Enlaces accesibilidad

Merkel y Sarkozy alcanzan una "posición común" para a la cumbre del Eurogrupo sobre Grecia

  • Lo han hecho tras un encuentro celebrado en Berlín, a puerta cerrada
  • A última hora también se ha incorporado Jean Claude Trichet
  • Se barajan el aplazamiento de los pagos y una tasa al sector financiero

Por
Los líderes europeos intensifican los contactos para un acuerdo previo a la cumbre sobre Grecia

El presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, han logrado alcanzar una “posición común” respecto al rescate griego, tras una reunión a la que se ha sumando a última hora el presidente de Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Tritchet y a pocas horas de que se celebre la cumbre de líderes de la Zona Euro.

Esa postura común, alcanzada tras seis horas de reunión a puerta cerrada y sobre la que no han trascendido detalles, será “presentada a lo largo de esta noche a (presidente del Consejo Europeo) Van Rompuy”, según ha manifestado una fuente diplomática a Afp. Además, este posición servirá como base para las discusiones en  la cumbre extraordinaria de líderes de la zona Euro que se celebrará este jueves en Bruselas.

La reunión, a la que se ha incorporado a última hora Jean-Claude Tritchet, fue convocada tras una conversación telefónica mantenida este martes entre Merkel y Sarkozy después que la canciller rebajara las expectativas de la cumbre y advirtiera que no se pueden esperar “resultados espectaculares” y en un escenario de creciente presiones desde el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los líderes instando a una solución que desbloquee el nuevo rescate a Grecia.

Sin embargo, de momento persiste la incógnita acerca de cómo se articulará esa implicación, con la que Berlín pretende diluir los recelos del contribuyente a que el rescate caiga sólo sobre sus espaldas.

La iniciativa alemana

Hasta el momento, Alemania ha insistido en el mantenimiento de una aportación de la banca y aseguradoras privadas, a lo que la parte francesa está dispuesta a acceder, a falta de que se concrete el grado y fórmula en que se concretará..

Por su parte, Trichet ha rechazado hasta ahora una reestructuración de la deuda griega y la intención de Berlín de implicar a los acreedores privados de Grecia por temor a que se interprete como una suspensión de pagos "light”.

El clima estaba enrarecido, pero las presiones de los últimos días sobre los líderes del eje franco-alemán eran casi insostenibles. Tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían lanzado reiteradas llamadas a la "responsabilidad" de los gobiernos y a que pasaran a la acción.

Fórmula mixta para el rescate

El resultado del encuentro franco-alemán, potencial embrión de la solución final de la cumbre, puede ser con bastante probabilidad una fórmula mixta que asuma, en distinto grado, puntos de las distintas propuestas sobre la mesa para atajar la crisis griega y estabilizar a medio plazo el euro, apuntan los expertos.

En este sentido, varias voces desde Bruselas y Berlín han abogado en las últimas horas por una "flexibilización del rescate", que combinaría varias fórmulas.

Las variantes que se manejan van desde la reestructuración hasta el recorte o condonación parcial -a las que se opone frontalmente el Banco Central Europeo (BCE)-, pasando por el establecimiento de los eurobonos -que rechaza Berlín- o la recompra de bonos en el mercado secundario con aportes del Fondo Europeo de Rescate (FEEF).

"Un impago sería un desastre. Exactamente igual si total o parcial", asegura Lorenzo Bini Smaghi, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, en una entrevista que publica este jueves el rotativo alemán "Die Welt".

Por su parte, los llamados "Cinco Sabios" -el consejo asesor económico del gobierno alemán- instaron a articular un "Plan B" para evitar "el hundimiento de la eurozona", iniciativa que comprendería el recorte de casi un tercio de la actual deuda helena acompañado de la recompra parcial de bonos, con la asistencia financiera del FEEF.

Los líderes de la eurozona han descartado la creación de una tasa bancaria para financiar el segundo rescate de Grecia y se inclinan por forzar la participación de la banca mediante un plan de canje de bonos para aplazar 30 años el pago de la deuda y reducir los intereses.

Noticias

anterior siguiente