  • Muertes 27.127 378.354
  • Recuperados 150.376 2.716.464

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad conocida como Covid-19, ha infectado a más de seis millones de personas en todo el mundo, mientras que la cifra de decesos en todo el mundo supera los 378.000 y la de los recuperados, los 2,7 millones de personas.

Con más de 1,8 millones de personas contagiadas y más de 105.000 fallecidas, EE.UU. es el único país que ha sobrepasado el millón de casos y las 100.000 muertes, seguido de Brasil, con más de 526.000 contagios. En tercer lugar se sitúa Rusia, con más de 423.000 afectados, mientras que el Reino Unido, España e Italia están por encima de los 230.000. India, Alemania, Perú, Turquía, Irán y Francia, por su parte, superan ampliamente los 150.000 contagios; y Chile ya ha superado también los 100.000 contagiados.

Estos países han adelantado a China, el epicentro original donde surgió la pandemia en diciembre de 2019, aunque ahora el epicentro principal de la pandemia ha viajado de Europa a América, que es ya el continente con más casos de Covid-19.

Los desplazamientos en todo el mundo han sido cancelados mientras los negocios y la economía mundial han quedado paralizados, a excepción de las actividades consideradas esenciales. La rápida propagación del virus ha confinado a millones de personas en todo el planeta y ha obligado a imponer el distanciamiento social. Actualmente, los países de Europa empiezan sus respectivos y graduales procesos de desescalada, aunque a ritmos diferentes y sin un criterio común en la Unión Europea, que pone el horizonte más allá del verano.

Europa

España (239.932 casos, 27.127 muertes). El primer fallecimiento en España tuvo lugar en la Comunidad Valenciana el 13 de febrero y fue descubierto en la autopsia posterior. Una a una se han ido registrando contagios en todas las comunidades españolas, y también en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. El Gobierno pretende mantener el estado de alarma que decretó el 15 de marzo hasta al menos el 7 de junio, pero desde el 4 de mayo se ha puesto en marcha el plan de desconfinamiento gradual y asimétrico por territorios, que durará entre seis y ocho semanas y será por fases. Los niños pueden salir a la calle bajo ciertas condiciones desde el 26 de abril y se permiten salidas indviduales para pasear y hacer deporte a partir desde el 2 de mayo, aunque el Ministerio de Sanidad ha permitido la flexibilización de algunas medidas previas.

Italia (233.515 casos, 33.530 muertes). Fue el foco del brote en Europa cuando empezó a detectar casos en la última semana de febrero y es el tercer país del mundo con más víctimas mortales con coronavirus. El Gobierno italiano paralizó toda actividad, a excepción de la esencial, durante dos meses y ha prohibido entrar y salir del país. El Ejecutivo de Giuseppe Conte está desarrollando gradualmente su plan de desconfinamiento y permite desde el 18 de mayo la actividad de comercios, restaurantes, hoteles y peluquerías. A partir del 25 de mayo se puede acceder a gimnasios y piscinas, y el Gobierno italiano permitirá viajar entre regiones y abrir las fronteras a los ciudadanos de la Unión Europea a partir del 3 de junio.

Francia ya es el tercer país de Europa con más muertos con coronavirus, al registrar 28.940 fallecidos con más de 151.000 casos. En confinamiento desde el 17 de marzo, el 11 de mayo ha empezado a levantar las restricciones, pero mantendrá la emergencia sanitaria hasta el 10 de julio. Siguen en vigor numerosas medidas restrictivas, como la imposibilidad de viajar a más de 100 kilómetros de la propia residencia, la prohibición de reuniones de más de diez personas o el cierre de bares, cafés, restaurantes, cines y salas de espectáculos o la prohibición de los deportes colectivos. 

Alemania ha superado los 8.500 muertos con más de 183.000 positivos de Covid-19. El ministro de Sanidad ha asegurado que el país, que declaró el estado de emergencia a mediados de marzo, tiene "bajo control" el brote del coronavirus. El 20 de abril, el Gobierno abrió grandes comercios, talleres, librerías y peluquerías, bajo medidas de higiene y el 6 de mayo alivió algunas medidas de restricción, pero mantiene el distanciamiento social.

El Reino Unido es el primer país de Europa con mayor número de fallecidos y el segundo del mundo, tras Estados Unidos. Mientras los países vecinos decretaban el confinamiento, el país quiso apostar por una estrategia diferente basada en la inmunidad de grupo y no decretó el confinamiento hasta el 23 de marzo. El 30 de abril, el primer ministro Boris Johnson dio por superado el pico de contagios y el 10 de mayo anunció el plan de desescalada en tres fases que se prolongará hasta julio y que incluye una cuarentena obligatoria para los viajeros que entren en el país. Actualmente, el país acumula más de 39.000 muertes confirmadas y más de 277.000 contagiados, entre ellos el príncipe Carlos, que superó la enfermedad, y el propio Johnson, que estuvo ingresado en una unidad de cuidados intensivos. 

La OMS constata situaciones dispares en Europa, porque mientras se ha estabilizado en la mitad occidental, la pandemia aún crece en los países del este, como Rusia, Turquía y Ucrania.

Rusia ha dado cuenta de más de 423.000 contagiados, lo que le ha convertido en el primer país con mayor número de casos en Europa y el tercero del mundo. Hasta la fecha ha reportado más de 5.000 muertes. Su presidente, Vladimir Putin, que el 28 de marzo decretó nueve días de vacaciones obligadas en el país, dio vía libre a su gobierno para declarar el estado de emergencia por la pandemia. El alcalde de Moscú ha prolongado el confinamiento hasta el 31 de mayo de sus doce millones de habitantes, ciudad en la que se concentra el mayor número de afectados por esta enfermedad, si bien pretende reanudar a partir del día 12 las obras y la actividad industrial, con estrictas medidas de seguridad y obligará al uso de mascarillas en lugares cerrados.

En Turquía, donde los casos superan ya los 165.000 y las muertes superan las 4.500, el Gobierno pretende entrar a partir del 11 de mayo en una fase de recuperación gradual que califica de "vida social controlada", caracterizada por la distancia social y el uso de mascarillas en el espacio público. Se plantea también que los mayores de 65 años puedan volver a salir y abrir centros comerciales, peluquerías y otros negocios, pero todavía no la hostelería.

[Consulta el comparador de desescaladas por países]

En el resto de Europa, la expansión de la pandemia es relativamente elevada en Bélgica, que prevé una reapertura progresiva de comercios y escuelas a mediados de mayo; o en Países Bajos que reabrirá los colegios pero ha prohibido los eventos multitudinarios hasta septiembre. SuizaPortugal (en estado de calamidad, si bien prevé una flexibilización progresiva de las restricciones impuestas por el coronavirus), Irlanda y Suecia también acumulan miles de casos positivos. 

Por su parte, la República Checa ha acelerado el levantamiento de las restricciones de movimiento al considerar que la epidemia está bajo control por la reducción de los contagios, y desde el 24 de abril permite salir a la calle y viajar al extranjero. Austria levantó el confinamiento el 1 de mayo, y sus locales de gastronomía y hostelería reabren a partir del día 15 y 29 del mismo mes, dictando una distancia mínima de un metro entre las personas y llevar cubierta nariz y boca en comercios y transporte público.

América

Estados Unidos es el país más afectado del mundo y el único en el que se ha superado los 1,8 millones de contagios, con más de 106.000 muertes. La Administración Trump ha implantado diversas medidas para frenar el virus: suspendió los vuelos procedentes de Europa durante un mesdeclaró la emergencia nacional para combatir el virus, en abril suprimió la emisión temporal de permisos de residencia durante al menos 60 días. El país se convirtió el 10 de abril en el primer país del mundo en registrar un aumento de más de 2.000 muertes por coronavirus en un solo día. Apenas dos semanas después, las manifestaciones se sucedieron por varios estados en contra del confinamiento. En su intento por recuperar la actividad económica cuanto antes, desde finales de mayo han reabierto playas en todo el país, incluyendo las de Nueva York o Nueva Jersey, dos de los estados más afectados por la pandemia.

En Canadá, casi la mitad de todos los casos del país norteamericano están ligados a residencias de ancianos, y ese mismo es el caso de Quebec, la provincia más afectada por la pandemia. Las autoridades médicas han obligado a recurrir a militares para intentar contener la situación en residencias de Quebec y Ontario. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, insiste en la necesidad de que la población lleve mascarillas cuando no se puede garantizar la distancia de seguridad y, a diferencia de su homólogo del sur, Donald Trump, él lleva protección facial.

La Covid-19 también se ha propagado por América Latina, a un ritmo especialmente rápido en mayo, lo que ha llevado a la OMS a situar al continente como el nuevo epicentro mundial de la pandemia . El país más extenso del subcontinente, Brasil, es también el más afectado; tanto es así que puntualmente ha llegado a superar a Estados Unidos en el número de muertes diarias. Su presidente, Jair Bolsonaro, ha optado por minimizar los efectos de la pandemia y animar a la gente a seguir trabajando, en contra del criterio y el discurso de sus colaboradores, como el ministro de Sanidad, médico y militar de gran prestigio en el país por su labor en la crisis, que fue destituido, y su sustituto dimitió un mes después de ser nombrado. Entretanto, el sistema de salud de Sao Paulo, la mayor ciudad de América del Sur con más de 12 millones de habitantes, está próximo al colapso por la creciente demanda por camas para pacientes con Covid-19.

En el resto de Latinoamérica, destaca por su número de contagios Perú, que sigue viendo crecer las cifras hasta acercarle al límite de sus recursos. Transcurridos más de dos meses de emergencia sanitaria en el país, faltan equipos de protección para el personal sanitario, camas UCI, ventiladores mecánicos, oxígeno, y prueba, entre otros dispositivos y recursos, según la Defensoría del Pueblo.

La Covid-19 también es una amenaza en Chile, que decretó una cuarenta total obligatoria en Santiago de Chile y parte de su zona conurbana, medida que mantiene confinadas en sus casas a cerca de siete millones de personas y que se prolongó hasta el 29 de mayo ante el avance de la pandemia; Ecuador -en ciudades como Guayaquil se acumularon por centenares los muertos en las viviendas-; México, donde el Gobierno ha declarado la emergencia sanitaria y tiene previsto a partir del 1 de junio retomar el regreso a las actividades económicas y sociales; Colombia y Argentina, esta última en situación de aislamiento social obligatorio desde el 20 de marzo.

Asia

China, el país epicentro del brote, especialmente en la provincia de Hubei y la ciudad de Wuhan, ya no es el primero del mundo ni en contagiados ni en fallecimientos, aunque tras más de un mes en la 'meseta' de la curva de la evolución de la enfermedad, las autoridades llegaron a duplicar la cifra oficial de fallecidos en Wuhan. De hecho, ya ha comenzado a detectar más casos importados que de contagio local, lo que ha llevado a las autoridades a prohibir la entrada de extranjeros, a excepción de personal diplomático.

Irán es el país con mayor número de víctimas mortales en Asia después de China y el único que ha superado los 157.000 casos positivos. El país ha iniciado ya su desescalada, pese a que las cifras de contagios diarios siguen siendo altas, aunque en general el número de fallecimientos diarios sigue descendiendo. Las autoridades sanitarias afirman que la epidemia ha pasado a fase de control y, en muchas áreas del país, a fase de contención.

India, el segundo país más poblado del mundo, está sometido a un confinamiento desde el 25 de marzo, con el objetivo de controlar una expansión del virus que sería difícilmente asumible por su sistema sanitario. La epidemia ya supera los 199.000 contagios y los 5.600 fallecidos.

En Corea del Sur, la enfermedad tuvo gran incidencia inicial en febrero, pero logró contener la propagación a mediados de marzo y ahora es un ejemplo mundial de actuación temprana ante una crisis que abordó con una estrategia basada en la eficiencia tecnológica para vigilar el virus.

Japón detectó los primeros casos en el crucero Diamond Princess. El país se vio obligado a aplazar a 2021 los Juegos Olímpicos que iba a acoger Tokio este verano, aunque hay expertos que advierten de que ese plazo de un año no sea suficiente si antes no se obtiene una vacuna contra la Covid-19.  

En la mitad oriental de Asia, destaca también la expansión de la enfermedad en PakistánFilipinas (el primer país en registrar una muerte con Covid-19 fuera de China en febrero), IndonesiaSingapur y Malasia.

La enfermedad tiene una concentración más dispar en el resto del continente. En Asia occidental, sobresale Israel, uno de los primeros países en prohibir la entrada a viajeros de España y que prevé reabrir los negocios y las escuelas en los próximos días. En esta región, son relevantes las medidas tomadas por Arabia Saudí, que ha prohibido la entrada a la Meca de peregrinos y ha cancelado el rezo diario en las mezquitas. 

África

En África, el último continente en el que la Covid-19 ha penetrado, apenas quedan rincones donde la pandemia no se haya hecho presente desde que Egipto reportó el primer caso del coronavirus SARS-CoV-2, aunque el registro de casos aún no se ha disparado como en otras áreas del mundo. Este continente de 1.200 millones de habitantes no es por el momento de los más afectados por el coronavirus, pero la OMS ya ha advertido de la "preocupante tendencia al alza" en esta zona y un reciente estudio estima que si la pandemia no se controla, podrían morir hasta 190.000 personas en el continente y hasta 44 millones podrían contagiarse. 

Otras estimaciones, de la Comisión Económica de Naciones Unidas para África (UNECA), apuntan que "más de 300.000 africanos" podrían morir por la Covid-19 en un continente donde el 56 % de la población urbana se concentra en barrios marginales o viviendas informales y sólo el 34 % de los hogares tiene acceso a instalaciones básicas para lavarse las manos. Además, la crisis alimentaria en uno de los continentes más afectados por la pobreza podría llegar a duplicarse, según han advertido la FAO y el Programa Mundial de Alimentos.

A la cabeza de los contagios están Sudáfrica, Egipto, Argelia, Nigeria, Marruecos, Ghana y Camerún.

Ante las dimensiones que la pandemia puede tener en los países más pobres del planeta, la OMS admitió que el distanciamiento físico en esos lugares es "casi imposible" y pidió cautela a la hora de decretar confinamientos porque "millones de personas en el mundo deben trabajar cada día para poder poner un plato en la mesa y no pueden estar en casa un largo periodo de tiempo sin asistencia".

Oceanía

Australia, que ha registrado más de 7.200 contagios y más de un centenar de muertes, ha empezado ya a levantar el confinamiento: si desde marzo ya funcionaban las escuelas y las guarderías, en abril se han reabierto algunas playas. Pese a todo, muchos negocios están cerrados o sus actividades restringidas, tampoco se permiten las reuniones de más de dos personas, con excepciones, y se recomienda a la población permanecer en casa a menos que se haga deporte, se acuda a una cita médica o se haga la compra.

Nueva Zelanda, que también ha logrado aplanar la curva y registra apenas 1.500 y solo 22 muertes, permite desde el 28 de abril la reanudación controlada de un 75% de actividades económicas y comerciales, además de reabrir las escuelas el 29 para los escolares que no pueden realizar sus estudios a distancia, aunque todavía siguen vigentes las restricciones a las actividades sociales y las medidas de distanciamiento físico.

Los mandatarios de ambos países estudian la posibilidad de reanudar los viajes entre sus territorios tras los avances en la lucha contra la Covid-19, aunque aún no tienen una fecha prevista a corto plazo.

Metodología y fuentes

Para la elaboración de esta información utilizamos los datos del Centro de Ciencias e Ingeniería de la Universidad John Hopkins de Estados Unidos, ministerios de Sanidad oficiales y la Organización Mundial de la Salud. En el caso de España, acudimos al ministerio de Sanidad y a los departamentos de Sanidad de las comunidades autónomas. Para Italia, la fuente principal es Protección Civil y para Francia, el Ministerio de Asuntos Sociales y de la Salud.

Empleamos la definición de países fijada por Naciones Unidas: 193 países, Palestina y el Vaticano. Para elaborar una información más completa geográficamente, este mapa muestra datos por territorios de ultramar y otras áreas del mundo.

Noticias

anterior siguiente