Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El Eurogrupo busca soluciones económicas a la crisis del Covid-19

Enlaces relacionados

Por
Las discrepancias entre norte y sur han prolongado la reunión del Eurogrupo toda la noche

Larga e intensa en el debate. Así se presume que será la reunión de este martes del Eurogrupo, a quien encomendó el Consejo Europeo la tarea de proponer fórmulas novedosas para contrarrestar el impacto económico y social de la crisis sanitaria del coronavirus que afecta al planeta. Sobre la mesa medidas posibilistas, las que pueden alcanzar el consenso y eso deja fuera la opción de los coronabonos que defienden once países del club europeo, entre ellos Francia, Italia y España, las segunda, tercera y cuarta economía de la Unión respectivamente.

[¿Qué son los coronabonos?]

Cuentan con el apoyo de Portugal y la mayoría de los países del desaparecido bloque del este que representan las economías más pequeñas en el club comunitario. En contra de los coronabonos la primera economía, Alemania, su rechazo a la mutualización de la deuda suma adeptos como Holanda, a la cabeza entre los Países Bajos, y Austria entre otros.

Fondo Europeo para la Reconstrucción

En medio del maremágnum y con pocos indicios al cambio dos comisarios de marcado peso económico, Paolo Gentiloni como comisario de Economía, y Thierry Breton, como comisario de Mercado Único, lanzan una nueva vía: un Fondo Europeo para la Reconstrucción dentro del presupuesto europeo. Esto es una partida presupuestaria europea a cargo de todos los países. La propuesta ha calado y es muy probable que el eurogrupo empiece al menos hoy a tenerla en cuenta.

La propuesta va en línea con lo que defendía la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su entrevista en TVE en la que ya hablaba de la necesidad de fortalecer el presupuesto comunitario como la herramienta financiera para abordar el impacto de la crisis. Además no ha encontrado un gran rechazo entre los países contrarios a los coronabonos.

Este fondo representa una mutualización del coste de la crisis sanitaria, una salida intermedia a lo que representa la mutualización de la deuda mediante los bonos de reconstrucción.

La principal diferencia es que el fondo de reconstrucción tiene una vida limitada en el tiempo, la vigencia del marco presupuestario, y los coronabonos si llegaran a aprobarse vendrían para quedarse. Se consolidarían y eso es precisamente lo que preocupa a Alemania que ya mostró un gran rechazo a la creación de los eurobonos como respuesta a la crisis financiera de 2008.

SURE, respuesta exprés para el desempleo

Entre las propuestas que sí que están en la mesa del Eurogrupo, este martes, la más novedosa es el fondo contra el desempleo, SURE. La presentaba la Comisión Europea el pasado jueves. Un fondo temporal de 100 mil millones de euros para conceder préstamos a los países más afectados que podrán utilizar la financiación para costear la puesta en marcha de trabajo temporal y evitar así los despidos.

Se trataría de sistemas como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que permitirán mantener los contratos y que el Estado intervenga para pagar los salarios. Las empresas podrían así retomar su actividad rápidamente y se frenaría la destrucción de empleo.

Para que este fondo empezara a rodar los estados tendrán que aportar primero un total de 25.000 millones de euros en avales que la Comisión utilizará para emitir deuda y conseguir financiación en el mercado. Luego la trasladaría a los países en forma de crédito con condiciones favorables.

El Parlamento Europeo apoya las dos propuestas

El "Más Europa" que se convirtió en el reclamo de la eurocámara durante la crisis económica de 2008 vuelve a la primera línea de la reivindicación de los grupos parlamentarios. Si hace 12 años sirvió para dar pasos importantes en la política económica, en los mecanismos de protección de la moneda única y en los avances de la unión bancaria, los eurodiputados creen que es ahora cuando la Unión Europea tiene una oportunidad de oro para demostrar a los ciudadanos que sus políticas les ponen en primer lugar.

El presidente de la eurocámara, David Sassoli, deberá representar esta demanda en la cumbre europea. El parlamento quiere que la premisa de avanzar hacia una Europa más social deje de encabezar los programas y la agenda de trabajo y pase a convertirse en una realidad. Y ve con buenos ojos tanto el fondo de desempleo como el de reconstrucción.

Lo que aprueben los 27 en esa cumbre será debatido en el nuevo pleno extraordinario que el Parlamento Europeo celebrara el 16 y el 17 de abril en Bruselas. Una vez más, como ocurría en el último pleno, la eurocámara establecerá un sistema telemático de votación a distancia por razones de salud pública garantizando que todos los eurodiputados puedan ejercer su derecho a voto.

Noticias

anterior siguiente