Enlaces accesibilidad
XVIII Congreso Nacional del PP

Rajoy afronta su congreso más tranquilo con el reto de rearmar la dirección del PP

  • Llegarán vivos varios debates políticos y sociales a un congreso sin convulsiones
  • Destacan la acumulación de cargos, elección del líder y la maternidad subrogada
  • Todos aguardan a que Rajoy desvele los nombres de su futura dirección
  • La atención se centra en el futuro de Cospedal en el primer cónclave sin Aznar

Por
Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Javier Maroto durante la reunión del Comite de Dirección del Partido Popular
Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Javier Maroto durante la reunión del Comite de Dirección del Partido Popular. EFE Tarek

Ni la crisis económica, ni la crisis política, ni el surgimiento de nuevos partidos, ni la celebración de dos elecciones generales en apenas seis meses, ni un gobierno en funciones de más de un año han cambiado en lo sustancial el escenario con el que el Partido Popular afronta su congreso nacional, el número 18 desde su fundación, respecto al anterior: con menos poder político y territorial, Mariano Rajoy dirige el partido y lo seguirá dirigiendo como líder indiscutido.

Con el rumbo puesto al timón del gobierno y la tranquilidad que insufla mantener el poder, Rajoy pretende que esta cita sirva para rearmar ideológicamente al PP, reforzar la organización interna y preparar el partido para las próximas citas electorales, vengan estas más pronto o más tarde. Lo expresa con claridad el lema elegido para el congreso: "España, adelante!"

Aunque haga cinco años del último cónclave del partido, celebrado en 2012 en Sevilla, el que tendrá lugar este fin de semana en Madrid presenta también a un PP asentado en el Gobierno, si bien la mayoría absoluta de entonces ha dado lugar a una estrecha mayoría que ha de sostenerse con acuerdos parlamentarios que no están siendo fáciles y cuyo futuro depende en buena parte de otro congreso, el del PSOE.

Paralelismos aparte, los debates y cuestiones pendientes que se abordarán en la Caja Mágica son parecidos a los de entonces, si acaso con algunos nombres diferentes. Estos son los temas y nombres propios de los que se hablará en el XVIII Congreso Nacional del PP:

Acumulación de cargos: María Dolores de Cospedal

Es un debate que no se ha apeado del PP, y que sigue afectando a la misma persona que en el último congreso. María Dolores de Cospedal, es al tiempo secretaria general del partido, presidenta regional del partido en Castilla-La Mancha y ministra de Defensa -en 2012, presidenta de Castilla-La Mancha-, y eso se ha vuelto a cuestionar en las filas 'populares'.

Tras este congreso, se sabrá si María Dolores de Cospedal seguirá como secretaria general del PP

Tras este congreso, se sabrá si María Dolores de Cospedal seguirá como secretaria general del PP PP

Cospedal lleva en el puesto desde 2008, al frente cuando los escándalos de corrupción azotaban con mayor fuerza a la reputación del partido y de sus dirigentes, pero los silencios de Rajoy y la tranquilidad de la propia secretaria general en las últimas fechas cuando se le ha preguntado por este tema anticipan que sería una sorpresa que fuera relevada.

En todo caso, el debate político de este congreso alcanzará posiblemente su punto álgido en su primera tarde, cuando todos los compromisarios debatirán la ponencia que por primera vez aúna la parte política y estatuaria en un solo texto.

Habrá una decena enmiendas que tendrán que debatirse por no haber logrado un acuerdo previo sobre la acumulación de cargos, entre ellas la de un militante de Cuenca que cita explícitamente el caso de Cospedal.

En la víspera del congreso, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha pactado una enmienda transaccional con el portavoz adjunto en el Ayuntamiento de Madrid, Iñigo Henríquez de Luna, para que el PP promueva una "gradual separación y limitación" en la acumulación de cargos institucionales de Gobierno y partido, según fuentes 'populares'.

La renovación "por adición": ¿Fernando Martínez-Maillo?

La solución parece haberse encontrado en recuperar una figura que no está explícitamente recogida en los estatutos del partido, pero a la que ya se ha recurrido: el coordinador general, para la que desde el partido se apunta a un nombre propio: el de Fernando Martínez-Maillo.

A ojos de Rajoy, que según quienes lo conocen gusta de las renovaciones "por adición", poniendo caras nuevas sin quitar a las de siempre, sobre todo si son colaboradores cercanos, sería una solución 'elegante' que resolvería el problema de la sobrecarga de responsabilidades en la persona de Cospedal sin apearla de la Secretaría General y daría una imagen de revitalización del partido, en la figura de uno de los vicesecretarios generales de nueva hornada -Maillo, Javier Maroto, Pablo Casado y Andrea Levy integran desde junio de 2015 un equipo de lugartenientes de confianza- que han contribuido a proyectar una imagen más fresca del partido.

El vicesecretario de Organización de PP, Fernando Martínez-Maillo, habla con Rajoy

El vicesecretario de Organización de PP, Fernando Martínez-Maillo, habla con Rajoy EFE

Limitación de mandatos

El congreso del PP tendrá en su primera jornada su debate más intenso, el de los estatutos del partido, en el que se tratará la citada acumulación de cargos. Sin embargo, otro debate que parecía más profundo ha quedado reducido a la mínima expresión, el de la limitación de mandatos, porque de las enmiendas presentadas -cinco- sólo queda, por ahora, una enmienda abierta.

Y es que, aunque sea una de las demandas principales de Ciudadanos en el pacto de investidura que firmó con el PP de Rajoy, no hay en el partido "masa crítica" en favor de dicha limitación, según fuentes del partido.

De nuevo, Henríquez de Luna mantiene una enmienda en la que defiende la necesidad de que, en un futuro proceso de primarias que pueda ser implantado en el partido a nivel nacional y regional, el ganador integre en su dirección a las candidaturas perdedoras, para dar voz a todas las sensibilidades del partido.

La elección del sucesor de Rajoy

No se planteará ni mucho menos en este cónclave la sucesión del actual presidente del Partido Popular, pero sí fijar las normas de elección del presidente del partido y, por extensión, de los líderes regionales de la formación.

El coordinador de la ponencia, Fernando Martínez-Maillo, llegó a un acuerdo con las organizaciones territoriales de Madrid y Valencia por el que se mantenía su propuesta de elección a doble vuelta frente a la petición de estas regiones de unas primarias en el sentido de "un militante, un voto", un mantra que Cristina Cifuentes defiende para sí en Madrid y quería extender a todo el partido.

La solución se halló en permitir a las comunidades que lo pidieran celebrar congresos asamblearios, pero quedan aún algunas enmiendas vivas, como la del dirigente madrileño Iñigo Henríquez de Luna, que un congreso más vuelve a pedir las primarias.

La corrupción, una amenaza latente

Hace cinco años, las sombras de Luis Bárcenas y de Francisco Correa vagaron por el congreso de Sevilla. Son las mismas sombras que vagarán por el de Madrid, latentes en el trasfondo y con eco mediático, pero aparentemente debilitadas, aunque ambos acaban de pasar hace poco por el banquillo de acusados y la cúpula de la Gürtel ha sido condenada en el mismo día en que empieza el congreso en la primera sentencia de esta trama de financiación irregular.

Con todo, el caso Gürtel, la trama Púnica o los papeles de Bárcenas, por citar los más destacados, no han impedido que Rajoy pasara de la oposición a la Presidencia del Gobierno y que además consiguiera retener esta en medio de una desconfianza sin precedentes en la clase política convencional.

La corrupción sigue siendo un problema reconocido en el partido y una preocupación, por lo que este fin de semana saldrán nuevos procedimientos de control interno, como la nueva Oficina del Cargo Popular, para prevenir los casos de corrupción entre sus miembros y denunciarlos en caso de que se produzcan.

La maternidad subrogada

Mientras que en 2012 se habló del reconocimiento del matrimonio homosexual, la cuestión social que protagonizará el debate este 2017 es la llamada maternidad subrogada, los conocidos como 'vientres de alquiler', que llegan como una fuente de tensión entre el sector conservador del partido y la dirección, que prefiere exhibir una imagen de centralidad y sensibilidad social, y sobre la que no se ha anticipado aún una salida.

Es un tema que finalmente se "cuela" en el congreso del PP, ya que no ha sido posible encontrar una enmienda transaccional que satisfaga la petición de los enmendantes de rechazarla explícitamente. En este punto hay una pronunciada división de opiniones en el partido, rayanas con la cuestión del voto en conciencia -que también se ha tratado en la previa del cónclave y se quiere facilitar en el futuro-.

La incógnita será si, tras el debate este fin de semana, la gestación subrogada acabará apareciendo en el texto de la ponencia social y de qué manera o si se convertirá en un tema de debate político entre expertos y cámaras legislativas. Otras cuestiones como la defensa del derecho a la vida desde la concepción y la reforma del aborto estarán en las enmiendas presentadas por compromisarios.

Un PP sin Aznar y sin presidente de honor

José María Aznar, en un acto de FAES

José María Aznar, en un acto de FAES. EFE

El PP de Rajoy de 2017 no tiene ya en su Presidencia de Honor a José María Aznar. En esta ocasión, por primera vez, no estará el stand de FAES ni intervendrá el expresidente. Sin duda, es la ausencia con mayúsculas de este congreso, tras unos años de relación difícil con el partido.

Tras la desvinculación de FAES del PP y, por tanto, la renuncia del expresidente del Gobierno a ser presidente de honor de la formación, este puesto simbólico quedará vacante. Y su próximo destinatario será con toda probabilidad el propio Mariano Rajoy, ya que los estatutos mantendrán que para ser presidente de honor del PP hay que haber sido presidente del partido, por lo que solo podrá ocuparlo él.

El presidente del Parlamento Europeo y 200 representantes de 60 países

Un total de 227 representantes internacionales de 62 nacionalidades, procedentes de Europa, América, Africa y Asia, participarán en el XVIII Congreso Nacional del PP. Entre ellos, 88 son representantes diplomáticos y más de 130 son líderes de partidos políticos socios internacionales del PP.

Destaca la presencia del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani; el presidente del Grupo Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo, Manfred Weber, y el ministro de Exteriores de Italia y presidente del partido Nuovo Centrodestra, Angelino Alfano.

Los invitados internacionales mantendrán reuniones con diputados, senadores y cargos del partido, en los encuentros bilaterales que tendrán lugar durante el Congreso en el espacio internacional.

Asimismo, habrá distintas conferencias en el espacio internacional, a cargo del ministro de Exteriores, Alfonso Datis; del portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, y una última sobre las situaciones que viven Venezuela y Cuba, con disidentes de ambos países.

Además, han confirmado su presencia como invitados la secretaria de Política Municipal de CiudadanosBegoña Villacís, y el secretario del grupo parlamentario de C's en el Congreso, Miguel Gutiérrez, que devuelven la presencia de Fernando Martínez-Maillo y Pablo Casado en el congreso de Ciudadanos del pasado fin de semana.

Noticias

anterior siguiente