Enlaces accesibilidad

Los delfines de Chávez diseñan la transición

       
  • Nicolás Maduro y Diosdado Cabello son las figuras más influyentes
  •    
  • Dentro del oficialismo se distinguen dos sectores: uno cívico y otro militar
  •    
  • La esposa de Maduro y varios ministros: actores secundarios de la transición

Por
Maduro y Cabello, hombres claves del chavismo en ausencia del presidente

Todo aquel que tiene algo que decir sobre el futuro de Venezuela ha viajado a La Habana en los últimos días. A más de 2.000 kilómetros de Caracas, entre las bambalinas de un hospital cubano, el círculo más íntimo de Hugo Chávez diseña el destino de la revolución bolivariana ante la expectativa de que el cáncer impida al comandante volver a asumir el mando.

Entre todas las figuras del chavismo sobresalen dos potenciales herederos y rivalesNicolás Maduro y Diosdado Cabello, que se han vuelto inseparables en su afán por representar la unidad del oficialismo, pese a las especulaciones de bicefalia y luchas intestinas. Y junto a ellos, varios actores secundarios que esperan su momento para saltar a la primera línea política.

“El chavismo es un movimiento y no un partido político que se ha mantenido cohesionado en torno a la figura de Chávez, pero falta consenso, construir puentes… Tiene que haber chavismo sin Chávez porque así lo quiere la mayoría del pueblo venezolano pero habrá que ver cómo”, explica a RTVE.es la investigadora de Fride, Susanne Gratius. "El PSUV ha sido un vehículo electoral para Chávez y ahora habrá que ver si resiste sin él, si hay proyecto más allá de Chávez”, añade.

Este el retrato de los políticos más influyentes del oficialismo:

Nicolás Maduro, el fiel escudero

“Es uno de los lideres jóvenes de mayor capacidad para continuar (...) con su mano firme, con su mirada, con su corazón de hombre del pueblo, seguir dirigiendo, junto al pueblo siempre y subordinado a los intereses del pueblo, los destinos de esta patria". Así definió Chávez, en su última aparición pública, a su sucesor.

Maduro, de 50 años, ha sido el hombre de máxima confianza del presidente venezolano,  el único ministro que no se ha separado del mandatario durante sus operaciones y el titular de Exteriores más duradero de la era Chávez.

“Es el líder que representa al ala más moderada del oficilalismo. Uno de los pocos que pueden llevar a cabo una apertura de modelo tendiendo la mano a la oposición y retomando el diálogo con EE.UU", señala a RTVE.es la investigadora de Fride, Susanne Gratius. Washington ya ha revelado contactos con Maduro el pasado noviembre para normalizar las relaciones diplomáticas.

Destacado líder sindical en los años 90, trabajó como chófer de autobuses del Metro de Caracas, antes de iniciarse en la política. Primero como diputado y luego como presidente del Parlamento y ministro de Exteriores desde el 2006.

No tiene demasiado carisma ni dotes de oratoria, pero cuenta con el visto bueno de los hermanos Castro, un aval imprescindible para ser sucesor de Chávez, según los analistas.  Y, lo más importante, es el elegido por el presidente, una última voluntad que nadie se atrevería a desafiar. “Mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable absoluta, total, es que (…)  ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente”.

Por sorpresa y rodeado de sus colaboradores más cercanos, Hugo Chávez anunció anoche que tiene que volver a Cuba a someterse a una nueva operación, porque el cáncer, que creía controlado, se ha reproducido. Chávez ganó hace dos meses las elecciones y ha designado como sucesor al vicepresidente Nicolás Maduro

Diosdado Cabello, el exmilitar omnipresente

Político, militar, ingeniero y hasta hace poco el relevo natural de Chávez. Nadie duda de que aunque Maduro sea el mejor posicionado para suceder al mandatario venezolano, Diosdado Cabello, de 49 años, tendrá un papel de relevancia en la Venezuela post-chavista.

Como presidente de la Asamblea Nacional, Cabello asumiría la presidencia  interina del país si Chávez muere o es declarado incapaz de forma  permanente, tal y como establece la Constitución. Ya lo hizo en 2002,  tan solo durante unas horas, durante el fallido intento golpe de Estado  contra Chávez.

Diosdado –como le conocen en Venezuela– ha acumulado mucho poder en los  últimos años. En 2001 ocupó su primera cartera ministerial y entre 2004 y  2008 fue gobernador del estado Miranda, un cargo que perdió frente a  Henrique Capriles, el líder de la oposición que Chávez derrotó en  octubre. Esta fallida reelección es quizás, una de las peores manchas de  su expediente.

Algunos diputados del partido oficialista describen a Cabello como jefe de la "derecha endógena" del PSUV, una suerte de facción tecnocrática alejada de los principios revolucionarios y más nacionalista.

Si Maduro cuenta con el beneplácito de Cuba, la principal baza de este militar retirado es su apoyo en las fuerzas armadas.

Representa a la vertiente más radical del chavismo.  Esa que dice que si hace falta se defenderá la revolución con las  armas”, recuerda la investigadora de Fride, Susanne Gratius, que no cree  que se vaya a producir una lucha de poder o bicefalia entre Cabello y  Maduro en el corto plazo porque “el testamento de Chávez está muy  claro”, aunque sí cree que es un escenario que podría surgir más  adelante.

Actores secundarios

             

    Rafael Ramírez: ministro de Petróleo y Minería y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Fue el artífice de la reforma petrolera, que permitió la formación de asociaciones de PDVSA con empresas multinacionales y facilitó el financiamiento de las populares misiones sociales con los ingresos petroleros.

       

    Ramírez, de 50 años, lleva en el gabinete de Chávez desde 2002, “manejando la válvula económica de Venezuela”, según indica el analista político Carlos Romero para France Presse. Y esa experiencia en el ámbito económico y comercial hace que se le augure un rol esencial en el futuro político de Venezuela. Hasta ahora, Chávez siempre ha confiado en él e incluso respaldó su gestión tras el peor desastre en una refinería en el país en agosto de 2011.

           

    Cilia Flores: procuradora de la República y ex presidenta de la Asamblea Nacional, el  vínculo de la esposa de Nicolás Maduro con el presidente venezolano se  remonta a 1992, cuando se encargó de luchar por la liberación de Chávez y  el resto de alzados tras el fallido golpe de Estado en 1992.

       

    Fiel a la revolución bolivariana desde sus inicios, ha sido acusada de  nepotismo por emplear a numerosos familiares en la Asamblea Nacional. Su  voz cada vez ha cobrado más peso en el círculo íntimo del presidente.

           

    José Vicente Rangel: abogado, periodista, ex vicepresidente y ex ministro de la Defensa: Es  un autoridad moral dentro del chavismo pese a que abandonó la primera  línea política en 2007. Hombre de talante y de naturaleza templada, a  sus 83 años, Rangel es considerado un alto consejero del presidente.

       

    Según Carlos Romero, analista de AFP, Rangel está desempeñando la  importante tarea de “mantener la unidad de la dirección política y  evitar que los rumores sobre las diferencias de Cabello y Maduro puedan  fracturarla”.

           

    Adán Chávez: hermano mayor del presidente y desde 2008 gobernador del Estado Barinas (oeste), de donde son oriundos los Chávez. El más político de los hermanos del mandatario venezolano ha sido, además, ministro de Educación y embajador en Cuba. 

       

    "No es un Raúl Castro. No tiene un papel político relevante”, advierte la  investigadora de Fride, aunque en los últimos años y a raíz de la  enfermedad de su hermano sí ha sido un enlace entre la familia y los  principales dirigentes del Gobierno.

Noticias

anterior siguiente
-->