Enlaces accesibilidad

Cameron asegura que "llegará hasta el fondo" antes de su comparecencia por las escuchas

Por
Cameron dará explicaciones por las escuchas después de las disculpas de Murdoch

Más que salpicarle, el escándalo de las escuchas del News of the World ha sumergido al primer ministro británico, David Cameron, en uno de los asuntos más turbios desde que llegó a Downing Street y por el que este miércoles comparecerá en una sesión de urgencia ante el Parlamento.

"Sé que hay gente preocupada por este asunto, pero dejénme decir una cosa: no infravalora el problema. Los políticos han estado muy cerca de los dueños de los medios. Somos un gran país y vamos a llegar al fondo de esto y a asegurarnos que no pueda suceder otra vez", ha afirmado Cameron desde Nigeria, última parada de su gira africana, que ha tenido que acortar ante las presiones del 'caso Murdoch' sobre su Gobierno.

"El pueblo británico quiere saber que tiene una prensa independiente, una Policía independiente que siempre puede seguir las pistas a dondequiera que lleven y políticos listos para trabajar unidos por el bien común para solucionar este problema", ha señalado el mandatario británico en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan.

La magnitud del caso ha llevado a Cameron a pedir a los parlamentarios que retrasen, al menos 24 horas, sus vacaciones para escuchar su comparecencia ante la Cámara de los Comunes -que podrán seguir en directo en RTVE.es a partir de las 12.30- y debatir sobre el escándalo que no solo ha puesto en jaque el imperio del magnate de la comunicación Rupert Murdoch, sino que ha provocado la indignación de la sociedad británica y removido los cimientos de las relaciones entre el poder, los medios y la Policía.

Cameron, que no ha podido seguir desde Londres las comparecencias parlamentarias de este martes, sin duda habrá tomado buena nota de las declaraciones de Rupert y James Murdoch -que han pedido perdón pero sin asumir la responsabilidad de lo ocurrido- y la de Rebekah Brooks, que ha reconocido que el News of the World contrató a detectives privados a finales de la década de los 90 y principios del 2000.

"Amigo" y "vecino de Brooks

La exconsejera delegada de News International, la rama británica de News Corporation, ha tenido que explicar ante la Comisión de Cultura, Medios y Deportes, su estrecha relación con Cameron, al que ha calificado de "vecino" y "amigo".

"No he estado nunca en Downing Street desde que llegó David Cameron. A Gordon Brown le visité seis veces al año más o menos y con Tony Blair algo similar, quizás un poco más, el número exacto puedo tratar de averiguarlo, pero curiosamente era más con primeros ministros laboristas", ha asegurado Brooks, que ha comentado con ironía las informaciones que señalan que la periodista suele montar a caballo con el actual primer ministro.

Pero más allá de la 'reina de los tabloides', a Cameron le preocupa su vinculación a otros nombres que también están en el centro de la trama: Andy Coulson y Neil Wallis.

Este último salió a relucir este fin de semana y está relacionado, ni más menos, con la la dimisión al comisario jefe y subcomisario de Scotland Yard, que abandonaron el cargo al salir a la luz que habían contratado como asesor de comunicación al exsubdirector del News of the World, detenido por las escuchas ilegales.

Los tentáculos de Coulson y Wallis

Pero, a la preocupación por la decapitación de Scotland Yard a falta de un año para que Londres acoja los Juegos Olímpicos, el nombre de Wallis ha vuelto estallarle a Cameron este mismo martes cuando el Partido Conservador ha tenido que admitir que el exsubdirector del News of the World estuvo vinculado a la campaña electoral del actual primer ministro.

Según un portavoz de los tories, Wallis suministró "asesoramiento informal" al que entonces era jefe de comunicaciones de Cameron, Andy Coulson, posteriormente su jefe de prensa en Downing Street. Aunque también matiza que el periodista no estuvo nunca a sueldo del Partido Conservador y que Cameron no sabía la relación que existía con Coulson.

Y de Coulson es precisamente de lo que más le va a preguntar a Cameron la oposición laborista, que no entiende cómo el primer ministro puedo contratar como jefe de comunicación al considerado cerebro de las escuchas ilegales del News of the World, periódico que dirigió desde 2003 hasta 2007, antes de pasar al servicio de comunicaciones de Cameron.

La estrecha relación con el imperio Murdoch

En su primeras declaraciones, el primer ministro afirmó que Coulson dimitió de su cargo al frente del NoW  y asumió su responsabilidad cuando se destapó por primera vez  que el diario había espiado a miembros de la casa real británica y que, por ello, decidió darle una segunda oportunidad. Ahora se ha demostrado que se equivocaba. Coulson fue detenido por la policía -y puesto en libertad varias horas después-, el pasado día 8 bajo la sospecha de que había sobornado a policías e interceptado comunicaciones, acusaciones que el exdirector siempre ha negado. 

Y más allá, de Coulson y Wallis, Cameron tendrá que explicar su estrecha relación con los Murdoch -hasta 26 veces se ha entrevistado con ejecutivos del imperio- y todo ello bajo la sombra de la compra multimillonaria de la plataforma BSkyB, ahora paralizada, pero a la que el primer ministro había dado el visto bueno antes de que saliera a la luz el escándalo.

“Conservadores y laboristas, todos se ocuparon de sus relaciones con Murdoch. ¿David Cameron fue más lejos que otros?", se pregunta el editorial El imperio Murdoch se hunde, ¡tanto mejor! del diario francés Le Monde.

“Más que el grupo de prensa, lo que se hunde hoy -y debe celebrarse- es el sistema Murdoch, cuya última víctima sea quizá el primer ministro Cameron”, concluye Le Monde. Quizás, la decisiva comparecencia de este miércoles le valga como un primer salvavidas. 

El escándalo llega a Australia

Mientras, el caso de las escuchas ha saltado también a Australia, donde su primer ministro, Julia Gillard, ha manifestado que la sección australiana de News Corp. tendrá también que responder allí por el escándalo de las escuchas, informa Reuters.

“Cuando ha habido un gran debate en el extranjero, cuando la gente ha visto los pinchazos en los teléfonos, cuando la gente ha visto como personas que están en duelo tienen que lidiar con todo esto, entonces creo que esto nos lleva a hacernos unas preguntas en nuestro país, preguntas sobre qué hace New Ltd aquí y que obviamente tienen la responsabilidad de responder” , ha dicho la primer ministro australiana.

Noticias

anterior siguiente