Enlaces accesibilidad

Punset arremete contra la "moda" del sushi por sus "efectos desastrosos" en el atún rojo

       
  • Advierte de que el "mar está abandonado en el descuido"
  •    
  • El atún rojo es una de las especies más amenazadas
  •    
  • Sin embargo, su pesca comercial sigue sin prohibirse

Por

El divulgador científico Eduard Punset considera que la "moda  occidental" de comer sashimi ha tenido un "efecto desastroso" en la  protección del atún rojo, una de las especies más amenazadas" y añade que "el  mar está abandonado en el descuido, mucho más que la tierra".

Punset ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que la amenaza  que sufre el atún rojo es "un efecto negativo de una mala combinación de  los factores" que conforman el medio ambiente, y que son "el  crecimiento de la población, el crecimiento del producto nacional  bruto (PIB), el cambio en las preferencias del consumidor y la  tecnología"

El presentador de Redes ha adelantado el contenido de su conferencia 'El equilibrio de la Tierra',  que pronunciará en el marco del ciclo sobre Ciencia y Sociedad  organizado por la Fundación Banco Santander.

Hay confusión al creer que todo desequilibrio es negativo

No obstante, ha asegurado que "hay una confusión al hablar de medio  ambiente, la de creer que todo lo que genera un desequilibrio es  negativo" e instó a corregirlo, porque "sin desequilibrio no habría  vida".

Así, señaló que en ocasiones, la forma en que se conjugan los  factores tecnológicos "juegan también a favor del medio ambiente".

La Unión Europea propuso recientemente la prohibición de la exportación del atún rojo en la XV Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Comercio  Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres  (CITES), sin embargo la propuesta fue rechazada a pesar del claro declive de su población.

Una bacteria sólo para japoneses

Este miércoles la revista Nature ha publicado un estudio relativo al consumo del sushi. Las personas de origen japonés tienen en su intestino bacterias que facilitan la digestión de las algas marinas con las que se prepara esta comida.

Las bacterias que se alojan en el intestino portan unas enzimas, que no están codificadas en el genoma humano, pero que permiten a los individuos obtener energía a partir de los carbohidratos de distintas plantas terrestres.

Desde hace siglos, las algas marinas desempeñan un papel muy importante en la cultura japonesa y así, por ejemplo, en los registros del Gobierno japonés del siglo VIII, estas plantas se reconocían como una forma de pago de los impuestos.

El contacto con los microbios marinos a través de la ingesta de sushi habría permitido que los genes bacterianos capaces de digerir las algas marinas se hayan transferido del ecosistema marino al intestino humano.

Noticias

anterior siguiente