Enlaces accesibilidad

Maduro finaliza su gira sudamericana consiguiendo apoyo político y financiero de Brasil

  • Brasil y Venezuela cooperarán en los sectores energético y alimentario
  • Adeamás, han analizado la situación del Mercosur

Por
Nicolás Maduro finaliza su gira sudamericana recabando apoyo en Brasil

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha finalizado su gira por países sudamericanos en Brasil, donde ha conseguido pleno respaldo político de la jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff, y la promesa de apoyo para hacer de su país una "potencia exportadora de alimentos".

Esta última etapa llega tras su paso por Argentina y Uruguay, en medio de la seria crisis política que vive su país tras las elecciones del pasado 14 de abril, cuyos resultados aún no han sido reconocidos por la oposición.

Rousseff, ha recibido a Maduro en el Palacio presidencial de Planalto con honores militares y otros reservados para visitas de Estado, pese a que el protocolo, lo cuál ha sido considerado como un guiño político, a pesar de que la mandataria ha calificado el encuentro como "de trabajo".

Durante su estancia en Brasilia, Maduro también ha mantenido una reunión privada con el expresidente Lula da Silva, y tras su entrevista con Rousseff, ha asistido a un encuentro con intelectuales y representantes de movimientos sociales, al que no se ha permitido el acceso de la prensa.

Nuevos pactos y más apoyo

Tras una reunión de casi tres horas, los dos mandatarios han comparecido de forma conjunta ante la prensa. Rousseff ha expresado que la victoria electoral de Maduro supone "una oportunidad para mantener el nivel de relación que Brasil mantuvo con el presidente Hugo Chávez", fallecido el pasado 5 de marzo.

Maduro ha agradecido el respaldo político de Brasil y ha exaltado el sistema electoral venezolano, que ha definido, una vez más, como "uno de los más seguros del mundo".

El nuevo líder bolivariano, que ha aproevchado para reincidir en el recuerdo a Hugo Chávez y su amistad con Brasil, ha anunciado además la firma de varios acuerdos para la instalación en Venezuela de sendas plantas de fertilizantes y de coque verde.

La planta de coque verde será un proyecto de la petroquímica brasileña Braském y estará destinada a la exportación de este combustible a Brasil, ha explicado Maduro.

La constructora Odebrecht será responsable por la otra fábrica, que tendrá capacidad para procesar 1,5 toneladas de urea, una cantidad que le permitirá a Venezuela dar un "salto gigantesco" en el sector de los fertilizantes, ha asegurado.

Maduro ha asegurado que dichas inversiones, que no fueron cuantificadas, abrirán el camino hacia una "revolución agroalimentaria" que hará del país caribeño una "potencia exportadora de alimentos", que hoy escasean en Venezuela.

También ha pedido y obtenido más apoyo de Brasil para adoptar técnicas de planificación y desarrollo de cultivos y de riego, entre otras, para mejorar la producción agrícola del país, del ha declarado que hace un siglo "sufrió una amputación de su cultura agrícola" por "culpa" del petróleo.

Rousseff, por su parte, ha expresado la disposición de su país de expandir las relaciones comerciales y de buscar "más equilibrio" en el intercambio comercial, que el año pasado llegó a 6.050 millones de dólares, pero con una balanza netamente favorable a Brasil.

Cooperación en varios sectores

Asimismo, ha reiterado su compromiso por consolidar la cooperación en proyectos existentes en las áreas de petróleo, electricidad, agricultura y vivienda y aseguró que discutieron trabajar en otros sectores, como suministro energético, abastecimiento y seguridad alimentaria.

Brasil enviará a Venezuela un grupo de técnicos en energía para acabar con los apagones que sufre el país, según ha explicado el asesor de Asuntos Internacionales de Rousseff, Marco Aurelio García, que no ha especificado la causa de dichos cortes, pero sí ha considerado que puede haber problemas de equipamientos y "mantenimiento", en los cuales pudieran cooperar los técnicos brasileños.

En el plano político, Rousseff ha calificado la entrada de Venezuela en la presidencia pro témpore del Mercosur, en el segundo semestre de este año, como un "hecho histórico". La incorporación de Venezuela al bloque "permitirá vivir un segundo ciclo de expansión y de integración de cadenas productivas" que conducirá hacia el "fortalecimiento democrático", ha explicado Rousseff.

Los mandatarios también han analizado la situación del Mercosur y el posible regreso de Paraguay al bloque tras las elecciones del pasado 21 de abril, que ganó Horacio Cartes, del Partido Colorado.

Según García, las elecciones facilitan el regreso del país al bloque, pero una solución definitiva sólo se alcanzará una vez que Cartes asuma el poder, en agosto próximo, y ya con Venezuela en la presidencia del Mercosur.

Noticias

anterior siguiente