Enlaces accesibilidad

La familia Ruiz Mateos vende Nueva Rumasa al empresario que se quedó con Viajes Marsans

       
  • La operación está valorada en 1.500 millones de euros
  •    
  • El acuerdo ha costado cinco meses de negociación

Por
La familia Ruiz Mateos ha vendido el grupo "Nueva Rumasa"

Back in Business ha formalizado la compra del grupo Nueva Rumasa, propiedad de la familia Ruiz Mateos y actualmente en concurso de acreedores, en una operación valorada en 1.500 millones de euros, el pasivo que actualmente soportan las empresas del grupo, según ha informado a Europa Press la firma compradora.

Se trata de una empresa especializada en reestructurar sociedades en dificultades y propiedad del empresario Ángel de Cabo, quien el pasado año, a través de Posibilitum Business, se hizo con Viajes Marsans, otra sociedad en suspensión de pagos.

Ahora, a través de Back in Business, ha adquirido, tras cinco meses de negociaciones, las sociedades matrices que sustentan la actividad de Nueva Rumasa.

Back in Business ha indicado que toma este grupo con el fin de "analizar todas las líneas de negocio y tomar las medidas necesarias con el fin último de que las sociedades entren en valor y conseguir así la mayor satisfacción de sus acreedores".

De su lado, la familia Ruíz Mateos atribuyó su decisión de optar por la oferta de compra presentada por Angel de Cabo, de "entre las numerosas recibidas en los últimos meses" por "el profundo conocimiento que muestra del grupo y su probada solvencia económica y de gestión". "Nos garantiza la mejor alternativa posible para trabajadores, proveedores y clientes", añadieron.

Para José María Ruiz Mateos, uno de los motivos decisivos para inclinarse por esta opción ha sido "el compromiso de los nuevos propietarios de seguir con las obligaciones adquiridas por Nueva Rumasa con los inversores que mostraron su confianza en nosotros".

Ruiz-Mateos: "Obligados a malvender"

La familia Ruiz-Mateos ha asegurado que "se ha visto obligada a malvender" sus empresas a precios "irrisorios" como consecuencia de una "injusta, cruel, encarnizada y continúa persecución, nunca jamás conocida". En un comunicado, la familia ha argumentado que la operación -valorada en 1.500 millones-, supone unos precios "irrisorios" para unas empresas con activos valorados "en unos 6.000 millones de euros".

La nota insiste en que la operación se ha llevado a cabo en beneficio de todos los acreedores, inversores de pagarés y empleados y "con un grave deterioro" de su patrimonio. "Nuestra conducta siempre ha sido de buena fe y sujeta a la ley, nunca estuvo en nuestro ánimo defraudar a las personas que depositaron su confianza en nosotros mediante sus inversiones", ha subrayado José María Ruiz-Mateos.

Así, el patriarca de la familia ha insistido en su "firme compromiso" con todos los inversores hasta hacer frente al reembolso de los pagarés. Ha señalado que una prueba de este compromiso es que se respetará la cesión de los derechos económicos de la antigua Rumasa, "a la que ya se han adherido gran parte de los inversores", aunque les cueste "sangre, sudor y lágrimas".

Los sindicatos critican la venta

La Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT (Fitag) ha criticado duramente que el proceso de venta de las empresas de Nueva Rumasa hecho público se haya producido "a traición, por la espalda", sin el conocimiento de los trabajadores. El secretario sectorial de Alimentación, Bebidas y Tabaco de la Fitag, Sebastián Serena, ha señalado a Efeagro que el sindicato se ha enterado de la operación a través de los medios de comunicación y que les ha sido imposible contactar con los responsables.

Por su parte, el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO, Jesús Villar, ha considerado que la venta es un movimiento "especulativo" y "preocupante". "Nosotros vamos a estar muy atentos para que cualquier movimiento tenga en cuenta el empleo y que existan proyectos industriales con rigor y viables", ha añadido.

Noticias

anterior siguiente