Enlaces accesibilidad

Miguel Blesa, del sillón presidencial de Caja Madrid al banquillo

       
  • Estuvo al frente de Caja Madrid durante más de trece años
  •    
  • Dejó la presidencia de la entidad en 2010

Por
Los casi catorce años de Miguel Blesa al frente de Caja Madrid tienen luces y sombras

El presidente de Caja Madrid durante más de trece años y uno de los grandes banqueros de España, Miguel Blesa, regresa nuevamente a prisión, esta vez incondicional, por decisión del mismo juez que el pasado 16 de mayo ordenó su ingreso en la cárcel de Soto del Real (Madrid).

En aquella ocasión, la familia de Blesa consiguió recabar en menos de 24 horas la fianza de 2,5 millones de euros impuesta por el juez, por lo que sólo pasó una noche entre rejas. Suficiente para poner punto y final a su retiro dorado tras la marcha de la presidencia de Caja Madrid.

De hecho, la decisión del juez trastocó sus planes inminentes de boda con su compañera de los últimos tiempos en una finca de las afueras de Madrid, prevista inicialmente para el próximo sábado.

Amante de los viajes y enamorado de Miami (EE.UU.), Blesa, nacido en Linares (Jaén) en agosto de 1947, se había dejado ver públicamente en contadas ocasiones y en algunas de ellas, como sus comparecencias en el Congreso, dispuesto a cumplir con su deber, como él explicó.

A pesar de sus problemas de columna, el exbanquero militante del PP y operado al menos en dos ocasiones de una hernia discal mantenía siempre un porte elegante -habitualmente enfundado en trajes a medida- y un irónico sentido del humor.

"Se sintió traicionado" por Díaz Ferrán

Con la esperanza de recabar la millonaria fianza y recuperar sus planes de boda, Blesa seguramente recordará en estas horas a algunos de sus buenos amigos y también a quienes en los últimos años le dejaron un sabor más agridulce, entre ellos el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, por quien dijo sentirse traicionado.

Según el entorno de Blesa, los rifirrafes con el entonces patrón de los empresarios, sentado en el consejo de administración de Caja Madrid, comenzaron cuando el banquero se dio cuenta de que Díaz Ferrán le había embaucado en operaciones que habían resultado un fiasco, como la entrada en el capital de SOS. Y se acrecentaron con el polémico proceso electoral en el que Díaz Ferrán, en prisión desde el pasado diciembre, dejó de apoyar a Blesa y se alineó con las tesis de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien abogaba por renovar la cúpula de la entidad financiera.

En sus últimos años al frente de Caja Madrid, Blesa luchó encarnizadamente para optar a su reelección como presidente de la entidad con el apoyo del entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Al final de su mandato, Blesa se sentía orgulloso de dejar una Caja Madrid cinco veces más grande de lo que la encontró a su llegada en septiembre de 1997 y se fue agradecido y satisfecho de entregar, como él mismo dijo, a su buen amigo Rodrigo Rato el mando de la cuarta entidad financiera de España.

Se marchó "con añoranza, pero sin rencor ni amargura" porque prefirió recordar que durante sus años al frente de la entidad, Caja Madrid creó 6.000 empleos y abrió 1.400 sucursales y oficinas de banca de empresas.

Durante su mandato se aprobaron decisiones estratégicas como la firma de una gran alianza en banca-seguros con Mapfre y también la compra del City National Bank, la séptima mayor entidad del estado de Florida, un orgullo para Blesa aunque ahora le lleve a la cárcel.

Mario Conde, otro banquero en prisión

Hay que remontarse a diciembre de 1994 para asistir al ingreso en prisión de un banquero, en este caso Mario Conde, acusado de apropiación indebida, estafa de 7.000 millones de pesetas, falsedad documental y maquinación para alterar el precio de las cosas, cargos que se le imputaban por su gestión al frente de Banesto.

Desde entonces y hasta hoy, cuando con motivo de la crisis económica se ha desatado el aluvión de las causas financieras en los tribunales por la mala gestión de los responsables de entidades como Banco de Valencia, Bankia, Caja Castilla La Mancha o la CAM, entre otras, ninguno de sus dirigentes ha ido a la cárcel.

Pero además de este procedimiento, Blesa podría enfrentarse en breve a otro en la Audiencia Nacional, donde el juez Fernando Andreu ha preguntado a la Fiscalía Anticorrupción si debe investigarle por la comercialización de participaciones preferentes a raíz de las querellas que ha interpuesto UPyD, #15mPaRato y varios particulares.

Asimismo, la Fiscalía especial está investigando la denuncia que UPyD le presentó el pasado marzo contra Caja Madrid, algunos miembros de su consejo de administración, entre ellos Blesa y Rodrigo Rato, y de su comité de dirección, a los que acusa de cobrar más de 71 millones en 4 años.

Noticias

anterior siguiente