Enlaces accesibilidad

El mando de la Guardia Civil que investigó el 1-O dice que Trapero fue ascendido para "el buen fin del referéndum"

  • Según el teniente coronel Daniel Baena, Trapero ordenó que se conocieran los movimientos de Policía y Guardia Civil
  • Desvela que Puigdemont felicitó a Trapero por "su gestión" del 1-O en una reunión "secreta" 

Por
El mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, al comienzo del juicio por la actuación de este cuerpo en el 'procés
El mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, al comienzo del juicio por la actuación de este cuerpo en el 'procés'. EFE/Fernando Villar

El teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, jefe de la policía judicial a cargo de la investigación del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, ha asegurado este lunes en su declaración como testigo en el juicio contra la ex cúpula de los Mossos d'Esquadra, que Josep Lluis Trapero fue ascendido a mayor de la policía autonómica para "garantizar el buen fin del referéndum" independentista y "garantizar los intereses del Govern".

Trapero admitió en su declaración como principal acusado en la Audiencia Nacional, por un presunto delito de rebelión, que informaba al Govern de los planes de la Fiscalía, pero aseguró que desconocía los planes del Govern y se desmarcó del 'procés' que llegó a calificar de "barbaridad".  

Baena, que durante su declaración no ha sido enfocado por la señal institucional para preservar su imagen, ha explicado, en respuesta al fiscal Pedro Rubira, que del análisis del documento 'Enfocats' incautado en el domicilio de Josep María Jové (número dos del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras), y de una nota interna de los Mossos firmada por el propio Trapero en noviembre de 2015, se ha corroborado que su nombramiento era una "forma de blindarle al frente" de la policía autonómica.

Un nombramiento para "garantizar los intereses del Govern"

Según ha indicado el teniente coronel de la Guardia Civil, en el documento que marca la "hoja de ruta del proceso hacia la independencia" se señalaba que ya existían "consolidadas" dos estructuras de Estado de cara a un "nuevo país independiente", que eran los Mossos d'Esquadra y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat (CTII), las cuales tan sólo habría que "adaptarlas, redimensionarlas y orientarlas" hacia los objetivos del 'procés'.

Así, según el testigo, el nombramiento de Trapero como mayor, algo que no había ocurrido en 10 años, ha apuntado, "es la forma de adaptar la institución de los Mossos como dice el Enfocats" y "garantizar los intereses del Govern".  

En este sentido, ha hecho hincapié en un documento interno de la policía autonómica firmado por Trapero en noviembre de 2015 que, a juicio de Baena, resulta "curioso" porque ordenaba que todas las diligencias judiciales practicadas primero debían pasar por él, antes de transmitirlas al juzgado correspondiente, y en el que señala que "él se haría responsable".

Ante esta revelación, el fiscal ha interrumpido el interrogatorio para señalar al tribunal que no conocía dicha nota, por lo que ha interesado su incorporación a la causa. Las defensas de los acusados, y en especial la de Trapero, ejercida por la abogada Olga Tubau, se han opuesto a este hecho, al entender que genera "indefensión" porque es anterior al escrito de acusación del Ministerio Público. Finalmente, el tribunal presidido por la magistrada Concepción Espejel no ha admitido su incorporación al procedimiento.

Puigdemont felicitó a Trapero por su "gestión" del 1-O en una reunión secreta

Además, Baena ha desvelado que el expresidente catalán Carles Puigdemont felicitó a Trapero por su "gestión" el día del referéndum en una reunión secreta que ambos mantuvieron tras el 1-O en una fecha que no ha determinado.

Se sabe que ese encuentro fue en secreto, según Baena, "porque Puigdemont obedeció a Trapero cuando cuando le pidió discreción" y en él, el expresident le agradeció "su particular interpretación" de los derechos fundamentales y la Constitución y el "modelo policial que él representa".

Además, también ha revelado que existe una carta que Puigdemont dio órdenes de dar en mano a Trapero a través de un correo electrónico enviado a su secretaria el 20 de octubre de 2017 y que obra en la causa del Tribunal Supremo, que todavía tiene pendiente de juzgar al expresidente catalán huido a Bélgica.

Tras la protesta de las defensas por no estar incorporado ese correo a la causa por la que se está juzgando a Trapero, la presidenta del tribunal ha accedido a que el fiscal le preguntara por ella, pero no a su incorporación. En esa misiva, Puigdemont se interesaba por Trapero y la intendente Teresa Laplana a raíz de la imputación de ambos por un delito de sedición en la Audiencia Nacional.

Baena ha leído la carta, que él tiene en catalán, en la que Puigdemont acusa al Estado de tender "impunemente una sombra de sospecha" sobre los mossos y reconoce que no puede ser indiferente ante una situación "injusta, arbitraria, abusiva y, por tanto, antidemocrática".

Por otro lado, Baena ha asegurado que el mayor Trapero ordenó que se conocieran los movimientos que realizaban los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, y que por cada comunicación de los Mossos pidiendo apoyo en los colegios electorales, hubo 14 en las que se informaba de la situación de los policías y de los guardias civiles. Los audios analizados en la investigación del 1-O, demostrarían, según Baena, que se siguieron los criterios de Trapero.

Noticias

anterior siguiente