Enlaces accesibilidad

Tácticas comerciales para no perder clientes con la subida del IVA

       
  • Las tiendas de moda no aplicarán la subida en estas rebajas
  •    
  • Muchas grandes cadenas absorberán el aumento gracias al control de costes
  •    
  • Los chiringuitos andaluces mantendrán sus precios

Por

La subida del IVA que empieza a aplicarse este jueves coloca a comerciantes y empresarios ante un dilema: repercutir ese ascenso en sus precios y arriesgarse así a reducir un ya raquítico consumo, o no trasladar ese aumento para no espantar a posibles clientes y cargarlo sobre sus beneficios, que tampoco están muy boyantes debido a la crisis económica. 

Además, la entrada en vigor del nuevo IVA amenaza uno de los momentos clave del comercio: las rebajas, que este jueves comienzan en la gran mayoría de las comunidades autónomas.

Rebajas con IVA antiguo

Para no reducir aún más unas ventas que ya se adivinan inferiores a las de otros veranos (el gasto medio será de 65 euros por persona, un 27% menos que en 2009 y la mitad, respecto a 2006), la mayoría de las tiendas de moda mantendrán los precios, sin aplicar el aumento del IVA, durante el período de rebajas, según ha asegurado la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex).

"En el sector del comercio textil se juega mucho con los precios psicológicos", ha explicado su presidente, quien lo explica con un ejemplo: "si el precio de una prenda es de 29,90 euros, no tiene ningún sentido subirlo a 30,41 euros". Además, continúa, "el simple hecho de reetiquetar" complicaría el funcionamiento de los establecimientos.

Pero ese esfuerzo sólo durará hasta septiembre, ya que esta asociación ha señalado que, en la próxima campaña otoño-invierno, los comerciantes textiles ya marcarán las prendas con el precio aplicando el nuevo tipo impositivo.

Sin cambio en los chiringuitos

Igual ocurrirá con otro clásico del verano: los chiringuitos de las playas. Los de Andalucía ya han anunciado que no aplicarán la subida del IVA porque "es mejor sacrificar un poco de ganancia" y mantener la clientela.

"Vamos a intentar colaborar para que la gente pueda pasar las vacaciones lo mejor posible, y esperaremos a un mejor momento para aumentar las ganancias", ha señalado el presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Playas (Faeplayas).

En esa decisión también pesa, como ha reconocido este empresario, que aplicar el aumento les obligaría a cambiar todas las cartas de los restaurantes. "Estamos en plena temporada de verano y no podemos cambiarlas ahora, es muy complicado", advierte, aunque añade que sí lo tendrán en cuenta para el verano que viene.

El tamaño ayuda a absorber el IVA

Las grandes cadenas empresariales parecen tenerlo más fácil a la hora de absorber el coste añadido por la subida del IVA, ya que pueden ahorrar costes más fácilmente gracias a que su mayor tamaño les favorece a la hora la distribución, los contratos con proveedores o la redistribución de las mercancías.

Por eso, empresas como Inditex, C&A, Decathlon o Caprabo ya han anunciado que no repercutirán la subida del IVA en el precio de sus productos.

Muchas de ellas, incluso, han convertido esa circunstancia en una vía de promoción, lanzando campañas publicitarias basadas en el mantenimiento de precios. Es el caso de la cadena de supermercados Lidl, que ha registrado ante notario su decisión de congelar los precios de todos sus productos.

Eroski ha diseñado una campaña también basada en el IVA, aunque en su caso sí repercutirá la subida. La única ventaja será que, durante el mes de julio, esa diferencia de precio la devolverá a sus clientes en forma de vales descuento para próximas compras.

Por su parte, Carrefour ha explicado que no repercutirá el incremento del IVA, salvo en aquellos productos en los que no tenga margen suficiente y, si no incluyese la subida, registraría pérdidas con su venta.

En cuanto a las franquicias, muchas de ellas también han confirmado ya que no trasladarán el incremento del impuesto sobre el valor añadido a sus precios, al menos en el corto plazo, aunque el efecto podría empezar a notarse -advierten- en febrero del próximo año.

Noticias

anterior siguiente