Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El Gobierno se abre a revisar la desescalada por provincias tras la petición de varias comunidades

Por
Los gobiernos autonómicos reiteran a Pedro Sánchez que tenga en cuenta sus propuestas

El Ministerio de Sanidad estudiará algunas propuestas que le han planteado esta miércoles las comunidades autónomas para que la desescalada no se desarrolle sólo por las unidades territoriales que se han marcado en el plan del Gobierno -provincias e islas-, sino también por otras como las áreas sanitarias.

Unas medidas que se valorarán siempre y cuando se garantice la estanqueidad de esa unidad en términos de movilidad, y se analicen otros criterios epidemiologicos, técnicos, sanitarios y económicos, como ha señalado el ministro Illa antes de la reunión con los consejeros en el Consejo Interterritorial de Sanidad.

La mayoría de las comunidades autónomas apoyan el desescalamiento por áreas sanitarias en vez de por provincias, mientras que las regiones gobernadas por el PP han sido las más críticas con el plan de fases del Gobierno al afirmar que "es ambigüo y no ha sido consensuado". Valencia, Galicia, Cataluña y País Vasco han reclamado directamente el desescalamiento por departamentos de salud.

Valencia, Galicia, Cataluña y País Vasco, a favor del desescalado por áreas

La Comunitat Valenciana apoya desescalar en las cuatro fases previstas por comarcas, en lugar de por provincias. También desde Galicia, el consejero Jesús Vázquez, lo reclama, así como que la movilidad se pueda realizar entre concellos sin casos positivos en los últimos 15 o 7 días independientemente de la provincia.

El presidente de la Xunta, Alderto Nuñez Feijóo, desde Santiago, también lo ha recalcado y ha dicho además que el plan presenta "algunas luces", pero "muchas sombras".

Feijoó ha cuestionado además el criterio de "extender hasta junio" las limitaciones entre provincias puesto que, a su manera de ver, "no tiene ninguna justificación sanitaria ni epidemiológica" dividir algunos pueblos en dos porque administrativamente pertenecen a dos provincias distintas.

Desde el País Vasco, el lehendakari, Iñigo Ukullu, también ha rechazado el plan de transición avanzado por Sánchez, como lo ha hecho la consejera de Salud, Nekane Murga, ante el ministro, y lo ha hecho por considerar que en él se plantea un "modelo provincial que supone un retroceso centralizador y una anomalía incomprensible".

La portavoz del Govern catalán, Meritxell Budó, también ha insistido este miércoles en la misma idea: que la fase de desconfinamiento se lleve a cabo de manera asimétrica según cada región sanitaria, y no tomando como referencia las provincias.

Los gobiernos regionales del PP, los más críticos

Los más críticos con el plan de desescalada han sido los gobiernos autonómicos del Partido Popular. El presidente de Murcia, Fernando López Miras, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, coinciden en criticar la "incertidumbre" que genera el plan por su falta de concreción, por ejemplo, en los umbrales sanitarios que habría que cumplir para pasar de una fase a otra.

En concreto, López Miras ha reprochado que no se haya consensuado la medida y ha expresado su preocupación por la limitación a la movilidad interprovincial, dado que su región es una de las que menor nivel de casos ha registrado.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Lopez Miras: "La hoja de ruta del Gobierno arroja más incertidumbres que certezas" - Escuchar ahora

Por su parte, el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha propuesto al Ejecutivo que las provincias de Huelva y Almería se sumen al ritmo de las islas que van a ir un paso por delante en la desescalada, para que sirvan como "experiencia piloto" en la península porque ya cumplen los requisitos para hacerlo.

Algunas comunidades muestran conformidad con las medidas

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha defendido la importancia de que las comunidades vayan de la mano en el camino de la recuperación económica y social del país, para lo que deben quitarse su "camisa" y ponerse la de España, según ha dicho en una entrevista en RNE.

Francina Armengol, presidenta de Islas Baleares, ha reconocido que, en su mayoría, las medidas propuestas por el Ejecutivo central concuerdan con las ideadas por el Gobierno insular, aunque anuncia que hará propuestas que se adapten a la situación epidemiológica de las diferentes islas. Entre ellas se acerca que Menorca inicie la Fase 1 el 4 de mayo junto a Formentera, incluyendo también la isla de Ibiza en algunos ámbitos.

También el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha recibido el plan del Gobierno con buenos ojos, ya que, aunque "hay que ir de forma gradual y paulatina hacia la nueva normalidad", agradece el Gobierno un adelanto de la desescalada en las islas de La Gomera, El Hierro y La Graciosa.

Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, también hace una valoración positiva "a falta de concreciones" y advierte de que este jueves pedirá a la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, que se habilite un fondo excepcional y que se faculte a las autonomías a recurrir al endeudamiento para afrontar el gasto sanitario y dinamizar la economía.

Noticias

anterior siguiente