Enlaces accesibilidad

Pescanova gana 1.790 millones hasta junio tras la quita con unas ventas de 434 millones

  • La empresa pesquera tiene un patrimonio negativo de 450 millones
  • Son las primeras cuentas del consejo de administración tras recuperar el control

Por
La sede de Pescanova en Chapela, Redondela (Pontevedra)
La sede de Pescanova en Chapela, Redondela (Pontevedra). AFP AFP PHOTO/ MIGUEL RIOPA

Pescanova registró un beneficio neto de 1.790 millones de euros durante el primer semestre tras el impacto del registro contable de la quita sobre sus créditos concursales y de su filial Pescafina, después de la aprobación de sus respectivos convenios de acreedores.

El grupo pesquero sumó unas ventas de 434 millones, mientras que el resultado operativo antes de amortizaciones y provisiones se situó en 27 millones de euros, según ha informado la firma.

La compañía ha destacado que estos resultados reflejan que las operaciones y negocios siguen desarrollándose con normalidad y que continúa la mejora en la rentabilidad operativa que comenzó en la segunda parte de 2013.

Se trata de los primeros estados financieros formulados por el consejo de administración de Pescanova, una vez recuperadas sus facultades de administración y disposición tras la aprobación del convenio de acreedores de la sociedad el 23 de mayo.

Patrimonio negativo de 450 millones

Por su parte, el patrimonio neto del grupo consolidado se mantiene negativo, en 450 millones de euros, aunque desde Pescanova destacan que "ha mejorado significativamente" y recuerdan que todavía no ha finalizado el proceso de reestructuración financiera de las filiales españolas contemplado en la propuesta de convenio aprobada.

Además, Pescanova, a título individual, presentó a 30 de junio de 2014 un patrimonio neto positivo de 169 millones de euros, tras haber registrado los ingresos derivados de la aplicación a su deuda de las estipulaciones del convenio de acreedores particular.

"La mejora en la situación patrimonial del grupo y de la sociedad dominante es un primer e importante hito para la completa reestructuración financiera y viabilidad económica del grupo Pescanova", asegura la compañía. No obstante, resalta que "este objetivo sólo será posible si se completa, tal como se define en el convenio de acreedores, el proceso que persigue una solución global para el grupo".

Asimismo hay que tener en cuenta que el negocio de Pescanova tiene un relevante carácter estacional, por el impacto de la campaña de Navidad, y que las ventas intermedias de 2014 no incluyen aquellos negocios que han sido clasificados, a 30 de Junio 2014, como disponibles para la venta, aclara la nota.

La propuesta de convenio planteaba una solución global para todo el grupo, no sólo para Pescanova, S.A., con una hoja de ruta que incluye una serie de actuaciones encaminadas a reestructurar la deuda financiera, no solo en la matriz, sino también en el resto de filiales españolas. En las filiales extranjeras por su parte, se abría un período de renegociación de la deuda actual que permita la estabilidad financiera.

Nuevo ciclo

La empresa inició un nuevo ciclo el pasado 1 de julio, con la aprobación de las cuentas de 2011 a 2013 y la designación de un nuevo consejo de administración reducido a cuatro miembros, un periodo que desembocará en su refundación como Nueva Pescanova, tras dejar atrás el concurso de acreedores.

La junta general ordinaria y extraordinaria de accionistas celebrada ese día aprobó ambas propuestas con un 81,93% y un 73,38% de votos favorables, respectivamente, y rechazó la petición de Cartesian y de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) de que se nombrara un quinto consejero.

Las cuentas reformuladas de Pescanova concretan las pérdidas de 2011 en 260 millones de euros, y el agujero patrimonial, en 791. Las de 2012 reflejan un patrimonio neto negativo de 1.522 millones, mientras que las de 2013 cifran las pérdidas en 719 millones y el agujero patrimonial, en 2.237 millones.

Noticias

anterior siguiente