Enlaces accesibilidad

La Eurocámara aprueba el acuerdo de pesca que permitirá a la flota española regresar a Marruecos

       
  • Se obtienen 126 licencias, de las  que un centenar serán para buques españoles
  •    
  • El acuerdo beneficiará a cerca de 1.500 tripulantes, 500  de ellos marroquíes
  •    
  • Supone aumentar en un 33% de las posibilidades de pesca  para la flota
  •    
  • Se necesita aún la aprobación formal del Consejo y del Parlamento marroquí

Por
La Eurocámara firma un acuerdo de pesca con Marruecos

La Eurocámara ha dado este martes el visto bueno al protocolo de Pesca firmado entre la Unión Europea (UE) y Marruecos, lo que permitirá volver al caladero marroquí a cerca de un centenar de buques españoles tras dos años apartados de la zona por la oposición de la  Eurocámara al convenio anterior. Los diputados aprobaron el acuerdo por 310 votos a favor, 204 en contra y 49 abstenciones.

Con este acuerdo, los buques europeos obtienen un total de 126 licencias, de las  que un centenar serán para españoles, sobre todo andaluces y  canarios. El pacto beneficiará a cerca de 1.500 tripulantes, de los que 500  serían marroquíes.

Además supone un incremento del 33% de las posibilidades de pesca  para la flota comunitaria -once Estados miembros pescan en la zona-  con respecto al régimen anterior, a cambio de una contrapartida  financiera de 40 millones anuales durante los próximos cuatro años. 

En realidad, la aportación de las arcas comunitarias se reduce de  36,1 millones del acuerdo anterior a 30 millones en el nuevo, porque  los 10 millones restantes acordados ahora los asumirán los  armadores

El nuevo acuerdo salva con el voto de este martes el último escollo  para su entrada en vigor,  aunque es necesario aún la aprobación formal  por parte de los  Veintiocho y del Parlamento marroquí para que los  barcos europeos  puedan retomar su actividad en la región, algo que se  presenta como un mero trámite. Los ministros de Pesca de  la UE tienen previsto validarlo en su próxima reunión de los días 16  y 17 de diciembre en Bruselas.

El secretario general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Domínguez, ha confiado en que estos últimos trámites se agilicen (sobre todo los de Marruecos) de forma que el caladero vuelva a abrirse en las primeras semanas del mes de enero de 2014. Horas después, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha asegurado en rueda de prensa que "en el mes de enero los armadores estarán en condiciones de pedir las licencias y de salir a faenar" lo que hará que "en un plazo de dos años" se haya recuperado "la normalidad en el caladero".

Mientras, los pescadores de Barbate (Cádiz), una de las localidades más afectadas por la ruptura hace dos años del acuerdo de pesca, han celebrado el visto bueno de la Eurocámara. "Estamos muy satisfechos, es la alegría más grande que nos podían dar, como si nos hubiera caído por adelantado 'El Gordo' de la Lotería de Navidad", ha comentado a Efe Alfonso Reyes, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barbate.

Reyes ha explicado que en total Barbate contará con licencias para 24 barcos, 17 de cerco, cuatro de palangre y el resto artesanales, que llevarán un total de 500 tripulantes de la zona, más los marroquíes que cada barco tiene que contratar en función del nuevo protocolo. "Pero por cada puesto directo, son cinco indirectos, en las lonjas, las fábricas de hielo... este acuerdo es muy importante para nosotros, para todo el pueblo, estamos muy satisfechos, muy ilusionados", ha dicho el patrón mayor de los pescadores de Barbate.

Derechos  Humanos en el Sáhara Occidental

En diciembre de 2011, el Parlamento Europeo votó en contra de la prórroga del acuerdo de pesca  entre la Unión Europea y Marruecos que expiraba en febrero de 2012, al  considerar que provocaba la sobreexplotación de algunas especies y era ilegal según el Derecho Internacional, ya que interfería en los recursos de la población saharaui.

El  acuerdo cuya prórroga se rechazó entonces se aplicaba de forma  provisional desde el 28 de febrero de 2011, por lo que la negativa de la  Eurocámara llevó a Marruecos a expulsar de inmediato de sus aguas a todos los barcos europeos. España  fue el país más afectado por ese cierre, ya que de las 119 licencias  permitidas por aquel acuerdo, cien correspondían a barcos españoles que estimaron en 30 millones de euros sus pérdidas. Como compensación recibieron algo más de nueve millones de euros cofinanciados por el Gobierno español y la UE.

Durante los últimos dos años, la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, ha   tenido que renegociar un nuevo acuerdo  que resolviera las "dudas" de   los eurodiputados con el anterior  texto, en especial en lo que  respecta  al respeto de los Derechos  Humanos en el Sáhara Occidental y  a la  rentabilidad económica y  sostenibilidad pesquera del convenio.

La antigua colonia  española había reclamado que sus aguas fueran  excluidas del acuerdo  porque no reconoce el derecho de Rabat a  gestionar sus recursos, pero  Bruselas y los 28 dan por bueno que se  mantengan, a cambio de una  cláusula que prevé la suspensión del  convenio si se vulneran derechos  fundamentales. 

La Unión Europea también exigirá a Marruecos  pruebas periódicas de  que la población saharaui se beneficia de la  ayuda y del empleo que  proporciona el nuevo acuerdo. Estas  condiciones, sin embargo, no convencieron a Los Verdes ni a  la  Izquierda Unitaria, grupos en la Eurocámara que habían pedido  tumbar de  nuevo el acuerdo, frente a la defensa del mismo de  'populares' y  'socialistas' que, en los debates previos, defendieron  la "coherencia"  del texto con las exigencias de los eurodiputados.

Detalles técnicos del acuerdo

El protocolo ratificado este martes por el Parlamento Europeo  mejora las posibilidades de pesca que ofrecía el anterior, recoge la agencia Europa Press.  Así, en la categoría 1, para los cerqueros artesanales del Norte (20  barcos de Barbate con 350 tripulantes) se ha ampliado la zona de  pesca hacia el Sur, hasta alcanzar el paralelo 33º,25' N, para un  máximo de cinco barcos simultáneos de esta flota, con posibilidad de  aumentar esta cantidad el próximo año.

En el caso de la categoría 2, palangreros de fondo artesanales del  Norte (24 barcos de Algeciras, Barbate y Conil, con unos 150  tripulantes), ahora dispondrán de cinco licencias adicionales con  respecto al protocolo anterior. Cuatro de estos barcos podrán pescar  también más al Sur, como en el caso de la categoría 1, en el primer  año de vigencia. Salvo informe científico en contrario, a partir del  segundo año podrán ser más los barcos que vayan al Sur.

En la categoría 3, artesanales canarios (artes menores), se  mantienen en lo esencial las condiciones de pesca anteriores.

Mientras, en la categoría 4, de barcos de arrastre demersales, una  modalidad cuya utilización ha sido prácticamente nula en el pasado,  ahora se abre al permitir hasta cinco arrastreros de un máximo de 600  GT cada uno, así como a once palangreros de fondo de hasta 150 GT.

Se reduce en uno el número de marineros marroquíes de embarque  obligatorio. Al mismo tiempo, se mantienen esencialmente las normas  sobre capturas accidentales del Protocolo anterior. Esta categoría se  configura como una pesquería exploratoria a más de 200 metros de  profundidad y será regulada más en detalle en sucesivas comisiones  mixtas en función de los datos recogidos.

Finalmente, en la categoría 5 (barcos atuneros de Canarias de  pesca con caña y otros artes de anzuelo), se mantienen las  condiciones técnicas esenciales, si bien se introduce la obligación  de desembarque de un 25% de las capturas totales anuales de especies  de menor valor, como la melva o el listado.

Por otra parte, también se obtienen mejoras en otra categoría en  la que no han participado prácticamente hasta ahora buques españoles,  como es la de arrastre para especies pelágicas, cuya cuota pasa de  60.000 a 80.000 toneladas anuales.

Noticias

anterior siguiente