Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca previene la COVID-19 en un 70,4 % de los casos, según los resultados preliminares de su ensayo clínico. Estos datos contrastan con la efectividad del 95 % mostrada por los preparados producidos por las compañías Pfizer y Moderna, si bien la Organización Mundial de la Salud valora especialmente la fórmula británica porque su conservación es más fácil y porque es más barata de producir. [Coronavirus: última hora en directo]

España ha autorizado el primer ensayo clínico en fase 3 para la vacuna contra la COVID-19 de la compañía Janssen, parte de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson. Este fármaco experimental, que ya se estaba probando en fase 2, aborda así el último paso antes de su aprobación definitiva. Se probará en 30.000 voluntarios de nueve países. Aquí, participan nueve hospitales bajo la coordinación del de La Paz, en Madrid. [Coronavirus: última hora en directo]

En plena aceleración de la carrera para conseguir la vacuna frente al coronavirus, la producción y la conservación del medicamento serán claves para llegar a meta. En una entrevista en el Telediario, la viróloga del laboratorio del coronavirus del CSIC Sonia Zúñiga ha afirmado que, mientras la vacuna de Moderna, que revela una efectividad del 94,5 %tiene aspectos positivos para la distribución -puede conservarse hasta seis meses a -20 grados en congeladores estándar-, podría tener dificultades para la producción, al requerir dosis "más de tres veces superiores" a las requeridas por la desarrollada por Pfizer. [Coronavirus: última hora en directo]

Aun así, Zúñiga ha valorado como "otra buena noticia" el anuncio de la farmacéutica Moderna, pero ha llamado a "esperar a que concluya el ensayo" antes de sacar conclusiones.

La compañía Moderna ha anunciado que la Junta de Monitoreo de Seguridad de Datos (DSMB, por sus siglas en inglés), designada de forma independiente por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), ha informado de que el estudio de fase 3 de ARNm-1273, su candidato a vacuna contra la COVID-19, ha observado una eficacia del 94,5 % en los primeros análisis[Coronavirus: última hora en directo]

En la Semana de la Ciencia 2020, visitamos el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas, dependiente del CSIC, para conocer sus líneas de investigación en la lucha contra la Covid: vacunas, fármacos y dianas terapéuticas. Hablamos en directo con su director, Enrique de la Rosa, y con Ana Martínez, directora del grupo de Química Médica, que trabaja en el reposicionamiento de fármacos ya existentes y en la búsqueda de nuevos antivirales.

El coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19 tiene cientos de mutaciones, aunque ninguna de ellas ha hecho que de momento aumente la agresividad del patógeno. Ahora, un estudio recién publicado por científicos españoles y suizos concluye que una de estas mutaciones, de las más extendidas actualmente en la segunda oleada que vive Europa, se originó en España.

Análisis realizados por la Universidad de Basilea, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el consorcio español SeqCovid-Spain, liderado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), concluyen que la nueva variante se expandió por Europa y otras regiones en los últimos meses desde España.

Jennifer A. Doudna, bioquímica estadounidense, y Emmanuelle Charpentier, investigadora francesa en microbiología, genética y bioquímica, han sido galardonadas con el Premio Nobel de Química. El jurado destaca sus trabajos para la edición del genoma, que contribuyen al desarrollo de nuevas terapias contra el cáncer.

Su trabajo está inspirado en el de un químico español, el profesor de genética y microbiología de la Universidad de Alicante, Francis Mojica. Para la familia científica española es una oportunidad perdida. Mojica fue quien descubrió el sistema de defensa de las bacterias que ha servido de base para la herramienta creada por Doudna y Charpentier, las tijeras que permiten cortar genes a medida para por ejemplo, corregir una mutación o tratar enfermedades raras.

Solo cinco mujeres habían ganado este premio. La primera fue Marie Curie.

Las mujeres científicas llevan décadas arrastrando dificultades y topándose con numerosos obstáculos en sus carreras, y la crisis de la Covid19 no ha mejorado esta situación. La pandemia ha frenado la promoción de muchas de ellas y tampoco se les da voz en los grandes comités científicos ni son voces visibles en los medios de comunicación. De todo ello hablamos, el día que en que la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) celebra su XIX Asamblea, con Carmen Fenoll y Mónica Melle, presidenta y secretaria general, respectivamente, de AMIT.

La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María Blasco, ha defendido en el programa La Tarde en 24 Horas la necesidad de potenciar la financiación de proyectos de investigación en tratamientos contra el cáncer. "Si se para la investigación, se para la esperanza de tener mejores tratamientos en el futuro", ha defendido la científica, entrevistada con motivo del Día Mundial de la Investigación en Cáncer, que se celebra este 24 de septiembre.

"Para investigar hace falta financiación y esto es algo en lo que los ciudadanos se pueden implicar", ha manifestado Blasco, señalando que existe una iniciativa denominada "Amigas y amigos del CNIO", basada en donaciones que permiten traer a España talento investigador.

"Tenemos que pensar que la mortalidad por cáncer ha disminuido muchísimo en los países del primer mundo, incluido el nuestro, y eso es gracias a la investigación",  ha mantenido esta bióloga molecular, quien ha explicado que "los tratamientos que se están dando en la actualidad a los pacientes vienen de hace diez o quince años, y lo que estamos investigando ahora aumentará las esperanzas y traerá más curaciones en las próximas décadas".

Sobre cómo está afectando al trabajo de los oncólogos la pandemia de coronavirus, Blasco sostiene que "en el CNIO continuamos estudiando el cáncer. Estamos entre los primeros del mundo en investigación del cáncery eso continúa. Pero también hemos dedicado una pequeña parte de nuestro tiempo a entender mejor la enfermedad provocada por el nuevo virus, la COVID-19".

La carrera por la vacuna del coronavirus alimenta el apetito inversor por el sector de la biotecnología, que crece en Bolsa. El gigante chino Cansino ha triplicado su valor y la estadounidense Moderna ha subido casi un 230 %. Ahora bien, el campeón bursátil es Novavax, revalorizada casi un 2.000 %. Por su parte, la española Pharmamar ha abierto una unidad de antivirales para aprovechar el tirón. [Coronavirus: última hora en directo]

El director del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, Luis Enjuanes, ha asegurado que la vacuna contra la COVID-19 en la que trabajan en su departamento será de administración intranasal, de una gran respuesta inmune y de larga duración, pero que no estará lista hasta finales del año que viene.

En declaraciones al Canal 24 Horas, ha explicado que es una vacuna "de nuevo diseño" y "que sigue los cánones tradicionales de las vacunas" y que estará derivada del propio virus. Por eso, ha afirmado que el desarrollo será más lento que en otras vacunas, por lo que no estará lista hasta finales del año que viene. Sin embargo, ha asegurado que al estar basada en el virus será "muy segura" y que desarrollará "una respuesta inmune de alto nivel y larga duración".

El investigador Ignasi Ribas ha explicado en una entrevista en el Canal 24 horas que la molécula encontrada en Venus, el fosfano, se produce por procesos biológicos, pero también no biológicos, por lo que es demasiado precipitado afirmar que hay vida en la atmósfera de dicho planeta. Para poder aseverarlo, el científico del IEEC ha explicado que es necesario confirmar la existencia de dicha molécula y descartar cualquier proceso no relacionado con la vida, lo cuál "es un trabajo ingente", ha asegurado.