Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las mujeres con arritmias presentan síntomas atípicos y sufren un retraso en el diagnóstico. Por ello, la Sociedad Española de Cardiología considera necesario aumentar el conocimiento de las diferencias de sexo en los mecanismos fisiopatológicos que determinan las diferentes arritmias, y la posible respuesta a terapias con el fin de mejorar el tratamiento de los pacientes.

Llega el buen tiempo y con él las "dietas milagro". La promesa es muy atractiva, perder peso en poco tiempo y sin apenas esfuerzo. Pero cuidado muchos de estos métodos de adelgazamiento no están abalados por expertos en nutrición, y podrían ser un simple reclamo para comercializar productos dietéticos.

La falta de contacto con la naturaleza puede provocar falta de concentración, ansiedad, estrés e irritabilidad. El contacto directo con ella, en nuestros paseos por el campo o por los espacios verdes de las ciudades, es necesario para nuestro bienestar. Los jardines y su cuidado también contribuyen. Un pequeño espacio verde conformado por macetas es una fuente de equilibrio. Nos acercan al tema Manuel Gómez Anuarbe, economista y paisajista, e Inés Alberdi, Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política en 2019.

Susanna Minguell es una barcelonesa de 36 años que sufrió abusos sexuales en su infancia. Escribir su libro de poemas y fotografías titulado Palabras Dislocadas le sirvió para superar un trastorno de ansiedad generalizada que se le diagnosticó hace unos cuatro años. Susanna cree que para que quienes han sufrido abusos sexuales puedan recuperar una vida plena es necesario que no se les encasille en el rol de víctimas. Enlace de interés: http://palabrasdislocadas.com/

El contacto con la naturaleza nos hace sentir bien. Pasear por un bosque genera una gran sensación de bienestar. ¿Y si esto tuviera una explicación científica? Hablamos de los baños forestales con Héctor García, autor del libro Shinrin-yoku. El arte japonés de los baños de bosque, que ha escrito junto a Francesc Miralles.

Juan Fuentes le diagnosticaron trastorno bipolar hace una década después de abusar de las drogas. Tras varios ingresos hospitalarios encontró ayuda en AFAEPS, la Asociación de Salud Mental de Albacete. Allí ha obtenido un certificado de profesionalidad en carpintería y está haciendo otro de decorados de artes escénicas. AFAEPS tiene 400 socios y 280 usuarios. Una de sus señas de identidad es que imparte formación profesional de forma inclusiva: para personas con y sin diagnóstico en salud mental. Enlace de interés: http://www.afaeps.org/

En Las mañanas de RNE hablamos con la doctora Amaia Bacigalupe, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología y autora del informe 'La salud de la infancia confinada'. La decisión que anunció ayer el Gobierno de dejar salir a los niños y niñas a realizar las tareas permitidas (ir a la compra, al banco) con uno de sus progenitores generó gran controversia en la calle. El Ejectivo rectificó a las pocas horas: los niños de hasta 14 años podrán salir acompañados a dar paseos, según confirmó el ministro de Sanidad.
Esta rectificación "denota bastante improvisación y queda corta en el nivel de detalle que a estas alturas pedimos la población", opina la dra. Bacigalupe. "La primera propuesta carecía de todo sentido porque no cumplía ninguno de los dos propósitos. Probablemente aumentase el riesgo de contagios por una cuestión muy evidente. Y para nada está dirigida o pensada para aliviar o mejorar el bienestar de niños y niñas que llevan 5 semanas confinados en casa. Somos una expeción en el conjunto de Europa, esto nos tendría que hacer pensar", explica.

Según los datos, casi un 25% de la población infantil no hace nada ejercicio físico y pasa muchas horas delante de pantallas, por necesidades varias de las familias. "Una medida de este tipo que permita y garantice un nivel mínimo de ejercicio físico y de recreación y recepción de estímulos deberían ser lo mínimo que contemplara" explica Bacigalupe. "No es fácil estipular la distancia ni la cantidad de tiempo, pero como mínimo que cubriera esa necesidad de movimiento que repercutirá positivamente en otros aspectos de la salud de los niños y niñas: salud emocional y otros aspectos de la salud física".

¿Cómo tendrán que salir esos niños? "Tiene que imperar el sentido común" apunta la doctora Bacigalupe. "Tiene que ir, lógicamente, acompañados de una persona adulta. Y con medidas preventivas que, probablemente, no tengan que ir acompañadas de elementos físicos como mascarillas y guantes pero sí que eviten en lo posible el contacto directo y respeten la distancia de seguridad con el resto de personas. No olvidemos que las medidas más importantes para evitar contagios son: distancia física y lavado de manos". Medidas perfectamente compatibles con que los niños salgan a la calle en condiciones dignas, recalca Bacigalupe. "No acabo de entende el mensaje que se transmite de que niños y niñas son apéndices de sus padres y madres y no sujetos plenos de derechos que requieren de una política que les mire de frente y no hagan política a sus espaldas", concluye.

La psicóloga María Jesús Álava ha explicado en el informativo '14 horas' de RNE que, después de cuatro semanas de confinamiento, los psicólogos están empezando a ver frustración, insatisfación y desilusión en algunas personas. Álava ha recomendado saber canalizar esos sentimientos y fijarnos en el ejemplo que están dando los niños durante este período. "Se adaptan muy bien cuando les pones unos límites muy claros y no van a estar mucho mejor porque salgan un poquito a pasear. Esa es una idea que potenciamos los adultos", ha asegurado Álava.

La autora 'La inutilidad del sufrimiento' ha aportado, además, algunos consejos para llevar mejor el confinamiento. Álava recomienda evitar darle vueltas a lo que va a pasar y centrarnos en lo que no escapa a nuestro control, ser capaz de aislarlos en un espacio propio dentro de nuestro hogar y dedicarnos una hora para nosotros al día, hacer ejercicio físico, inventarnos todos los días pequeñas celebraciones y provoca pequeños cambios físicos, como ventilar la casa para sentir algo de frío.

En Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso hablamos con Gabriel Heras, médico especialista en Medicina Intensiva y director de Proyecto HU-CI para la humanización de los cuidados intensivos. Sobre el impacto de la crisis del coronavirus: "Ni nosotros en las UCI estábamos preparados, ni todos los ciudadanos, ni nadie. Esto es algo histórico para todo. Estamos intentando sobrevivir porque nos está golpeando muy fuerte", admite Heras. Desde el Proyecto HU-CI llevan 6 años reclamando cambios en la asistencia sanitaria sugeridos a través de las familias, los pacientes y los propios profesionales. Cambios como la flexibilización de los horarios y la participación de las familias en los cuidados, mejora en la comunicación, el cuidado del cuidador, la prevención de las secuelas o el acompañamiento en el proceso de morir.

En esta crisis de la COVID-19, los protocolos exigen un aislamiento muy duro para el paciente y estos necesitan profesionales sensibilizados. "En esta circunstancia todos tenemos hambre de piel. También los propios profesionales sanitarios vivimos del contacto humano y esta pandemia está poniendo de manifiesto todos los déficits que tenía el sistema. Hay que hacer una profunda reflexión en el sistema sanitario porque parece claro que la salud no puede estar en manos de los políticos, tiene que estar en manos de los que estamos a pie de cama".

"La mayoría de la población se imagina la UCI como espacios de muerte, donde hay soledad, tristeza, miedo y aislamiento. La buena noticia es que el 85-90% de las personas que ingresan en cuidados intensivos en España, sobrevive. Hay que cambiar el chip: las unidades de cuidados intensivos dan vida. Lamentablemente la mortalidad con el coronavirus está en torno al 50-60%: una neumonía con coronavirus que provoca un distrés respiratorio es una enfermedad muy grave", cuenta Gabriel Heras. 

Desde el Proyecto HUCI han creado una red intrahospitalaria de voluntarios (H-Unidos) para que ninguna familia ni ningún paciente esté solo. Respetando las medidas de confinamiento se puede suplir el acompañamiento de otras maneras. "Podemos usar la tecnología o simplemente transmitir mensajes de cariño y amor, cartas o WhatsApps" dice Heras. También han puesto en marcha un proyecto de atención psicológica para, según afirma Heras, "la joya de la corona del sistema sanitario español": el personal de cuidados intensivos. Han creado un programa de atención específica con expertos psicólogos en situaciones de crisis y emergencia, que es complementaria con las acciones de los servicios de salud mental que han puesto en marcha los hospitales españoles. "Están hechos polvo. La realidad es que no hay un día que un profesional no se rompa. Que no se eche a llorar. Que no tenga pesadillas con que hay falta de camas o respiradores. Esto no está generando actualmente una crisis importante, sino que lo va a generar a largo plazo. Dentro de tres meses empezaremos a ver en el hospital casos de estrés postraumático" dice Heras. "Hay que mirar al cuidado emocional de las personas y se nos antoja la necesidad de incluir la atención psicológica en los cuidados intensivos".

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha confirmado que los primeros 9.000 tests rápidos de coronavirus han sido devueltos. Según Simón, "las especificaciones de este lote no se correspondían a los certificados de calidad, lo que ha obligado a devolver los lotes, y la empresa va a cambiarlos". Informa Begoña Sanz

Este aislamiento sin duda rompe nuestra normalidad, pero los psicólogos recomiendan aferrarse a las rutinas en el día a día y tratar de tomar distancia sobre la saturación informativa. Son algunos de los consejos que ha dado en el Telediario Cristina Larroy, directora de la Clínica Universitaria de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

“Es normal encontrarse mal” ante las “malas noticias” y la “incertidumbre” que rodean a esta crisis del coronavirus, afirma, pero se puede combatir este estado de ánimo buscando establecer algunos buenos hábitos de actividades regulares, mantener contacto visual con el exterior, realizar alguna actividad física y dedicar el tiempo libre a tareas en casa que en otros momentos no da tiempo a hacer.

Y para no sufrir mayor estrés, hay que evitar la “sobreinformación” y la información que “no procede de fuentes fidedignas” y “causa mayor malestar”, señala la experta. Y también fijarse en las “cosas buenas”, como los “agradecimientos” que surgen de nosotros todos los días en los aplausos en los balcones. “En esto también nos tenemos que reconocer”, concluye Larroy.

Muchos turistas españoles en extranjero tratan estos días de regresar a España. El Ministerio de Exteriores calcula que hay unos 65.000 fuera y les ha asegurado que las embajadas y los consulados tratarán de ayudarles para que "nadie se quede atrás". También ha pedido a los españoles que no caigan en la tentación de viajar en estos momentos. Cerca de 2,7 millones de españoles residen en el extranjero. Exteriores les aconseja que no regresen y que se queden en sus lugares de residencia.