Enlaces accesibilidad

El Banco de España señala que las empresas consolidaron la recuperación de su actividad en 2015

  • El valor añadido bruto de las empresas aumentó un 5,6% el año pasado
  • El 62% de las empresas no destruyó empleo
  • El resultado económico bruto mejoró un 9,3%
  • Las minusvalías en ventas de activos llevaron a una caída del 41% del resultado neto
  • Mejoró el valor añadido en todos los sectores salvo el energético

Por
Un trabajador traslada una bobina de cable eléctrico en la localidad malagueña de Ronda
Un trabajador traslada una bobina de cable eléctrico en la localidad malagueña de Ronda. REUTERS Jon Nazca

La recuperación de la actividad empresarial se consolidó en 2015, según el Banco de España, que cifra en un 5,6% el aumento del valor añadido bruto respecto al año anterior, un incremento que contrasta con "la variación prácticamente nula" registrada en 2014.

Esta es la conclusión principal de la encuesta trimestral realizada por ese organismo y que, en el caso de 2015, incluye datos de 896 empresas que suponen el 13,6% del valor añadido generado por el total de empresas no financieras del país.

El supervisor destaca que esa mejoría de la actividad productiva se trasladó al resultado económico bruto, que creció un 9,3% el ejercicio pasado, frente a la caída del 1% en 2014.

Más aumento de valor añadido en las empresas más pequeñas

Según los datos remitidos por esas empresas, "la expansión del valor añadido bruto fue de nuevo más intensa en las empresas de menor dimensión, tal y como viene ocurriendo desde el inicio de la recuperación en 2013".

Por sectores, la actividad registró una evolución mejor a la de 2014 en todos salvo en el sector de la energía, que empeoró en 2015 (su excedente se redujo un 2,6%, mientras que el año previo aumentó un 4,6%).

Del resto de ramas, el informe destaca la de industria, donde el valor añadido bruto aumentó un 32,9%, "tasa muy influida por el extraordinario incremento en el subsector de refino". También tuvieron muy buenos comportamientos la industria química, la fabricación de material de transporte y la fabricación de productos minerales y metálicos (donde ese indicador  creció 34,3%, 12,2% y 7,5%, respectivamente).

La actividad del sector de comercio y hostelería -"beneficiado por la recuperación del consumo"- incrementó su valor añadido un 4%, casi tres puntos por encima del dato de 2014.

En la rama de información y comunicaciones, siguieron registrándose caídas del valor añadido "en un contexto de elevada competencia y de contracción de márgenes", pero esor retrocesos fueron más moderados que en años anteriores (-1%, frente a la caída del 7,4% en 2014).

El 62% de las empresas no destruyó empleo

Por otro lado, los gastos de personal de las empresas no financieras aumentaron un 2,3%, más que el año anterior (cuando crecieron un 0,9%). "El mayor dinamismo mostrado en 2015 por esta partida se debió fundamentalmente a la evolución favorable del empleo, que se elevó un 1,7%. Por su parte, las remuneraciones medias avanzaron de forma moderada: un 0,6%, ocho décimas menos que el año previo", explica el informe del Banco de España.

Según el informe, las plantillas de las empresas incluidas en la muestra aumentaron un 1,7% de media, frente al retroceso del 0,5% del año anterior.

En línea con este dato, el supervisor destaca que se produjo "un sustancial incremento en el porcentaje de empresas que no destruyeron empleo, hasta situarse en el 62%, unos 10 puntos porcentuales más que el año anterior".

"La recuperación del empleo volvió a ser más intensa en el de carácter temporal, que creció un 12%", explica el Banco de España, quien añade que "el empleo fijo registró un descenso del 0,2%, menor a la caída del 1% de 2014, a pesar de que "tendió a recuperarse a finales del ejercicio", cuando subió un 0,4% respecto al último trimestre del año anterior.

Minusvalías en ventas de activos y gastos por ajustes de plantilla

Los ingresos financieros se redujeron un 11%, como consecuencia de la disminución de los dividendos y de los ingresos por intereses. Esa caída se compensó en parte por la reducción de los gastos financieros (-9,4%), principalmente, debido al recorte de los costes de financiación.

Asimismo, los niveles de rentabilidad de las empresas encuestadas registraron un leve descenso respecto a un año antes, un resultado "muy influido por la evolución de algunas empresas de gran dimensión, que se vieron afectadas por el descenso de los ingresos financieros".

Sin embargo, al analizar los datos de forma desagregada, se aprecia "una mejoría" de rentabilidad "en un número creciente de empresas, así como en la mayoría de los sectores", favorecida por la ampliación del diferencial entre la rentabilidad de los activos y el coste medio de la financiación lograda por la bajada de los tipos de interés.

Por último, el Banco de España explica que las empresas de la muestra registraron "minusvalías" en operaciones de venta de activos de naturaleza financiera, "lo que contrasta con las fuertes plusvalías que se habían registrado en 2014".

Esto, unido a los gastos generados por ajustes de plantilla en algunas grandes compañías, provocó que el resultado final del año experimentase "una significativa contracción" del 41,3%".

Por último, en 2015, las empresas siguieron reduciendo su endeudamiento, que cayó siete décimas hasta situarse en un 42,6% de los activos. Por sectores, en casi todos se registró "una evolución ligeramente descendente", salvo en el de información y comunicaciones.

Noticias

anterior siguiente