Enlaces accesibilidad

Jeroen Dijsselbloem, elegido presidente del Eurogrupo con la abstención de España

       
  • Es ministro de Finanzas de Holanda desde hace tres meses
  •    
  • Sustituye a Juncker, que ha ocupado el cargo desde enero de 2005
  •    
  • España protesta así por su falta de representación en las instituciones económicas del euro

Por
Jeroen Dijsselbloem, elegido presidente del Eurogrupo con la abstención de España

Los ministros de Finanzas de la zona euro han elegido a su colega holandés, Jeroen Dijsselbloem, como nuevo presidente del Eurogrupo en sustitución del luxemburgués Jean-Claude Juncker, que ha ocupado ese puesto desde enero de 2005. El nuevo presidente es ministro de su país desde hace tres meses y ha sido elegido a pesar de la abstención de España, que ha protestado así porque se considera mal representada en las altas instituciones económicas del euro.

Con la crisis del euro, el Eurogrupo ha cobrado una  gran importancia ya  que es el foro en el que se han tomado decisiones importantes, como los  rescates de Grecia,  Portugal e Irlanda, la asistencia a la banca de  España o la creación del  Mecanismo Europeo de Estabilidad o fondo de rescate permanente.

Sin el respaldo de España

El ministro español de  Economía, Luis De Guindos, ha justificado su abstención en la votación del Eurogrupo a su llegada, este martes, a la reunión del Ecofin: "el planteamiento de España es simple: se considera que está  infrarrepresentada en las instituciones comunitarias".

El país perdió el año pasado el representante que tenía en el directorio del BCE desde el nacimiento del euro. Ese puesto fue ocupado por Luxemburgo -por su representante Yves Mersch-, que mantiene así su presencia en las instituciones de la moneda única pese a la retirada de Juncker como líder del Eurogrupo, donde Holanda -discípulo de la disciplina presupuestaria de Alemania- se erige como ganadora.

Como compensación, el Gobierno español trató de obtener la dirección del Mecanismo Europeo de  Estabilidad (MEDE), pero no lo consiguió a pesar de que presentó como candidata a Belén Romana, ex  directora del Tesoro y actual responsable de la Sareb.

"España está realizando una contribución de solidaridad muy  importante con el conjunto de nuestros socios y yo creo que esa es  una cuestión muy importante a tener en consideración", ha resaltado  el ministro de Economía.

De Guindos se ha mostrado "convencido de que esta situación se va a ir corrigiendo"  y de que "España tendrá la representación que  necesita de acuerdo con su peso, con el esfuerzo que está realizando  y con la contribución que realiza". Sin embargo, no ha querido precisar a qué puesto europeo aspira ahora el Gobierno  de Mariano Rajoy: "No es tanto un tema de un puesto concreto, es un tema de un  procedimiento", ha alegado.

El nuevo presidente del Eurogrupo ha tratado de restar importancia a la actitud española: "Una vez he sido nombrado presidente, De Guindos me ha  felicitado y me ha tendido la mano para trabajar juntos de forma  positiva y profesional", ha añadido el holandés, quien ha "agradecido  mucho" el gesto del ministro español.

A su entrada de la reunión del Eurogrupo, el ministro holandés de Finanzas ha  dicho  que su "principal tarea" en los  próximos  meses y años será la de "acabar de restaurar la confianza en el euro  y en la  eurozona, y en las perspectivas económicas de los países".

Pero el nuevo presidente llega ya con varias tareas inmediatas: el rescate de Chipre, solicitado el pasado junio y ahora retrasado hasta después de las elecciones presidenciales de febrero, y la resolución del debate sobre la recapitalización directa de los bancos.

Apoyo firme desde Berlín y con condiciones desde París

El nuevo "Mr. Euro", de 46 años, es ministro de Finanzas de su país desde hace tres meses. Desde el principio, ha tenido el apoyo de Alemania, ya que proviene de uno de los países cumplidores con los objetivos de déficit y deuda de Bruselas.

Pese a algunas reticencias mostradas por París debido a su falta de experiencia en Finanzas, al final, también ha contado con el respaldo de su ministro francés, Pierre Moscovici, quien le pidió que presentara de forma exhaustiva su programa de trabajo para los próximos dos años y medio, el período inicial de su mandato.

"Espero que Dijsselbloem sepa recoger la herencia de Juncker. Trabajaremos todos juntos para que sea posible", ha afirmado Moscovici al comienzo de la reunión.
También ha destacado que Jean-Claude Juncker "ha encarnado un modelo de Presidencia equilibrada entre el norte y el sur de la Eurozona, entre consolidación y crecimiento, entre las sensibilidades francesa y alemana, podríamos decir", ha declarado Moscovici.

Dijsselbloem, con fama de paciente a la hora de buscar consensos, sustituirá tras ocho años al primer ministro y responsable de las Finanzas de Luxemburgo, un veterano en la escena comunitaria.

"Creo que es la elección correcta", ha indicado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en un comunicado de prensa sobre la elección de Dijsselbloem, a quien felicitó y le deseó "éxito en este trabajo".

Van Rompuy se muestra convencido de que el nuevo presidente del Eurogrupo tiene "un amplio apoyo" de los países. Sobre Juncker, ha destacado que le conoce desde hace 25 años. "Es el más experimentado de todos nosotros. Se merece nuestra gratitud, no sólo por haber sido el primer presidente del Eurogrupo, sino también por haberlo dirigido en el período más difícil, y siempre con una sonrisa y sentido del humor", ha afirmado el presidente del Consejo.

Sobre su sucesor, Juncker ha señalado que es "alguien mucho más joven, pero que cuenta con todas las capacidades y cualidades para ser un presidente excelente del Eurogrupo". Dijsselbloem también ha tenido buenas palabras para su antecesor, al que ha calificado de "un europeo de mente y corazón".

Defensor de un equilibrio entre austeridad y solidaridad

El holandés ha hecho llegar una carta a sus colegas de la eurozona en la que insiste en la necesidad de promover un enfoque equilibrado entre disciplina presupuestaria y la solidaridad. También señala en ella que "hay que dejar atrás el debate sobre la integridad del euro. Es más constructivo hablar de reforzarlo".

El nuevo presidente del Eurogrupo también ha querido dejar claro que no quiere que haya divisiones dentro del club de la moneda única entre los países con calificación triple A (como Holanda o Alemania) y los que no. "Como dice Jean-Claude [Juncker], no podemos encarar los retos futuros partiendo de la premisa de norte y sur, países virtuosos y países no virtuosos", apunta Dijsselbloem en la misiva.

Sobre las dificultades que atraviesan los países del sur de la eurozona, el holandés ha dicho que la solidaridad está en su "lista de prioridades", al tiempo que ha señalado que "recuperar el equilibrio presupuestario es necesario, pero habrá que debatir el ritmo en que se alcanza ese equilibrio".

Tanto el responsable del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el alemán Klaus Regling, como el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rhen, han bromeado en la rueda de prensa sobre la difícil pronunciación del apellido holandés del nuevo presidente del Eurogrupo.

Noticias

anterior siguiente