Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

'Metaphora' es la nueva travesía sonora del músico menorquín Guiem Soldevila, compositor y cantante que en este cuarto trabajo de estudio explora nuevas texturas electrónicas que transitan por el mar, la danza, el amor... Hasta la pandemia ha dejado su huella en este disco que bebe del rock progresivo, el folk y el pop. Letras en inglés y un sentido que, como sugiere el título, va más allá de lo evidente.

Los ecos del conflicto de 1982, la corta pero traumática guerra entre Argentina y el Reino Unido por la posesión del archipiélago, siguen resonando sobre cualquier acercamiento a estas tierras salvajes del Atlántico Sur. Los argentinos sostienen que las Malvinas, a unos quinientos kilómetros de su costa continental, forman parte de su territorio nacional por derechos históricos. Los británicos, con presencia permanente en las islas desde hace más de siglo y medio, mantienen que su soberanía es indiscutible, máxime tras la victoria militar y el referéndum de 2013. En esa consulta, no reconocida por Naciones Unidas, la práctica totalidad de la población malvinense se pronunció a favor de que su hogar –para ellos, Falkland Islands– siguiera dependiendo de Londres como territorio británico de ultramar. En nuestro viaje sonoro intentamos comprender la complejidad del problema con la ayuda de Rogelio Núñez, investigador asociado del Real Instituto Elcano especialista en América Latina. También contamos con la voz de Andrea Barlow, isleña de séptima generación con raíces británicas que dirige el Falkland Islands Museum y la oficina de turismo del archipiélago. Sorprenden los colores del mar, el relieve, la peculiar vegetación adaptada al clima preantártico así como la fauna autóctona, que incluye mamíferos marinos y pingüinos de varias especies.  Nos adentramos en el paisaje y la sociedad local en compañía de Karina Serpa, uruguaya afincada en Stanley desde hace años, y de Mario Cayón, guitarrista argentino que apuesta por el entendimiento y la reconciliación con su iniciativa viajera Música para la Paz. Aportan también sus visiones el guía Carlos Pelli, que vuela regularmente a la isla Soledad (East Falkland) con grupos de turistas argentinos, y el periodista colombiano Nicolay Abril, que pudo visitar este remoto lugar durante su cobertura informativa del referéndum.

El mar acumula cada vez más basura y deshechos de todo tipo y no se hacen políticas de acuerdo con la emergencia climática. Científicos de todo el mundo, liderados por la Universidad de Barcelona, han comprobado cómo los fondos oceánicos se han convertido en grandes vertederos que en algunos casos ya igualan a los terrestres.

Foto: Getty Images

En las últimas semanas, varias embarcaciones han sufrido daños al ser golpeadas por orcas en aguas de Galicia. Algunas, incluso, han tenido que ser rescatadas por Salvamento Marítimo. Los expertos aseguran que la presencia de estos cetáceos en esta época del año es normal, y creen que lo que realmente hacen es jugar...

El Cantábrico y el Atlántico se funden frente a Cabo Ortegal, abrazando los tres islotes dos Aguillóns. Esta pequeña península, al noroeste de Galicia, es uno de los lugares más singulares de la costa Ártabra. Emprendemos una ruta que empieza en el pueblo de Cariño y llega a Ortegal después de pasar por varios miradores y una ermita.

Este es el relato de mi visita a las entrañas de la tierra, a varios cientos de metros de profundidad, donde yacen grandes cantidades de sal en lo que sin duda fue el fondo de un océano. Para que nos ilumine sobre los misterios geológicos de la minería me acompaña Catia Barrados, una geóloga que conoce como nadie los laberintos de la mina de sal de Loulé.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha denunciado de nuevo la situación de los tiburones y mantarrayas en el mar Mediterráneo. Según la ONG, más de la mitad de las 80 especies están amenazadas y un cuarto de ellas se encuentra en grave peligro de extinción por los pescadores furtivos, y hace un llamamiento para que podamos salvarlas.
 

Agentes y buzos de la Guardia Costiera italiana han liberado a un ejemplar joven de cachalote que flotaba frente a las aguas de las islas Eolias, cercanas a la costa norte de Sicilia. La ballena había sido avistada por una ONG local Filicudi, que avisó a la policía. Los buzos del servicio de salvamento marítimo italiano comprobaron que tenía la cola enredada en varios metros de red, lo que le impedía moverse y desplazarse. Tras dos horas de trabajos para cortar la maraña de redes, el ejemplar quedó en libertad y salió en búsqueda de la manada que le acompañaba. Según Filicudi, las redes proceden de la pesca ilegal de pez espada y atún.

Preocupación en Francia por la aparición de delfines muertos en la costa noroeste del Atlántico. Las autopsias practicadas a los ejemplares muertos revelan cortes y fracturas en la cola la aletas laterales, lo que hace sospechar a los biólogos marinos que muchos de estos ejemplares han quedado atrapados en redes de pesca o han podido ser mutilados antes de volver a ser liberados en el mar.

El 5 de octubre de 1804, la fragata de la Armada Española Nuestra Señora de las Mercedes, que cubría la ruta comercial entre las colonias de América y España, había partido de Montevideo dos meses antes y estaba a punto de llegar a España. Provenía inicialmente del puerto del Callao en Lima, Perú, e iba cargada con oro, plata, telas de vicuña, quina y canela. Estas fragatas estaban constantemente amenazadas por navíos del Reino Unido, pero Francia, España y Reino Unido habían suscrito 4 años antes el Tratado de Paz de Amiens. Ese día, la Marina Real británica lo rompió cuando hundió a cañonazos la fragata a 30 millas náuticas del cabo de Santa María de Portugal. Murieron más de 250 tripulantes y medio centenar de supervivientes fueron hechos prisioneros. Mientras todo eso sucedía, un gran cargamento de oro, plata y cobre se hundía en el mar a unos 1.130 metros de profundidad. 

En 2007, la compañía cazatesoros Odyssey Marine Exploration expolió 600.000 monedas de la carga, aunque España litigó en Estados Unidos hasta que terminó recuperándolas. Pero ahí abajo no solo había monedas. Los investigadores españoles sabían que a más de un kilómetro de profundidad había vestigios de cómo era la vida de los españoles a principios del SXVIII. Y en 2014, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, el ARQUA, con su director Iván Negueruela a la cabeza, inició un proyecto para que España acometiese lo nunca hecho por otro país: excavar científicamente un pecio sumergido a esa profundidad. Han contado con la ayuda del Instituto Español de Oceanografía y la Armada como institución observadora.

Iván Negueruela, director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática, ha comentado, en el programa 24 horas de RNE, que el mayor reto fue coordinar las acciones para bajar a tal profundidad. “Lo peor fue convencer a jefes políticos de ministerio de Cultura y del Instituto de Oceanografía de que aquello se podía realizar, después fue fácil”. Negueruela ha declarado que fue muy emocionante descender hasta el pecio y comprobar los “destrozos” que había realizado el Odyssey. “Estos señores solo quieren lo que pueden meter en internet, que son las monedas de plata”, ha sostenido. El director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática ha destacado que hay “un antes y un después” de las campañas en el pecio de Nuestra Señora de las Mercedes, tanto por la profundidad como por la técnica utilizada.

El Oceanografic de Valencia es el acuario más grande de Europa. Y uno de los más visitados. Pero es mucho más que un reclamo turístico. El equipo multidisciplinar que dirige Eduardo Nogués también investiga y publica sus conclusiones científicas.

La oceanógrafa y astronauta, Kathy Sullivan, suma un nuevo hito a su historial de expediciones a lugares remotos. Junto a la empresa que investiga los fondos marinos, Calandan Oceanic, Sullivan ha descendido en una cápsula submarina hasta uno de los lugares más profundos de nuestros océanos, el abismo Challenger en el Pacífico Sur. Con esta gesta la astronauta, que fue la primera mujer estadounidense en dar un paseo espacial en 1984, se convierte en una de los pocas personas que puede decir que ha estado en los más alto y en lo más profundo que cualquier humano haya estado jamás.