Enlaces accesibilidad
Empleo

La OIT señala que un 23% de los españoles en edad laboral está en paro o no trabaja las horas que necesita

  • Solo uno de cada dos jóvenes que tenía interés en trabajar tenía un trabajo o suficientes horas de trabajo
  • La tasa de personas que no trabajan o desearían hacerlo más horas es más alta que la media de la UE (14%)

Por
Imagen de archivo de un trabajador que empaqueta kiwis en una cooperativa hortifrutícola.
Imagen de archivo de un trabajador que empaqueta kiwis en una cooperativa hortifrutícola. EFE/Luis Tejido

En España, 1,2 millones de personas contaban con un empleo, pero deseaban trabajar más horas, mientras que otros 0,9 millones no tenía trabajo. Ante estas cifras, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha detectado una subutilización total de la fuerza de trabajo del 23%, cifra sustancialmente más alta que la tasa de desempleo convencional, cuya recuperación puede verse amenazada por la previsión de un crecimiento más moderado, tal y como ha ratificado este lunes el FMI, debido a la desaceleración económica mundial y regional.

De acuerdo con el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo - Tendencias 2020 realizado por la OIT, que revela que la insuficiencia de empleos remunerados afecta a casi 500 millones de personas en el mundo, las nuevas estimaciones muestran que, en España, igual que a nivel mundial, el problema de la subutilización de la fuerza de trabajo va mucho más allá de la tasa de desempleo, que en las fechas en las que se realizó el estudio -entre enero y septiembre de 2019- era de 3,3 millones de personas y representaba el 14% de la fuerza de trabajo.

El FMI recorta dos décimas el crecimiento previsto de España para 2020, hasta el 1,6 %

Este desajuste entre la oferta y la demanda de mano de obra en España es "mucho más común" entre los jóvenes, cuya tasa compuesta de subutilización se situó en un 48% en el mismo periodo. Solo una de cada dos personas de ente 15 y 24 años que tenía interés en trabajar tenía un trabajo o suficientes horas de trabajo, según el estudio.

Con una subutilización de la fuerza de trabajo más alta que la de la Unión Europea en su conjunto (14%) y que la específica para los trabajadores jóvenes (28%), la OIT advierte de que España se enfrenta a dos desafíos clave a largo plazo: el envejecimiento de la población y el insuficiente crecimiento de la productividad.

"Los sectores donde más empleo se puede crear son la atención a la salud y la economía de cuidados, el sector digital, los relacionados con la transición energética, (...) y la formación la capacitación", explica el director de la Oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, que cree que "las políticas monetarias presentan menos margen que las políticas fiscales" para dar respuesta a esta situación, señala que los trabajadores españoles han perdido unos 3.200 euros anuales por la caída de los salarios durante la crisis y defiende que subir el salario mínimo interprofesional (SMI) "favorecería" el mercado interior y activaría la economía y el empleo.

Casi 500 millones de personas no tienen un trabajo "decente"

A escala global, el informe concluye que hay "deficiencias significativas en la calidad del empleo" por las que casi 500 millones de personas trabajan menos horas remuneradas de las que desearían o no tienen un empleo "decente". Según la OIT, la ausencia de salarios adecuados, de seguridad en el empleo, de protección social y de defensa sindical hacen que cada vez sea más difícil que las personas se construyan una vida mejor gracias a su trabajo.

"Para millones de personas corrientes, es cada vez más difícil construir vidas mejores gracias al trabajo", señala el director general de la OIT, Guy Ryder, que añade que "la persistencia y la amplitud de las exclusiones y las desigualdades relacionadas con el trabajo les impiden encontrar un trabajo decente y forjarse un futuro mejor". 

En este grupo, se encuentran los 188 millones de desempleados que la OIT ha registrado en el mundo, pero también los 165 millones de personas que no tienen suficiente trabajo remunerado y los 120 millones que o bien han desistido de la búsqueda activa de empleo o no tienen acceso al mercado laboral.

En este sentido, el informe de la OIT destaca que, "mientras a nivel mundial la fuerza de trabajo incrementa, no se están creando suficientes nuevos empleos para absorber la los que se incorporan al mercado laboral". Si a esto se le añade la desaceleración del crecimiento económico, el organismo prevé que el número mundial de desempleados aumente en 2020 hasta alcanzar una cifra cercana a los 2,5 millones de personas. No obstante, la tasa de desempleo mundial, que en 2019 era del 5,4%, "no variará excesivamente en los próximos años", según el documento. 

Desigualdad de ingresos "superiores a lo que se pensaba"

El informe también analiza las desigualdades en el mercado laboral que, por lo que respecta a los ingresos, son "superiores a lo que se pensaba" a la luz de los nuevos datos.

En general, el documento destaca que la parte del ingreso nacional destinada a la mano de obra disminuyó de manera sustancia, pasando del 54% en 2004 al 51% en 2017. La caída es más acentuada en Europa, Asia Central y todo el continente americano. 

Por otra parte, una de cada cinco personas de la población activa mundial sufre pobreza moderada o extrema, es decir, hay 630 millones de personas en el mundo que cobran menos de 3,20 dólares al día. Además, la OIT prevé que esta cifra, cuya mejora es necesaria para cumplir con el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible 2030 relativo a la erradicación de la pobreza, crecerá entre 2020 y 2021, sobre todo en los países en desarrollo.

Mujeres y jóvenes afrontan obstáculos adicionales

Asimismo, el documento pone el foco en los jóvenes, que son los que ven más limitadas sus oportunidades profesionales individuales. Un total de 267 millones de personas de entre 15 y 24 años que no trabaja ni estudia o recibe formación, apunta la OIT, que calcula en "muchos más" los que tienen que soportar malas condiciones de trabajo.

En cuanto a la mujer, el informe señala que la subutilización de la mano de obra femenina es muy pronunciada en África Septentrional y en los Estados Árabes. Afecta a alrededor del 40% de las mujeres de la fuerza de trabajo de estas zonas geográficas. 

Sobre la participación de la mujer en el mundo laboral, cuyo trabajo de cuidados no remunerado produce el triple que el de la industria mundial de la tecnología, la tasa se situó en el 47% de la fuerza de trabajo mundial en 2019, 27 puntos porcentuales por debajo de la del hombre, que fue del 74%.

"La subutilización de la mano de obra o los empleos de baja calidad significan que nuestras economías están perdiendo los beneficios potenciales que representa el enorme caudal de talento humano", reflexiona el autor principal del informe de la OIT, Stefan Kühn, cuyos resultados advierten también de que el fortalecimiento de las restricciones comerciales puede tener graves repercusiones, directas o indirectas, sobre el empleo

Noticias

anterior siguiente