Enlaces accesibilidad

Los analistas achacan la volatilidad de los mercados al miedo y a la irracionalidad

       
  • Recuerdan que los mercados trabajan con expectativas, no con datos reales
  •    
  • Opinan que la actual situación refleja el fracaso de la gobernanza económica

Por
Los mercados viven en la actualidad un estado de hipersensibilidad y psicosis, según los analistas. Reuters

La Bolsa de Madrid ha registrado este martes su segunda mayor caída del año (el Ibex se ha desplomado un 5,4%) y todos los mercados bursátiles europeos han vivido una jornada negra. Algunos analistas aseguran que esas pérdidas demuestran que los mercados se están moviendo por miedo y desconfianza, influidos por una avalancha de informaciones que ellos mismos califican como "difíciles de contrastar".

Cuando ocurre como este martes, que los rumores negativos se suceden en los mercados, "no hay forma de contrastarlos. Se está a expensas de los mercados que, en esta crisis ya nos han demostrado en varias ocasiones, que actúan con irracionalidad, guiados por un estado de psicosis, de temor y de injustificada precaución", resume a RTVE.es Emilio Ontiveros, catedrático de Economía y presidente de Analistas Financieros Internacionales.

El analista Juan Laborda coincide en esa apreciación y completa el panorama con otra advertencia: "desde el comienzo de la crisis financiera, está fallando la gobernanza económica mundial. Los mercados registran menos cantidades de operaciones y así, alguien que tenga suficiente capacidad puede conseguir, con muy pocas transacciones, grandes consecuencias en los mercados".

Rumores más efectivos que los datos

Los análisis especializados sobre lo ocurrido este martes en las bolsas europeas citan como desencadenantes la incertidumbre sobre el plan de rescate de Grecia y los rumores que han circulado por los parqués sobre la posibilidad de contagio a otras economías europeas, como la española.

Esos rumores se basan, en gran parte, en noticias de la prensa anglosajona (The  New York TimesFinancial Times) que con frases como "España corre el riesgo de caer en la misma trampa que Grecia" o "los inversores aseguran que el contagio podría llegar a las áreas  más débiles de la eurozona, como Portugal y España, y algunos alertan de  que podrían necesitar ser rescatadas" sitúan a ambos países como las próximas víctimas de  la especulación.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), al igual que otras instituciones económicas, han descartado en numerosas ocasiones esa posibilidad y han respaldado a España, cuyos indicadores actuales no se asemejan a los griegos

Pero los mercados parecen no reaccionar a esos desmentidos. Según ha explicado a RTVE.es el analista de Renta 4, Iván Sanfélix, "el mercado, los inversores se vuelven tan negativos, tan excépticos, que no se los creen. También pueden tener datos que les lleven a pensar que irremediablemente se van a cumplir los peores escenarios".

En definitiva, añade Sanfélix, "todo en los mercados depende de las expectativas, no de los datos reales, que pueden mejorar o empeorar. Y en este caso, en este momento, las previsiones apuntan a un empeoramiento de las economías española y portuguesa". Aunque a continuación reconoce que le parece "un poco exagerado" comparar a España o Portugal con Grecia, "que es un caso extremo, pero los inversores se creen ya casi cualquier cosa, y es difícil frenar ese sentimiento negativo".

Europa ha fallado

Y a ello no ayuda, según estos analistas, el comportamiento de la Unión Europea y de sus Estados miembros. "Europa, como unión política, ha fracasado. Especialmente lamentable ha sido la actitud de Alemania", se lamenta Juan Laborda. Una acusación que también realiza Emilio Ontiveros, para quien Berlín ha actuado de forma "volátil, inestable y, en algunos momentos, irresponsable".

"Al fallar en la reacción de ayuda a Grecia, los especuladores van a seguir apuntando hacia los más débiles", advierte Juan Laborda en declaraciones a RTVE.es.

Y la elección de esos objetivos no es casual, según este analista. "Hay una crisis de deuda en todos los países occidentales, y peor que Grecia están Japón, Reino Unido o Estados Unidos".

Por eso, asegura este analista, la selección de España y Portugal como blancos está relacionada con "un intento de desestabilizar la Zona euro, que es la más estable, que forma parte de una guerra por captar ahorro", en un momento en el que escasea la liquidez. Y detrás de ese intento, según Juan Laborda, están funcionando de forma muy activas los medios de comunicación anglosajones.

Todos esos ataques son posibles, retoma el analista, porque ha fallado el apoyo político europeo. "California está en quiebra desde hace meses, y no ha pasado nada porque cuenta con el respaldo de una unión política", concluye este economista.

Hipersensibilidad en los mercados

Para Ontiveros, lo que marca estas jornadas de pérdidas bursátiles es "el clima que hay en los mercados, su hipersensibilidad, el miedo a que no salga bien el rescate de Grecia, a que se contagien otras economías periféricas y que eso arrastre a los bancos europeos. Ellos, los bancos, han sido los que han tenido más pérdidas este martes".

Los mercados, continúa este economista, "están nerviosos por lo que pueda suceder en el Parlamento alemán", que este miércoles empieza el proceso de aprobación de la ayuda financiera de ese país a Grecia, y también por algunas declaraciones de autoridades germanas sobre otros países del euro, como España.

Las agencias de calificación Moody's y Fitch, que aún mantienen la máxima nota para la deuda soberana española, han desmentido los rumores que surgieron en las bolsas sobre su posible degradación. Más tarde, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha asegurado que es falso que esté negociando con España un eventual plan de rescate similar al de Grecia, tal y como se rumoreó en los mercados antes del cierre de la sesión de este martes.

Los desmentidos de esas organizaciones son pertinentes. Pero en opinión de Ontiveros, y en referencia a las declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero contra los mercados, el presidente no debe entrar en ese juego: "lo fundamental es la discreción y la toma de decisiones que generen confianza. Es más importante salir de la reunión de este miércoles con Rajoy con un acuerdo que contestar a los mercados".

Noticias

anterior siguiente